Blogs: Buenas Nuevas

💬0

Características del acosador

Caracteristicas del acosador

NotaCuarto de una serie sobre el tema del abuso espiritual, término adoptado por teólogos cuando ocurre acoso moral en el contexto religioso.


 

Una de las características del líder que abusa espiritualmente, es su obsesión por controlar a los demás. Y lo hace de varias maneras, como usar la Palabra de Dios torciéndola y malinterpretándola, o por medio del temor, entre muchas otras estrategias.

Recuerdo que una líder allegada a Sylvia dirigió en una ocasión un mensaje a todos los hermanos reunidos un domingo en la mañana en el templo. Su mensaje fue en torno a una supuesta visión que tuvo, en la que pudo observar un brillo saliendo de la figura del pastor, mientras en un área determinada sobre la congregación, estaba posada una nube negra. Su mirada también era desafiante y amenazadora, al igual que esa misma mañana Sylvia se había manifestado. Esa allegada a la pastoria Sylvia quiso hacer ver que los congregantes, por su supuesta maldad, eran los causantes de esa “nube negra”.

Esa misma mañana, el pastor ofreció luego un sermón cargado de culpa y el resultado al final no se hizo esperar. Varios hermanos pasaron al frente para pedir oración, pero en sus rostros y mediante el lenguaje corporal, se notaba más el peso de la condenación, que una actitud de arrepentimiento. Lucían atemorizados.

Qué espectáculo más deprimente fue aquel. Mi corazón quería salirse del pecho por la indignación y el sentimiento de impotencia. Qué distanciado estuvo el pastor de la Palabra de Dios. La Palabra dice bien claro que ninguna condenación hay para los que están en Cristo. Pero aquel pastor y aquella pastora usaron el sentimiento de culpa para someter a los feligreses.

Esto no fue un hecho aislado. En una ocasión Sylvia dijo a la congregación que había que orar por unos “espíritus espías” que rondaban la iglesia. En otra instancia, durante una reunión nocturna de mitad de semana, la paz del periodo de oración previo a la predicación fue interrumpida cuando la pastora comenzó a orar frenéticamente y gritando, “¡aplástalos!”, “¡aplasta a los enemigos de esta casa!”

Como veremos más adelante, una de las características del abusador, es que tiene delirio de persecusión. Y  Sylvia manifestaba ese y otros temores. Varias veces indicó que tenía un espíritu maligno que la perseguía, y nos advirtió que nos mantuviéramos alejados de Luz Elena, con la excusa de que tenía un mal espíritu que nos traspasaría.

Al presente, para Luz Elena resulta irónico que una profesional de la conducta como Sylvia, atribuyera todo a una fuente espiritual demoniaca, cuando ella en realidad conocía que hay factores externos que afectan emocional y sicológicamente a las personas, como puede ser la crisis de un divorcio.  Luz Elena no estaba endemoniada ni poseida, solo pasaba por una depresión a causa de dicha crisis. Pero en lugar de recibir la protección de su amiga y pastora, fue culpada y maltratada verbal, sicológica y espiritualmente.

Habiendo leído estas experiencias, te invito ahora a que conozcas en detalle algunos rasgos del líder abusador y sus estrategias para controlar, según exponen Stephen Arterburn y Jack Felton, autores del libro Toxic Faith. Ellos elaboraron una lista de características que describen al acosador.

Características del acosador (8)

  1. Siente una necesidad de adornar la verdad y de hacer que las cosas se vean más grandes de lo que realmente son
  2. Siente la necesidad de estar en control
  3. Busca el poder y control
  4. Proyecta sus problemas en los demás
  5.  Tiene una actitud de superioridad
  6. A menudo es movido por la envidia
  7. Siente que se le debe algo
  8. Es extremadamente centrado en sí mismo
  9. Tuerce la Palabra de Dios para que se acomode a sus propias creencias
  10. Manipula a otros utilizando la culpa, la vergüenza y el remordimiento
  11. Se muestra con mucho enojo
  12. No se involucra en relaciones en que tenga que rendir cuentas

Otros autores, como Pat Zukeran, un conferencista y pastor en Texas (Estados Unidos), coinciden en algunas de las características anteriores, como el énfasis del líder abusivo por tener el control, y la manipulación que ejerce sobre los miembros de su congregación. En su artículo Iglesias Abusadoras, publicado en dos partes por Probe Ministries, menciona dos rasgos de estos sistemas que al leerlos encajaron perfectamente con el perfil que había conocido de Sylvia.

Zukeran menciona la desaprobación que hacen estas iglesias abusadoras de las demás congregaciones, y el complejo de persecución del cual, incluso se nutren para dar a entender que la mejor muestra de que son la iglesia verdadera, es que son supuestamente perseguidas.

En el caso de Sylvia, esta no solo restó méritos a otras iglesias, sino también al liderato de otras congregaciones y a una institución de estudios teológicos a la que había estado asistiendo junto a su esposo, pero que de repente abandonaron porque supuestamente no era lo que el pastor buscaba para educarse.

Y mientras Luz Elena estuvo en su congregación, también fue desmerecida muchas veces. Como la ocasión en que, tiempo después de que Luz Elena le obsequiara unas costosas sandalias como un gesto para honrarla, Sylvia comentó en voz alta a otros hermanos, delante de ella, “necesito comprarme unos zapatos, pero unos buenos de verdad”.

“Nunca me tomó en cuenta para nada cuando estábamos en su iglesia. Nunca me resaltaba en nada. Ella le atribuía a mis comentarios una intención que yo desconocía. Incluso, cuando lo hacía, yo me quedaba impotente. Sentía que ella le daba otro tono a mis sinceros y espontáneos comentarios”, recordó Luz Elena.

Mientras desvirtuaba a otros, Sylvia, en cambio, ensalzaba contínuamente a su esposo, el pastor, aunque era de notar que también procuraba atraer hacia ella la atención, con comentarios como “yo soy la escudera del pastor”, “yo me someto a la autoridad”, “yo soy la pastora”, “soy la profeta (profetisa)”.

“A menudo, una iglesia abusadora está edificada alrededor del líder que practica algunas formas malsanas de pastoreo. Muchos de estos líderes vienen de iglesias que fueron abusadoras o tienen una necesidad de significación no satisfecha. Muchos pueden haber comenzado con intenciones nobles, pero sus problemas personales no resueltos los hacen volverse dependientes de su ministerio para satisfacer sus necesidades”. (9)

En Healing Spiritual AbuseKen Blue asegura que ha escuchado a pastores apelando a su posición para exigir a sus congregantes que deben seguirlo. Como él expone, esa demanda no está basada en la verdad o en que su liderazgo sea dirigido por Dios, sino en su cargo. En otras palabras, el poder o control que desea tener, está basado en una falsa autoridad.

Por eso usted los puede escuchar diciendo repetidamente, “yo soy el ungido de Dios”, o “aquí el pastor soy yo”. Enroth y otros escritores explican que líderes como estos suelen utilizar comentarios como esos para manipular y conseguir sumisión absoluta de los feligreses.

Cuidado cuando oiga eso de un líder. En otras palabras, lo que le está queriendo decir, es que él es intocable y usted no debe atreverse a cuestionarlo.

Tomado de la tesis El velo de la iglesia ante el abuso espiritual, como requisito de grado para Vision International University of Florida (2011)

 

 


(8) Toxic Faith – Stephen Arterburn y Jack Felton – Oliver-Nelson Books 1991 – Páginas 213-214
(9) Página web http://www.ministeriosprobe.org/docs/abusadoras2.html – 1993

 

Otras entradas de la serie:
  1. Autoridad para proteger, no para abusar
  2. Servidores, no jefes
  3. Lobos con la oveja débil
  4. Bullying en la casa de oración
  5. Ciegos aunque vean
  6. Testigos del maltrato
  7. Cristianos, ¿indiferentes?
  8. Tiempo de celebrar la sanidad

 

💬Ver 0 comentario