Blogs: Abriendo puertas

Estilos de Vida

Abriendo puertas

Por
💬0

Día Nacional del Abuelo

Al Rescate de la Eperanza, que Anda Realenga… y hay que Atraparla

“Si hubiera sabido cuán maravilloso es tener nietos, los hubiera tenido primero”. “La abuela siempre te hace sentir que te estuvo esperando todo el día”. “Un jardín de amor crece en el corazón de una abuela”. “Uno de los apretones más poderosos de manos es el de un nieto recién nacido alrededor del dedo de su abuelo”  

El domingo 13, segundo domingo de septiembre, es el Día Nacional del Abuelo en Puerto Rico. Otros países lo celebran en otras fechas.

Son los Abuelos (de ambos sexos) aliados de los padres en la crianza, “los Abuelos, si no fuera por ellos,” dijo alguien. Acá en Puerto Rico, la mayoría de los Abuelos tienen un rol muy importante en el desarrollo social y educativo de los niños, siempre hay sus excepciones, la mayoría hacen labores que propician que los padres puedan cumplir con sus compromisos de trabajo. Hay quienes son Cuidadores, otros son los que llevan y traen a la escuela o al Colegio a los nietos. Algunos sufragan gastos en la escuela privada. Los mimos y alcahueterías no faltan para quienes tienen el privilegio de tener Abuelos. A la mayoría les place estar con sus nietos.

No tuve el privilegio de conocer ninguno de mis 4 abuelos, me hubiese gustado mucho tener ese privilegio. Existen retratos de 3, de la abuela materna, nadie logró tener un retrato de ella, María Román Rodríguez. Hay Abuelos quienes tienen energías para jugar, en el Patio o en el Parque del vecindario.

“Ser abuelos crea el sentimiento de ser padres de nuevo, con más tiempo y menos presiones”.

Existen nietos agradecidos y hay quienes no lo son. Así es en la Viña del Señor.  Algunos abuelos dan mimos, otros reciben mimos, porque también los abuelos gustan y necesitan de los mimos.

Leer el Cuento de Pinocho o Platero y Yo, son algunos Cuentos que escuchados de un Abuelo ayudan  a tener sintonía con la ilusión e imaginación.

Escuchar un Cuento bien contado es alimento para el alma. Se desarrollan destrezas inimaginables, más cuando vienen con una dósis de amor y ternura.
He escuchado historias de los Postres hechos por las Abuelas, era, según los que cuentan, para relamerse las manos,
Ojalá tengamos más tiempo para los Abuelos, según ellos tuvieron en mejores tiempos, para con sus nietos, pero siempre hay quien tiene mala memoria. He dicho anteriormente que la soledad es mala compañía y hay muchos Abuelos en el abandono por sus familiares.
Hace un tiempo escribí un cuento en torno a un Abuelo que recibía todos los días la visita de su nieta, mientras esperaba sentado frente la mesa rústica hecha con maderas nobles, colocaba unas galletas de florecitas y unos pedazos de queso de papa, para obsequiarle, era su querendona que traía luz y alegría a la vieja Casona de madera.

“El abuelo un día
subió a la carreta
de subir la vida.
Empuñó el arado,
abonó la tierra
y el tiempo corría.
Y luchó sereno
por plantar el árbol
que tanto quería.
Y el abuelo un día
lloró bajo el árbol
que al fin florecía,
lloró de alegría
cuando vio sus manos,
que un poco más viejas
no estaban vacías.”

Fragmento Canción Alberto Cortés

Poema a los Abuelos y Abuelas
“Abuelos que miman
que regalan tiempo y regalan vida.
¡Abuelas, Abuelos!
Sus nietos felices, esperan ansiosos
abrazos mimosos,
                                                                  caricias de ensueño, regalos curiosos
y cuentos sabrosos.
Abuelos maestros, abuelos viajeros.
¡Abuelas, Abuelos!
Que escriben historias y que cuentan cuentos.
Los dulces momentos,
con fuertes aplausos, les agradecemos.
Y el año que viene
con brazos abiertos los esperaremos
                     ¡Abuelas, Abuelos”
Dar un obsequio, no es mala idea, pero tal vez, el mejor obsequio sería la compañía que de vez en cuando y de cuando vez le ofrezcan a Abuelos y Abuelas. Un cariño podría ser: cortarle las uñas, arreglarle el bigote, cortarle los pelitos de las orejas y de la nariz en exceso, peinarlo, darle un masaje en los pies, verificar si los espejuelos están balanceados y limpios, verificar si tiene suficiente luz en su Cuarto y preguntarle los medicamentos que toma y donde los guarda… tantas pequeñas cosas, detalles. Así se demuestra el amor y respeto para quienes están prestos a dar la mano y Ayuda a sus nietos, en todo momento.

                                                                Mi querido viejo

Es un buen tipo muy viejo,
Que anda solo y esperando,
Tiene la tristeza larga,
De tanto venir andando,

Yo lo miro desde lejos,
Pero somos tan distintos,
Es que creció con el siglo,
Con tranvía y vino tinto,

CORO
Viejo, mi querido viejo,
Ahora ya caminas lento,
Como, perdonando al viento,
Yo soy tu sangre mi viejo,
Soy tu silencio y tu tiempo

Alejandro Fernández

Prof. José Antonio Giovannetti Román   787 644 8818, 787 856 1610
@Antonio Giovan13 en Twitter
Tony1943able   en Youtube
Las Caras de una Ciudad, Yauco   en Youtube

💬Ver 0 comentario