Blogs: Abriendo puertas

Estilos de Vida

Abriendo puertas

Por
💬0

Avaricia

“Avaro es el que no gasta en lo que debe, ni lo que debe, ni cuando debe.” “

Gran moral”

La bondad y la misericordia no tienen espacio en un avaro. El avaro gusta de acumular cosas y dinero, no amistades o bendiciones. Es una persona que se aísla de las otras personas por no consumir tan siquiera tiempo para socializar, en ocasiones son huraños, no tiene sentido del humor.

Una dosis mínima de humor, amplía horizontes, da despacio a la felicidad. Ser feliz es una bendición para el ser humano. Hay quien no valora ese estado de ánimo.

“La avaricia es de naturaleza tan malvada y perversa, que jamás sacia su voraz apetito, y después de comer tiene más hambre que antes.”

(Dante Alighieri)

Hay quien cuanto más tiene, más quiere. Quiere más dinero, más fama, más objetos, más posesiones. No le da importancia, quien tiene a la avaricia en su mente, los medios de cómo consigue lo que desea. Tampoco le importa un bledo las consecuencias. Olvida tener una familia, la cual, cuando es encontrado en sus fechorías para satisfacer su avaricia, son los que más sufren.

“La avaricia es como la llama, cuya violencia aumenta en proporción al incendio que la produce.”

(Séneca)

Cuando uno obtiene cosas y tiene logros, la satisfacción es grande, si se ha obtenido todo con honradez. Ser honrado proporciona a uno tranquilidad de conciencia, uno duerme bien y se acerca a la felicidad.

“El hombre sabio es aquel que busca instruirse con todos los hombres; el hombre fuerte, aquel que sabe quebrar sus deseos; el hombre rico, aquel que se contenta con su suerte, y el hombre honrado, aquel que honra a los demás.”

(Proverbio Israelita)

En cierta ocasión escuché a un abogado decir: “Tenía que crear una escritura que luciera antigua, tomé unos papeles viejos que tenía en una gaveta, los cuales tenían unos rotitos que la polilla le habían hecho, los estrujé, los tiré contra el piso y luego con mi maquilla de teclas, escribí la escritura”. La apariencia de aquella escrituras falsa era de un viejo documento, suscrito hace muchos años. Era una mentira. El abogado, por satisfacer la avaricia de su cliente, hizo un documento falso para darle potestad sobre una propiedad a un avaro. El Juez determinó a favor del cliente del abogado. Hubo complicidad en ese acto. Hace muchos años ese abogado murió, pero siendo yo un joven Universitario, escuché ese relato de su propia persona.

Lamentablemente, en Puerto Rico, la avaricia ha tocado a muchas personas, a muchas puertas. La ambición ha cegado a muchos, sin importarles un pepino, las consecuencias. En su momento conoceremos de hombres y hechos. Existe la gran posibilidad que los cuartos pequeños con camas de cemento, sea el lugar que les albergará. En algún momento, tarde o temprano, la Justicia juzgará a quienes hayan, por ser avaros, defraudado a personas o a instituciones. Lamentable.

Hoy comienza el séptimos mes del año 2019, julio, seámos capaces de abrir una nueva página, un nuevo espacio, para convivir con honradez y misericordia, con respeto a las personas y a las leyes, con los Valores a proa y como trofeo, tener paz consigo mismo y los demás.

Prof. José Antonio Giovannetti Román   787 644 8818

Al Rescate de la Esperanza, que Anda Realenga… y hay que Atraparla

NOTA; Si alguien le ofrece un Disco Compacto, “Un Cántico de mi Voz” y no soy yo o el Abuelo Juancho, NO lo compre, me robaron unos cuantos de mi carro.

💬Ver 0 comentario