Blogs: Plenamente

💬0

Las relaciones nos sostendrán en el 2020

Desde hace unos quince años junto a Emmanuel, mi esposo, despedimos el año con nuestros compadres y amigos del alma. En un retiro donde paseamos, hacemos puesta al día de lo vivido, compartimos los sueños y esperanzas para el año que llega. Siempre concluimos que lo que nos sostiene en las pruebas del caminar es la relación de amistad, aunque haya periodos en el año en que no nos veamos. Aunque haya proyectos y retos distintos; es el amor, la amistad la que nos levanta e impulsa a seguir.

Sigo comprobando en mis diálogos con personas, que pese a la globalización de las relaciones y la amplitud de conversaciones digitales, existe una soledad inexplicable en las personas.

Hay una ausencia de conexión permanente más allá de la ferocidad de los mensajes de la red que aunque pueden hacer mucho bien, no llegan a ese espacio íntimo donde habitan nuestras verdades. Las personas estamos hechas para el amor. Eso sólo se vive en relación profunda con otros.

Un momento enriquecedor para cerrar el año sería reconocer las relaciones que te han sostenido y agradecer por ellas, identificando cómo ha sido esa relación y en qué te ha ayudado a crecer.

Atravesar el cáncer me ha permitido darme el permiso para recibir el amor genuino de muchas personas que me han acompañado por los pasados seis meses. Nunca me he sentido sola en medio de lo incierto de estos procesos de vida-muerte. Por todos y todas doy gracias.

Hay personas que me ayudan a equilibrar la vida, a crecer. Me confrontan cuando es necesario, me aterrizan y me tienden su mano para ayudarme a subir peldaños. No son muchos, pero han estado en mis momentos buenos y malos, conocen mis heridas y me aceptan como soy. Les puedo llamar custodios, acompañantes, amigos del alma pues ante ellos abro el corazón y les doy la autoridad de entrar en mi interior.

Están los que han estado en alguna estación de mi vida, compartiendo proyectos, estudios, trabajos. Han creído en mí, he creído en ellos y juntos hemos hecho mucho bien en los diversos escenarios donde hemos coexistido. Quizás ya no están en mi panorama cercano pero si sus nombres en mi corazón.

Está la familia, los que me alimentaron, cuidaron, llevaron a las citas, secaron mis lágrimas y han atendido las muchas necesidades de mi historia de vida y de mi historia del cáncer en este año que finaliza. También forman parte del mundo de relaciones aquellos  que han trascendido al plano celestial, siguen presentes y agradezco por sus vidas.

Ojalá también podamos revisar aquellas relaciones con las que ya no toca seguir y de modo saludable hacer retirada, siempre agradeciendo por lo que nos dejaron.

Te invito a cerrar el año revisando las relaciones que han te han llenado de su bondad aunque no sean perfectas, si las cuidas serán tu mejor sostén en el nuevo año que promete grandes bendiciones y nuevos retos.

 

La autora es Trabajadora Social, Entrenadora de Focusing  y Directora del Instituto a Para el Desarrollo Humano a Plenitud de los Centros Sor Isolina Ferré Inc. empresa social dedicada al ofrecimiento de talleres y vivenciales para propiciar el crecimiento y la sanación interior en personas que deseen asumir un liderato afirmativo de sus vidas y vivir plenamente.

lortiz@csifpr.org

 

 

 

 

 

 

💬Ver 0 comentario