Blogs: Plenamente

💬0

Volví a viajar sola

No creí que lo volvería a hacer. Cuando se presentó la oportunidad, me vi invadida por temores que me llevaron a interrogantes que casi me paralizan.

Suelo viajar sola desde hace años, como parte de mi formación personal y profesional,  y de las misiones en las que sirvo, a lo que le fui añadiendo espacios para recrearme conmigo misma. Sin embargo, en esta ocasión, cuando se presentó la oportunidad de ir a la 28 Conferencia Internacional de Focusing en Mérida, México, algo interior me decía que no lograría viajar sola. Gracias al apoyo de Emmanuel, mi esposo y de amigos de Focusing, me animé a la aventura que conllevaba tres vuelos de ida y tres de regreso.

Allá en Mérida, descubrí las razones de estas inseguridades nuevas. Me las dijo el cuerpo. Focusing es el proceso mediante el cual atendemos corporalmente diversos aspectos de la vida que desean ser recibidos y encaminados hacia nuevos pasos de bienestar.  Desde hace unos siete años me entreno en esta herramienta que ha traído grandes bendiciones a mi vida.

Participar en esta conferencia donde también acepté la invitación de presentar sobre el trabajo que realizamos en Puerto Rico, a raíz del huracán María; me permitió adentrarme en las muchas sensaciones que habitaban en mi cuerpo. La mayoría de ellas relacionadas a lo vivido y acompañado durante los casi 12 meses que estuve trabajando en la devastadora situación que vivió Puerto Rico después de María.

Hace mucho sé que quienes trabajamos con trauma debemos cuidarnos del trauma vicario; el estado interior que surge al absorber el dolor de los otros y  que si no se atiende crea diversas reacciones emocionales que pueden llevar a lo que se conoce como “burn out”.

Durante esos días pude realizar diversos ejercicios junto a otros practicantes del Focusing, en los cuales atendí  tristezas y dolores que no había canalizado, logrando gran liberación.

Fue sorprendente cuando comencé a subir las escaleras hacia mi habitación, sin aguantarme de los pasamanos. Pude confirmar que luego de los ejercicios de Focusing mi cuerpo había sufrido cambios y sentía una nueva libertad que me permitía respirar y caminar mejor.

Una vez más focusing me regaló conocimiento y crecimiento interior. Me permitió identificar de dónde provenía el temor de viajar sola, me ayudó a sacar emociones congeladas de la experiencia de María, me regaló el abrazo de la gran comunidad mundial de Focusing. Cuanto aprendizaje adquirí con los practicantes del Focusing de más de 30 países.

Los días en México aparte de renovar mis fuerzas, me renovaron la esperanza de que el mundo logrará ser ese lugar bueno para todos. La transformación personal de los que se atrevan a visitar y superar sus miedos, dolores, traumas, dará a luz la nueva civilización. El cambio que deseamos ver afuera solo provendrá desde adentro de nuestro ser.

Agradecida por la experiencia, por que pude viajar, gozarme lo vivido y estar entre amigos queridos. Escuchar historias de vida de otros que como yo andan en búsqueda; bañarme en cenotes de agua clara, adentrarme en el misterio de pirámides milenarias.  Caminar sola por una ciudad donde la gente puede salir de noche a pasear con tranquilidad pues los niveles de delincuencia son muy bajos.

Hasta me disfruté el viaje que duró 24 horas de regreso a casa, entre atrasos de vuelos. Horas que pasé serena y en paz. Tal como deseo pasar la vida aunque haya tormentas, volando libre y sin temores.

28 Conferencia Internacional de Focusing

 

Para conocer más sobre nuestros talleres y herramientas de Focusing y Crecimiento Personal puede comunicarse al 787-375-7854 o acceder a nuestra página en Facebook Instituto para el Desarrollo Humano a Plenitud,  www. crecimientoaplenitud. org

 

💬Ver 0 comentario