Blogs: Las cosas por su nombre

Noticias

Las cosas por su nombre

Por
💬0

Fuego popular

Veían las llamas a lo lejos y descansaban en la confianza de que el fuego se iba a apaciguar antes de alcanzarlos. No fue así. El incendio siguió creciendo, arrasando pueblos y valles en su paso inexorable. En este momento, en que el calor de las llamas los sofoca, en que el fulgor de las llamas les alumbra sus aterrados rostros, están muy asustados y culpándose unos a otros de no haber podido apagar a tiempo el siniestro.

Así está en este momento el Partido Popular Democrático (PPD). Durante los pasados tres años, a causa del colapso del modelo colonial que, en una fina ironía del destino, son sus principales líderes sus mayores defensores, y de la bancarrota total provocada por décadas de irresponsable administración, el país ardía intensamente. Confiaban en que, para este momento, en que ya tienen que ir pensando a quién postularán en las próximas elecciones, el panorama iba a estar al menos ligeramente despejado.

No ha sido así. Por el contrario, la situación está en este momento peor que antes. A pesar de los logros que pregona el oficialismo, como la baja en la cantidad de asesinatos, la reducción, sino real, al menos estadística del desempleo y los avances en derechos humanos, hay tres piedras gigantescas que siguen pesando sobre las espaldas de la administración de Alejandro García Padilla.

La primera es la economía que sigue en ruinas; la segunda es la certeza de que en las próximas semanas el gobierno sencillamente se quedará sin dinero para operar y todas las consecuencias catastróficas que eso traerá y la tercera es la investigación criminal que conducen las autoridades federales sobre los operativos de recaudación de fondos del PPD, que, según los indicios, va a dejar muy mal paradas a varias figuras muy importantes de la colectividad popular.

La confluencia de esos tres desenlaces con la llegada, el próximo domingo, de la fecha de radicación de candidaturas, tiene en pánico total al liderato y a la base popular. Algunos alcaldes le están pidiendo al gobernador García Padilla que considere no postularse, porque creen que con él a la cabeza del partido en las próximas elecciones la derrota es segura. De hecho, se dice que 25 de 47 alcaldes populares ni siquiera fueron a la convención del fin de semana pasado.

Hay miembros atacándose unos a otros en público. Se reprochan quién hizo esto o quién no hizo lo otro. En la Legislatura las delegaciones no pueden reunirse sin entrar en discusiones. El representante José Báez llegó al extremo de adelantar que no quiere aparecer en la misma papeleta con los llamados “disidentes”, un grupo de legisladores que se ha opuesto a algunas de las iniciativas más importantes del gobernador García Padilla. La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, se comporta, para todos los efectos, como un miembro de la oposición.

Las figuras más cercanas al gobernador, como Jorge Colberg, secretario general del PPD, y Víctor Suárez, secretario de la Gobernación, han asumido actitud de atrincherarse y no consideran siquiera la posibilidad de que García Padilla pudiera perder las elecciones. La situación está tan complicada que nadie en el bando popular ha mostrado interés en aspirar a la normalmente codiciada silla de comisionado residente en Washington.

“Todo el mundo está esperando a ver qué va a hacer el gobernador para acomodarse”, indicó esta semana el representante Tatito Hernández.

Este ambiente contrasta dramáticamente con el panorama en el Partido Nuevo Progresista (PNP), que aunque sus miembros están destrozándose en público unos a otros con motivo de la disputa primarista entre Pedro Pierluisi y Ricardo Rosselló, tiene una militancia intensamente apasionada y enfocada, que huele triunfo y al final se va a unir con cualquiera que gane la contienda de junio.

Le esperan, pues, días muy complicados al PPD.

El secretario de Estado, David Bernier, quien es la figura del PPD que consistentemente saca mejores números en las encuestas, anuncia hoy que renuncia a su cargo para considerar la posibilidad de una carrera política. Dejó establecido, desde el primer momento, que no retará a García Padilla, de quien está muy agradecido por haberlo nombrado al puesto que ha ocupado por los pasados tres años. Pero también ha descartado aspirar a comisionado residente en Washington. La Legislatura, ni ninguna alcaldía, tampoco parecen opciones que le atraigan.

En resumen, en su caso es todo -la gobernación- o nada.

En el panorama está también el presidente del Senado, Eduardo Bhatia, quien ha dicho en privado que desea aspirar a la gobernación, aunque todavía no lo ha decidido.

¿Qué le esperan en los próximos días, entonces al PPD? El gobernador, sin duda, consultará con la deidad de su predilección si le conviene correr o no. La margarita que Bhatia está deshojando a ver si corre o no se quedará sin pétalos y la alumbrará su destino. Bernier seguirá observando de lejos, cruzando los dedos para que el gobernador no se postule y aspirar, como parece que es su deseo, al primer puesto del país, pero sin tener que pasarle por encima a su gran amigo.

Alcaldes, donantes y contratistas, temerosos de lo que pueda pasar con sus negocios si gana el partido contrario, estarán tratando de convencer a García Padilla de que desista y le deje el paso libre a Bernier porque consideran que Bhatia, con las posiciones controvertibles que ha asumido en los temas de energía y educación, tiene un bagaje demasiado pesado para ser una opción de triunfo.

Pero al final, quién se postule es lo menos importante, porque los problemas del PPD son mucho más profundos de quién sea su líder. El PPD es un partido frío, sin dirección, que no acaba de decidir qué es, si de centro, izquierda o derecha, populista o neoliberal y que no se resigna a que su más importante creación, el Estado Libre Asociado (ELA), murió la muerte de los justos y necesita ser sustituido por un instrumento que responda a las necesidades del Puerto Rico del siglo XXI.

Ese es el verdadero fuego que consume al PPD y la razón por la que hoy no sabe qué es ni a dónde va.

(benjamin.torres@gfrmedia.com, Twitter.com/TorresGotay, Facebook.com/TorresGotay)

💬Ver 0 comentario