Blogs: Golpes bajos

Deportes

Golpes bajos

Por
💬0

A defender el honor del boxeo cubano

 

La historia reciente del cubano Yuriorkis Gamboa ha estado ligada íntimamente a peleadores puertorriqueños.
Por un lado, el otrora campeón olímpico y dos veces campeón mundial en el profesionalismo, al que muchos habían descartado luego de sufrir un sorpresivo nocaut ante el mexicano Robinson Castellanos en mayo de 2017, comenzó a revivir su carrera gracias a una dudosa y cerrada victoria por decisión mayoritaria ante el excampeón junior ligero de ascendencia boricua, Jason Sosa, en noviembre de ese mismo año.
Luego, se le mencionó constantemente como pareja de baile del dos veces excampeón boricua Juanma López en una pelea que muchos consideraban que hubiese sido atractiva años atrás, y, como antesala de ese choque, incluso llegaron a pelear en una misma cartelera en Miami en noviembre de 2018, cuando Gamboa derrotó por decisión al mexicano Miguel Beltrán, Jr., y López por la misma vía al argentino Cristian Rubén Miño.

Gamboa frente a Rocky Martínez.

Pero entonces Gamboa se ligó a Al Haymon y a la Premier Boxing Champions y su carrera verdaderamente cogió un segundo aire, y ya cuando reapareció el 27 de julio en Baltimore, noqueando en el segundo asalto al excampeón boricua Román “Rocky’ Martínez en la misma cartelera en la que Gervonta Davis despachaba también en dos episodios al panmeño Ricardo Núñez en una defensa de su cetro junior ligero de la AMB, se anticipaba que lo que tenía en agenda sería un enfrentamiento con el invicto zurdo norteamericano de 25 años de edad, protegido de Floyd Mayweather, Jr, quien mejoró entonces su marca a 22-0 y 21 nocauts.
Y ahora la pelea estٞá en ciernes para el 28 de diciembre en Atlanta, aunque serٞá por el vacante cetro ligero de la AMB.
A Davis se le considera un favorito abrumador, hasta por 10-1, en gran medida por la avanzada edad de Gamboa (30-2 y 18), quien subirá al ring con los 38 años de edad que habrá cumplido el 23 de diciembre.

 

Pero no hay dudas de que Gamboa, el llamado Ciclón de Guantánamo, quien fue un espectacular peleador aficionado que ganó la medalla de oro en los Panamericanos de 2003 y en las Olimpiadas de 2004 además de reinar cuatro veces como campeón nacional de Cuba en el peso mosca antes de ‘desertar’ en 2006, cuenta con el talento suficiente como para por lo menos amenazar con dar una sorpresa.
Y, curiosamente, él considera que la prueba mٞás contundente de que está de nuevo como en sus buenos tiempos fue su victoria sobre Martínez, cuando consiguió su primer nocaut en siete peleas, desde 2014.
“Eso demostró que estamos haciendo el trabajo y lo que soy capaz de hacer cuando tengo el tiempo de preparación”, dijo en una reciente conferencia telefónica.

 

“La ventaja que yo tengo es mi experiencia sobre el ring y el haberme enfrentado a mejores rivales que él”, agregó.
En ocasiones, Gamboa ha sido una especie de kamikaze con guantes, enfrascándose en alocados intercambios que han resultado en múltiples caídas de ambas partes, como fueron su victoria titular sobre Orlando ‘Siri’ Salido y su derrota ante Terence Crawford, cuando cayó en siete asaltos al buscar el cetro ligero de la OMB en 2014, y él admite que esta pelea con Davis, quien es también un peleador sumamente ofensivo, “va a tener momentos de buenos intercambios de golpes, pero también va a ser una pelea de bastante táctica, porque los dos tenemos la inteligencia”.
Además, Gamboa, quien también cree tener la ventaja de haber peleado ya frecuentemente en las 135 libras, mientras que su rival va a estar haciéndolo por primera vez. también dijo que está consciente de que tiene la “responsabilidad” de sacar la cara por el boxeo cubano, el cual, pese a contar en la actualidad con dos campeones mundiales en el monarca crucero de la FIB, Yuniel Dorticós y el junior mediano de la AMB, Erislandy Lara, ha pasado últimamente por una mala racha que incluye el revés titular del peso complete Luis ‘King’ Kong’ Ortiz ante Deontay Wilder.

 

“Es una pelea muy importante”, dijo, “sería una gran victoria para Cuba y para toda nuestra gente”.
Pero también él tiene un incentivo especial: dedicarle la pelea su entrenador en la selección cubana, Jorgito Hernández, fallecido recientemente en Cuba.
Gamboa ha entrenado para esta pelea por primera vez en Miami con el entrenador cubano Pedro Roque, quien fuera entrenador de la selección cubana e incluso, por un tiempo, de la escuadra nacional de Estados Unidos.
¿Servirá todo esto para inyectarle una motivación especial a Gamboa?
Bueno, la historia reciente acaba de brindarnos un perfecto ejemplo de un joven campe֘ón considerado invencible que se las vio negras frente a un legendario exmonarca que supuestamente hacía bastante que tenía vencida su fecha de expiración: Naoya Inoue con Nonito Donaire.

 

 

El autor formó parte de la redacción deportiva de El Nuevo Día de 1981 a 2008 y es el autor de San-Tito, sobre la carrera de Tito Trinidad y de la novela El último kamikaze, ganadora del certamen del Instituto de Cultura Puertorriqueña en 2016.
(ceuyoyi@hotmail.com).
En twitter, Ceuyoyi, En Facebook, Jorge L. Prez
٠

٠

💬Ver 0 comentario