Blogs: Trumpstorming

💬0

Los demócratas culpan a Rusia de los logros electorales de Trump y Sanders

La élite tradicional del Partido Demócrata usa a Rusia como un cuco para asustar a los electores. Esta táctica de terrorismo discursivo implica que los electores son percibidos como niños e ingenuos a los que se les puede manipular para que no hagan algo, como votar por Donald Trump o por Bernie Sanders. Es un modo de asesinar el carácter de ambos contendientes para que el elector demócrata moderado los considere traidores a la Patria, por supuestamente ser marionetas del gobierno ruso.

Justo cuando Mike Bloomberg fracasa en su primer y único debate de precandidatura presidencial, la élite demócrata revive la “trama rusa”. Vincula a Sanders con el presidente de EEUU para construir una narrativa falsa y presentar a Bloomberg como el “verdadero” precandidato que puede derrotar a Trump.

Bloomberg no tiene el apoyo de la base del Partido. Tampoco tiene delegados. Hasta el desinflado de Joe Biden tiene delegados. Esto asusta a la élite demócrata. Es irónico, pues el verdadero cuco para esta élite es Trump y Sanders, porque amenazan sus intereses. El primero los derrota desde el ala republicana y el segundo promueve el quiebre del Partido Demócrata desde adentro, propagando el socialismo “democrático”.

Si Bloomberg no mejora su proyección en el próximo debate y no logra una cantidad significativa de delegados en el Super Martes, la suerte estará echada. Aunque los superdelegados que conforman la élite demócrata estén dispuestos a votar por Bloomberg, necesita estar, al menos, en la segunda posición, de tú a tú, contra Sanders.

Por esto, los medios de prensa liberales y pro demócratas bombardean a los televidentes y lectores con propaganda anti Sanders. Lo tildan de ser el favorito del presidente ruso Vladímir Putin. Si bien es cierto que Sanders es socialista y tiene una historia de apoyo a la Unión Soviética, a los Castro y a otros regímenes autoritarios, no se sostiene vincular su éxito electoral con Rusia.

Los moderados del Partido Demócrata y los blue dogs democrats o demócratas conservadores deben tomar el éxito de Sanders como un indicador generacional y como una llamada de emergencia para que se pongan las pilas. La élite demócrata abusó de la política de identidad, promovió que las universidades liberales se inclinaran al ala socialista, usó los medios de comunicación para hacer relaciones públicas a los socialistas, como Alexandria Ocasio-Cortez, pero ahora se da cuenta de la moraleja de Frankenstein: dio vida a un monstruo que ahora lo persigue.

Rusia no es el problema. El cuco de los elitistas demócratas son ellos mismos.

💬Ver 0 comentario