Blogs: Pasaporte boricua

Noticias

Pasaporte boricua

Por
💬0

DESARRAIGO

Se comenta a diario el éxodo de puertorriqueños  hacia los Estados Unidos. Parten ilusionados con el sueño de una vida mejor en la tierra de la abundancia,

Y así son muchas las familias que dejan la tierra que los vio nacer y crecer, van en busca del trabajo y dinero que no han podido conseguir en su isla. El que nada tiene se las juega todas como en el Pega 3 y parecería que al nada tener ¿qué puede perder?  Y el profesional  que algo lleva en su equipaje pretende mejorar su cuenta de banco sin miedo a la competencia. Ambos se someten al desarraigo que no es otra cosa que romper lazos de afectos familiares y de amistades, así como el de alejarse de un ambiente  de sociedad y naturaleza en el que se han  formado como personas.

Lamentablemente, los cantos materiales de sirena embotan los sentimientos y con un “vamos a estar mejor” la pareja saca un pasaje de avión de  ida para ellos y para  los dos nenes. Y se fueron a la lucha. A la mayoría les espera mucha, mucha lucha, sufrimientos. y algunos desengaños.

Lo primero que les exige atención inmediata es el idioma inglés, ese que muy poco se habla en Borinquen. El segundo cantazo les llega cuando averiguan que su atesorada ciudadanía ‘americana’ no los libra de ser discriminados como minoría latina, Discriminados para conseguir trabajos, privilegios, participar de grupos, asociaciones  y clubes. Así como cualquiera otra bonanza que pudieran recibir ‘los blanquitos”.

A muchos les espera un clima desconocido y tantas veces cruel: el invierno. Pero nada peor que sentirse discriminados por ser latinos o negros porque tienen que soportar la sensación de que no son aceptados en círculos sociales. Total, en una sociedad que es el summum de las desigualdades.

No son pocos los que, al exiliarse, echan de menos a sus parientes que han dejado en la isla, así como los juntes de amistades bien recordadas. El desarraigo es real y problemático. A muchos, es la nostalgia lo que los  induce a regresar a su patria. En resumen, no es fácil dejar atrás  y alejarse de padres, abuelos, primos , tíos  y todo lo que nos es afín.

Si había dudas sobre estos argumentos en el pasado cuando masticábamos la miseria y la gran democracia norteamericana brillaba como radiante faro de luz y esperanza, en fin, como la gran alternativa; ahora que vivimos  a ultranza la mezquindad del gobierno yanki y el desprecio absoluto que nos manifiesta de tantas maneras; ahora, como diría el vulgo: “no hay amor pa’ pola”.

A la quiebra criolla los tres poderes del imperio responden con un “que se jodan” los puertorriqueños. Tal y como ha respondido Barack Obama a la solicitud de medio universo para que se libere a Oscar López Rivera.

Estados Unidos es una nación rica y poderosa  pero  desmoralizada por la codicia que tiene allí dimensiones de religión.

No hay patria como  la nuestra porque, aunque intervenida de tantas maneras, vale la pena luchar por ella para hacerla libre y soberana, aunque comamos menos. El desarraigo solo promete insatisfacciones e infelicidad. Piénsenlo.

💬Ver 0 comentario