Blogs: Nada personal

💬0

El adiós de Alejandro

Hay que tener cara de lechuga fresca. ¿Hasta cuándo vamos a seguir tolerando que los que se van le minen el camino a los que llegan?
Porque la sesión extraordinaria convocada por el gobernador Alejandro García Padilla, con 103 piezas legislativas y 88 nombramientos en agenda, no es tampoco tan particular. Lo han hecho todos.
Los gobernadores salientes nunca se enteran de que perdieron y, en el último minuto, le espetan al País toda la legislación que se les quedó en el tintero y pretenden acomodar a sus leales en puestos públicos que les permitan trascender el término del gobierno que sale.
Les pasa como a Rip van Winkle, el personaje del cuento de Irving, que se durmió por 20 años y cuando despertó se encontró un mundo distinto al que conocía. Pues así, pero en menos tiempo.
Lo de los nombramientos siempre da tela para cortar. En esta ocasión, por ejemplo, García Padilla nominó a dos secretarios de su gabinete, el del Trabajo, Vance Thomas, y el de Asuntos del Consumidor, Nery Adames, para escaños judiciales. El primero para juez superior (12 años) y el segundo, para el Apelativo (16).
Imaginemos que se trata de un premio por su distinguida labor al frente de esas agencias. El primero acabó con el desempleo y el segundo con los altos precios de los alimentos. (No se admiten risas, por favor).
En la retrahila de nominaciones sometidas para que el Senado las confirme hay otras, aparte de las judiciales, que llaman la atención: un abogado de nombre Nelson Santiago Marrero como secretario de Recursos Naturales y Ambientales; un señor llamado Carlos A. Mendoza Vázquez como administrador de Servicios Generales, y otro abogado, Luis Ortiz Ortiz para dirigir la Compañía de Fomento Industrial.
Hay más, muchos más, en la larga lista. Pero quedémonos con estos tres caballeros que tendrán un reino fugaz de poco más de un mes de duración. Porque debemos presumir que no pretenderán quedarse en sus puestos más allá del 31 de diciembre.
Muy bien pudo, y debió, el gobernador saliente hacer nombramientos interinos en esas y otras dependencias. Porque, ¿de qué les valdrá a estos servidores públicos estar un mes al frente de sus respectivas agencias, más allá de colocar en mejor posición para su eventual retiro?
Es que no es lo mismo retirarse como un anónimo interino que hacerlo como exsecretario, o exdirector ejecutivo.
Total, que a lo mejor el esfuerzo ni siquiera sirve para mejorar la pensión. O hasta para recibir alguna, la que sea. ¿Acaso no leyeron que varios miembros de la Junta de Supervisión Fiscal ya visitaron la Administración de Sistemas de Retiro?

💬Ver 0 comentario