Blogs: La batatita de Fufi

Deportes

La batatita de Fufi

Por
💬0

Respeto mutuo

Antes de queexistiera tal cosa como la FIBA, ya Puerto Rico celebraba su CampeonatoNacional de Baloncesto todos los veranos. Y competíamos con algún destaque enlos Juegos Regionales.

Al llegar ladécada del 1950 comenzó en este deporte un desarrollo importante, no solo porel interés  generado en nuestra afición deportiva sino porque sentimos lainfluencia positiva del basket ‘americano’ con la llegada de dirigentes comoLou Rossini, Tex Winters, Jack Ramsay , Red Holzman y nuestrto Víctor MarioPérez, discípulo  del famoso Clair Bee, coach de Long Island University,una potencia en la NCAA.

Y brilló eltalento de Tinajón Feliciano, Pachín Vicens , Johnny Báez y Rafael Valleculminando  en 1957  con el debut de nuestro  primer hombre ‘grande’: Teo Cruz. Aprovechando esa camada de estrellas forjadas en ellaboratorio de nuestro torneo de verano, Puerto Rico pasó a  dominar elbasket centroamericano y a figurar entre los mejores equipos de los JuegosPanamericanos donde en 1959 ganamos plata y Johnny Báez fue el campeónanotador.

Unosmeses antes, en el Mundial de Chile, habíamos vencido a equipos europeos y enese certamen Pachín Vicens fue declarado el mejor de los mejores. Lo que vinodespués fue actuaciones triunfalistas, con algún que otro fracaso, pero PuertoRico se clasificó como uno de los mejores equipos de América y entre losprimeros diez del mundo.

Las razonespara este progreso, además de la calidad de nuestros canasteros, entre ellosneorricans, fue la influencia significativa del ‘coaching’ estadunidense y lasolidez, estabilidad y espectacularidad de nuestro Campeonato Nacional. Y digoespectacularidad porque el baloncesto se convirtió en el primer deporte delpaís, tanto a nivel local como internacional (y todavía lo es). Con latelevisión quedó establecida su hegemonía.

Por todo loexpresado hasta ahora no podía creer el anuncio de que nuestro BaloncestoSuperior se pudiera doblegar ante la FIBA y cambiar la fecha en que inicia suCampeonato Nacional, añadiéndole el ‘para colmo’, de cambiar el itinerario parajugar una vez por semana y por seis meses. Eso es una locura. Si algo bueno einteresante tiene nuestro Basket Boricua es la intensidad de su calendario dejuegos, estilo NBA y Grandes Ligas en el béisbol. Las ligas europeas sonaburridas jugando una y dos veces en la semana .

Eldesastre de Mundobasket 2014, en el que cogimos palizas como nunca en nuestrahistoria, no fue por causa de que jugamos de marzo a junio, ni porque los “muchachos estaban golpeados y cansados” . Excusas baratas.  Olmos tuvo másde un mes para preparar el equipo y Olmos simplemente no estaba cualificadocomo profesional del ‘coaching’ para dirigir nuestro Equipo Nacional. No le denmás vueltas a esa noria.

Carlos Beltrán hatenido éxitos sin precedentes dirigiendo los destinos del BSN, tanto en la fasedeportiva como en la económica y tengan en mente que Puerto Rico llevaempantanado en una recesión económica. ¿Cambiar para qué? Para liquidar lafuente primaria de talento de donde se nutre nuestro Equipo  Nacional.Contratar a Paco Olmos fue un error mayúsculo y lo que tiene que hacer Beltránes ADMITIRLO  y seguir adelante con otra gran temporada de BaloncestoSuperior.

Mi consejoa Beltrán es que no se doblegue ante las exigencias de la FIBA, organizaciónmultimillonaria que juega para ella y que en el caso de Puerto Rico deberespetar nuestra manera de organizar nuestro baloncesto que siempre ha sidoEXITOSO. Esa idea de jugar seis meses, una vez por semana es un disparate.

Nosotros vamos aseguir cumpliendo con los compromisos de FIBA pero a la manera nuestra y no acosta de perjudicar nuestro Campeonato Nacional. Y vamos a ganar y perder comoes costumbre en el deporte pero pueden estar seguros que, bien dirigidos,Puerto Rico siempre presentara un  equipo de calidad en cualquier cancha yno vamos a recibir las palizas que recibimos en España.

💬Ver 0 comentario