Blogs: El Otro Lado

General

El Otro Lado

Por
💬0

Tenemos dos mentes

Iba conduciendo, con mi hermano menor. De repente, escucho su grito: “¡Javi, qué clase de pelea!”. Cuando me volteo a observar, efectivamente, un individuo, desde afuera de un automóvil, golpeaba a puño cerrado el rostro de quien se encontraba dentro del carro. Mi hermanito se sumó a mi frustración y lanzó un “a veces me dan ganas de irme de Puerto Rico”, que aún retumba en mi cabeza.

Situaciones como esta son cada vez más frecuentes. No es extraño ver videos de situaciones agresivas en las redes sociales. La tan aclamada tolerancia se encuentra cada vez más ausente en nuestra sociedad. Nos hace falta más Inteligencia Emocional (IE).

La IE se refiere a la “capacidad para manejar nuestras emociones, expresarlas apropiada y efectivamente y así facilitar que las personas trabajen unidas hacia metas en común”, según la definió Daniel Goleman, quien popularizó el concepto.

Este término no es tan extraño en nuestra sociedad. Reconocemos la alta inteligencia emocional de alguien cuando, por ejemplo, utilizamos “ese sí que sabe bregar con la gente” para referirnos a una persona. Afortunadamente, todos somos capaces de aprender a desarrollar nuestra Inteligencia Emocional o “bregar con la gente”.

Debemos comprender, en primer lugar, que cada uno de nosotros tiene dos mentes: una racional y otra emocional. La primera es la que utilizamos para reflexionar, analizar y meditar. La última es impulsiva, poderosa y, a veces, ilógica. Se podría decir, de manera informal, que la mente racional es la cabeza y la mente emocional el corazón.

Supongamos, por ejemplo, que llegamos a la casa y descubrimos que se comieron ese último pedazo de bizcocho, en el que llevábamos pensando todo el día. Si nos dejamos llevar por la mente emocional, probablemente corramos hacia el familiar que se lo comió a golpearlo. Sin embargo, eso no nos devolvería el bizcocho y se transformaría en problemas mayores.

Alguien con alta inteligencia emocional, esperaría que esa explosión de furia (emoción) se calme e iría, con mayor tranquilidad, a conversar (razón) con la persona.

El truco está en saber manejar esa reacción incómoda de nuestro cuerpo cuando sentimos una emoción. Una frase clave para comenzar a desarrollar la inteligencia emocional es: “La vida es un 10% lo que me sucede y un 90% cómo reacciono a lo que me sucede”.

¿Has tenido situaciones en las que te hizo falta Inteligencia Emocional? ¡Compártela en los comentarios!

En el próximo blog discutiremos cómo conocer nuestras emociones.

¡Sígueme en Facebook y Twitter!

💬Ver 0 comentario