Blogs: El Internacionalista

Internacionales

El Internacionalista

Por
💬0

Una economía soberana

Puerto Rico necesita acelerar su proceso de transformación productiva, aumentando urgentemente la inversión puertorriqueña, la productividad y diversificación de la economía brindando mayor énfasis en el sector servicios y la exportación a través de incentivos. Además, debemos atraer a profesionales que emigraron en el pasado y mejorar la formación profesional en las escuelas públicas del País.

Así mismo, resulta indispensable concentrar esfuerzos en investigación e innovación, atrayendo inversión extranjera directa de mayor calidad, orientada a sectores y actividades que sean consistentes con un desarrollo sustentable. Se trata de una visión integral del desarrollo económico que promueva a largo plazo los objetivos principales de estabilidad, eficiencia, productividad, protección del ambiente y desarrollo social.

Para ello, contar con un sistema de estadísticas robusto y abarcador es esencial. Solo así podremos ser efectivos en el diseño y ejecución de un plan estratégico de desarrollo económico sustentable. Lo contrario sería actuar a ciegas y condenar cualquier esfuerzo económico al fracaso.

El turismo y la agroindustria deben ser pilares de nuestra economía. Pero para ello debemos contar con las herramientas necesarias para su desarrollo pleno. En el ámbito turístico debemos invertir en la investigación para el desarrollo de nuevos productos y el que Puerto Rico cuente con el control de la inmigración y del espacio aéreo para aumentar así las visitas de turistas y las líneas aéreas.

Igualmente, para poder desarrollar la agroindustria debemos poder proteger el sector agrícola del País. En la agroindustria reside el futuro de la agricultura puertorriqueña. No hay duda que debemos aumentar la producción y el consumo de alimentos puertorriqueños, pero para ello debemos proteger el sector de importaciones que compiten con la producción puertorriqueña como lo hacen todos los países del mundo. Lo adecuado y competitivo es exportar productos agrícolas trasformados. La promoción y uso de tecnologías en los procesos productivos agroindustriales e invertir en la investigación para nuevos productos y procesos debe ser una prioridad. Estoy convencido que si Puerto Rico invierte en investigación, adopta la tecnología, y cuenta con las herramientas necesarias relanzaremos nuestra economía y la haremos más competitiva.

Afortunadamente, parece existir un consenso en el País, que las leyes de cabotajes deben ser abolidas para Puerto Rico de inmediato para que podemos comerciar libremente con los Estados Unidos y el mundo. Este debe ser el primer paso, para lograr nuestra internacionalización y regionalización. La internacionalización de nuestra economía debe ser una prioridad, ya que ha dejado de ser una opción para convertirse en una necesidad. Puerto Rico debe integrarse a los mercados regionales comenzando por el Caribe y Centro América. Los puertorriqueños debemos promover cierto grado de integración regional en busca de compensar las limitaciones de tamaño de mercado y para lograr una internacionalización efectiva.

También, debemos explotar la dimensión económica del deporte y la cultura, dos áreas en las poseemos una ventaja competitiva y se puede desarrollar una actividad económica significativa.

La crisis que arropa a Puerto Rico no es exclusivamente financiera, sino que es una crisis del modelo de país que parece incapaz de adaptarse a las nuevas circunstancias que la globalización impone. Estoy convencido que Puerto Rico cuenta con las mejores mentes para enfrentar cualquier crisis. Igualmente, considero que estamos frente a una gran oportunidad que no debemos desaprovechar.

Varios son los principios básicos que debemos tener claro bajo cualquier plan para atender de inmediato nuestra crisis financiera.

  1. Puerto Rico se endeudó irresponsablemente porque nos prestaron irresponsablemente, por lo que existe una culpa compartida.
  2. Que los Estados Unidos tienen una responsabilidad y deber que cumplir en la salida de la crisis.
  3. Que la deuda puertorriqueña debe ser auditada y detallada.
  4. La deuda puertorriqueña debe ser negociada, restructurada, y en parte condonada, con el objetivo de impulsar un desarrollo socioeconómico del País.
  5. No se deben afectar los servicios básicos a los ciudadanos.
  6. No se deben promover más recortes, que han demostrado a la saciedad que ahonda y perpetúa la crisis.
  7. Se deben salvaguardar y proteger los empleos públicos.
  8. Cualquier plan de restructuración de la deuda debe ir acompañada de una restructuración del País y una solución final al status de Puerto Rico.

No tengo la menor duda que si vinculamos nuestra crisis de modelo de país con un futuro próspero y soberano, habremos cumplido con nuestra responsabilidad de legar a nuestros hijos un mejor Puerto Rico.

💬Ver 0 comentario