Blogs: El Internacionalista

Internacionales

El Internacionalista

Por
💬0

La tragedia griega

Como buen heredero de la tragedia griega que alcanzara su apogeo en la Atenas del siglo V a.C., el primer ministro griego, Alexis Tsipras, renunció a su cargo el 21 de agosto de 2015, luego de lograr que el parlamento griego aprobara el tercer rescate por un valor de 86.000 millones de Euros. El líder del movimiento político Syriza renunció estratégicamente para afianzar su poder, pues todas las encuestas señalan que su partido sería el más votado en unas próximas elecciones anticipadas.

Como el actor protagonista de un género teatral originario de la Antigua Grecia y Anatolia, e inspirado en los ritos y representaciones sagradas, Tsipras apostó a que el Presidente de Grecia, Prokopis Pavlópulos, convocaría elecciones anticipadas, lo que le permitirá formar un gobierno estable y duradero en coalición con otros partidos de la oposición.

Luego de 8 meses en el poder, la renuncia de Tsipras puede parecer extraña, pero responde al voto en contra del tercer rescate griego por parte de 25 diputados de su partido político, y la certeza de que no sería posible emprender las reformas a las que obliga el tercer rescate con un partido político dividido. Alexis Tsipras continúa siendo el político griego más popular, y no debemos olvidar que el referéndum que convocó y fue celebrado el 5 de julio de 2015 para presionar a la Unión Europea en medio de las negociaciones, lo ganó con el 62% de los votos.

Ya se anticipa la formación de un nuevo partido político desde las entrañas de Syriza por parte de aquellos que acusan a Tsipras de traicionar los principios por los cuales fueron electos y a los cuales el tercer rescate obliga: fin a la austeridad, no a la privatización, no a la baja de pensiones, y no al alza de impuestos. La nueva formación política ya tiene nombre, Unidad Popular, y se espera que atraiga a las corrientes más radicales y anti rescatistas de Syriza.

Las elecciones se convocarán para el 20 de septiembre de este año. Los partidos de oposición tras la renuncia de Tsipras, intentaron formar un gobierno alternativo a Syriza para evitar la convocatoria electoral, por solo pudieron retrasar un poco lo inevitable.

Para los puertorriqueños debe ser extraño que un primer ministro renuncie luego de 8 meses en el poder, sería impensable en Puerto Rico, pero así funcionan los sistemas parlamentarios de gobierno. Aunque Puerto Rico llegó a tener en su historia un sistema parlamentario de gobierno, actualmente, y desde la invasión norteamericana en 1898, tiene un sistema presidencialista imperfecto y deficiente. La principal diferencia entre uno y el otro es que bajo el sistema presidencialista el poder ejecutivo es elegido por el voto directo de los ciudadanos por un periodo de años establecido, mientras en el parlamentario, como el griego, el pueblo elige directamente a los legisladores y son éstos quienes eligen al poder ejecutivo. Bajo el sistema parlamentario, si el poder ejecutivo renuncia y los legisladores no se ponen de acuerdo en elegir a otro, se convoca a elecciones. Ni uno o el otro sistema de gobierno es mejor o más democrático, pero personalmente encuentro superior al parlamentario porque propicia las alianzas, el consenso y la negociación entre fuerzas políticas.

Otro asunto que debemos tomar en cuenta los puertorriqueños a partir de la experiencia griega es el hecho que la historia demuestra que las reformas necesarias para atajar una crisis no pueden ser voluntarias o a medias. Toda reforma exitosa debe ser completa, abarcadora, profunda y vinculada a uno o varios rescates condicionados al cumplimiento estricto de las reformas. Ya que no se vislumbra un rescate norteamericano para Puerto Rico, como único podemos contar con una plan de reforma exitoso es si los EEUU utiliza sus poderes plenarios sobre el País e impone el contenido y cumplimiento de las reformas, lo que sin lugar a dudas sería más humillante y traería un costo social para los puertorriqueños aún mayor al que los griegos padecen.

Si en Grecia somos testigos de un nuevo capítulo de la tragedia griega clásica, en Puerto Rico estamos aún por escribir la tragicomedia puertorriqueña.

💬Ver 0 comentario