Blogs: El Internacionalista

Internacionales

El Internacionalista

Por
💬0

Un indígena llamado Evo

El Estado Plurinacional de Bolivia vive el momento más importante de su historia desde que alcanzó la independencia del Reino de España el 6 de agosto de 1825. Por los pasados 190 años de vida republicana el país sudamericano ha sido gobernado por una oligarquía racista e insolidaria. Han sido casi dos siglos de exclusión del 70 por ciento de los bolivianos (quechuas, aymaras, guaraníes y una veintena de tribus amazónicas) y más de 200 Coup d´État que le han convertido en el segundo país más pobre de América, luego de Haití.

Llamado el Alto Perú bajo el imperio español, y bautizado posteriormente como Bolivia en nombre del Libertador Simón Bolívar, es un país dividido social y territorialmente. Sus idiomas oficiales son el Español, el Quechua y el Aymara. El 45 por ciento de los casi 11 millones de bolivianos viven en la pobreza extrema y en la zona rural alcanza el 80 por ciento. El principal impedimento a su desarrollo es la ausencia litoral marítimo que fue perdido en la Guerra del Pacífico (1879-83) en favor de Chile.

El presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma, es sindicalista, cocalero, un indígena aymara, la segunda etnia del país. Obtuvo el triunfo electoral por tercera ocasión con el 60 por ciento de los votos. De esta manera ha hecho tres veces historia al convertirse en el primer indígena en ocupar la presidencia de la República, al haber alcanzado el mayor apoyo electoral desde que se instauró la vida democrática en 1982, y ser el presidente que más años (14) habrá permanecido en el poder en la democracia boliviana. Se podría decir que luego de tres victorias consecutivas del Movimiento al Socialismo (MAS), liderado por Morales Ayma, Bolivia es hoy más democrática que nunca.

El mandatario boliviano nació en 1959 en el Departamento de Oruro. Anteriormente a ser político y sindicalista fue pastor de llamas, panadero y ladrillero. Sólo llegó hasta la escuela intermedia lo que hace más meritorio su triunfo político. Quiso ser periodista y es admirador de Rigoberta Menchú y Fidel Castro. Es aficionado al fútbol y a la música folklórica.

Su vida pública comenzó con el sindicalismo de agricultores de coca en la zona central del Chapare. Su actividad sindicalista y defensa del cultivo tradicional de la coca le llevó a ser elegido diputado nacional en el 1997. Posteriormente fue candidato presidencial en las elecciones de 2002 llegando en segundo lugar.

Analistas internacionales comienzan a definir al evoísmo como un pragmatismo de izquierdas dirigido a garantizar apoyo internacional y nacional de todos los sectores políticos y económicos a una política con un fuerte contenido social. En este sentido, Evo Morales Ayma ha desarrollado un discurso pragmático en el cual la izquierda y la derecha se sientan satisfechas y comprometidas.

Lamentablemente, y a pesar de ser el primer donante de ayuda y socio comercial de Bolivia, los Estados Unidos de América (EEUU) no ha tenido una relación estrecha con Evo Morales Ayma, aunque el Presidente boliviano ha manifestado reiteradamente su interés de mantener buenas relaciones con los EEUU.

Bolivia posee la segunda mayor reserva gasífera de América del Sur después de Venezuela. Se calculan las reservas de gas en 48,700 millones de pies cúbicos. La explotación del recurso energético se encuentra en manos de empresas transnacionales. Muchos bolivianos, en especial los menos favorecidos, entienden que es injusta esta relación económica y que deben ser los bolivianos los que se beneficien exclusivamente de la explotación gasífera.

La coca es un tema muy sensible para el 70 por ciento de los bolivianos que entienden que el cultivo milenario de la hoja de la coca es un asunto cultural e incluso religioso. Evo Morales Ayma no se ha cansado de repetir que es necesario separar el cultivo tradicional de la planta del narcotráfico y la cocaína, por lo que durante la campaña electoral prometió legalizar el cultivo tradicional de la coca y cero tolerancia a la cocaína. Esta política se encuentra en confrontación directa con los (EEUU) que entiende que la política correcta a seguir debe ser la prohibición y sustitución de los cultivos por otros productos agrícolas.

La división territorial boliviana y su estructura es un asunto histórico no resuelto. Existe una Bolivia en el altiplano que es indígena y está basada en una agricultura tradicional de subsistencia, y otra Bolivia en la llanura tropical de oriente, cuyo centro es Santa Cruz, que es más prospera, concentra los recursos de hidrocarburos y es el núcleo empresarial del país. Era de esperar que la región de Santa Cruz, cuya economía está más integrada al Brasil que al resto del país, reclame una mayor autonomía e incluso la independencia. Evo Morales Ayma ha reconocido el reclamo autonómico de las naciones indígenas que desean preservar su cultura y tradiciones, e interpreta el reclamo autonómico de Santa Cruz como una continuidad de la insolidaridad de la oligarquía blanca y racista.

Sin lugar a dudas, el indígena Evo Morales Ayma representa una esperanza para los bolivianos. Debe continuar consolidando su política pragmática del evoísmo como una izquierda democrática sin confrontación y sin abandonar los ideales sociales. Deberá recibir toda la ayuda ofrecida, venga de donde venga, sin alinearse con nadie y aliándose a todos. Por ello será importante que diversifique al máximo los amigos sacando provecho al mundo multipolar en el que vivimos.

💬Ver 0 comentario