Blogs: El Internacionalista

Internacionales

El Internacionalista

Por
💬0

Puerto Rico y la República Dominicana

Así como dice la gran poetisa, periodista y revolucionaria puertorriqueña, Lola Rodríguez de Tió, “Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas (…)”, entonces la República Dominicana y Haití son el corazón.

Nadie duda de los estrechos lazos históricos, culturales, familiares y económicos entre Puerto Rico y la Republica Dominicana.

A modo de ejemplo, ambos pueblos compartimos la figura de Eugenio María de Hostos, y como anécdota histórica, para el 1965 Luis Muñoz Marín ofreció asilo político al Ex Presidente Juan Bosch en La Fortaleza, durante la crisis de abril de ese año. Durante la estadía en La Fortaleza del Ex Presidente Juan Bosch, Luis Muñoz Marín ordenó izar la bandera dominicana en La Fortaleza.

Históricamente, dominicanos y puertorriqueños han realizado esfuerzos enormes para crear una agenda de cooperación bilateral en el ámbito cultural, académico, económico, comercial, y de seguridad, entre otros. Estos esfuerzos de cooperación multisectorial han alcanzado logros importantes, lo que demuestra el éxito que podemos alcanzar dominicanos y puertorriqueños si trabajamos unidos como hermanos. La comunidad dominicana residente en Puerto Rico es testigo de los grandes esfuerzos que se han realizado recientemente para acercar aún más a dominicanos y puertorriqueños.

Nos encontramos en un contexto histórico en las relaciones de hermandad entre nuestros pueblos. Por décadas se ha hablado, estudiado, y analizado la agenda común de desarrollo, por lo que es momento de actuar y hablar de resultados. Ambos países tienen en común hombres de acción que han tomado las relaciones bilaterales en serio, pues han reconocido la importancia del uno y del otro para el mutuo desarrollo económico.

El espíritu de nuestras relaciones debe estar orientado y abierto hacia la cooperación, para así lograr beneficios comunes a largo plazo. Los puertorriqueños tenemos que estar conscientes que estamos construyendo una relación nueva e histórica con la República Dominicana, en sintonía con los desafíos inherentes de las corrientes globalizadoras del comercio.

A Puerto Rico le conviene una República Dominicana próspera, democrática y desarrollada, lo contrario tendría un efecto negativo en todos los sectores de la vida puertorriqueña. En el mundo globalizado en que vivimos debemos unirnos a otros pueblos para construir un bien común.

Existe Libre Comercio entre la República Dominicana y los Estados Unidos (DR-CAFTA), por lo cual Puerto Rico es una extensión de esa relación. El DR-CAFTA comprende a Honduras, Guatemala, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua y la República Dominicana, y tiene como fin crear una zona de libre comercio entre los países firmantes para estimular la expansión y diversificación del comercio en la región; eliminar obstáculos técnicos; facilitar la circulación transfronteriza de bienes y servicios; promover condiciones de competencia leal; y aumentar sustancialmente las oportunidades de inversión.

Los acuerdos de integración son instrumentos para intensificar el comercio exterior. El DR-CAFTA permite la posibilidad de diversificar la oferta exportable, aprovechando las condiciones de acceso, la existencia de preferencias y la flexibilización de las reglas de origen de los productos.

Con la implementación del DR-CAFTA se inició un nuevo período en las relaciones entre Puerto Rico y la República Dominicana, por lo que el potencial de crecimiento del intercambio comercial es inmenso. La apertura del mercado dominicano y centroamericano tiene como principal beneficiario a la PYME puertorriqueña, sector que por sus características particulares tenía oportunidades muy limitadas de exportar a la región con anterioridad a la vigencia del acuerdo. La industria de servicios puertorriqueña mantiene una ventaja competitiva inusual, en gran medida por la experiencia de nuestro país en el cumplimiento de las estrictas normas que rigen el comercio con Estados Unidos.

Por años Puerto Rico había mantenido un superávit comercial con la República Dominicana. Previo al 2012, las exportaciones puertorriqueñas a la República Dominicana fueron disminuyendo consecutivamente por aproximadamente cinco años. El punto más bajo ocurrió en el 2012, cuando Puerto Rico exportó $446 millones de dólares a la República Dominicana. Respecto al 2011, esta partida implicó una disminución de las exportaciones de $35 millones, por lo que el 2012 marcó el año donde la República Dominicana tuvo por primera vez un superávit comercial con respecto a Puerto Rico.

El trabajo estratégico, coordinado y multisectorial por más de un año y medio con la República Dominicana, liderado por el Secretario de Estado, Hon. David E. Bernier, logró revertir la situación en el 2013 cuando Puerto Rico logró exportar a la República Dominicana $597 millones dólares. Este aumento en las exportaciones puertorriqueñas en el 2013 le devolvió el sitial a Puerto Rico de superávit comercial.

El 2014 promete ser aún mejor para las exportaciones puertorriqueñas hacia la República Dominicana, los números preliminares de exportación entre enero y octubre de 2014, señalan que las exportaciones puertorriqueñas hacia la República Dominicana son de $782 millones de dólares.

Cabe destacar que los aumentos en las exportaciones en el 2013 y 2014 se realizaron durante una grave crisis económica en Puerto Rico, lo que lo hace más meritorio.

No hay más que felicitar al Secretario de Estado de Puerto Rico por habernos demostrado la manera de hacer relaciones exteriores propias, y el beneficio que estas nos traen cuando se hacen con liderato, coordinación y visión multisectorial.

💬Ver 0 comentario