Blogs: Desde Washington

Noticias

Desde Washington

Por
💬0

Otro ‘impeachment’, 21 años después

Donald Trump sería llevado a un juicio político en el Senado que decidirá su futuro en la Casa Blanca.

Pero, se puede repetir la historia de hace 21 años en torno a Bill Clinton.

Aunque son casos diametralmente opuestos, las fechas pueden ser similares, y el resultado también.

El 19 de diciembre de 1998, la Cámara baja, básicamente en votación partidista, imputó a Bill Clinton perjurio ante un gran jurado y obstrucción de la justicia, al mentir sobre su relación extramarital con la que fuera becaria en la Casa Blanca Monica Lewisnky.

Aquella vez, la Cámara baja rechazó otros dos cargos contra Clinton, una segunda acusación por perjurio, durante el testimonio realizado en el caso de Paula Jones, y otro por abuso de poder.

El 19 de diciembre de 1998, no solo el ‘impeachment’ de Clinton estremeció a EE.UU..

Ese mismo día, junto al Reino Unido, el gobierno de Clinton lanzó una ola de ataques en contra de Irak, y el que había sido seleccionado próximo speaker de la Cámara baja, Bob Livingston, dimitió al divulgarse que también tuvo una relación extramarital.

Newt Gingrich había renunciado a la presidencia de la Cámara y a su escaño, después de ser el objetivo de su partido pues en medio del proceso de investigación contra Clinton los republicanos perdieron 5 escaños, en momentos en que se pronosticaba que debía ganar 30. Siguieron en mayoría, pero Gingrich pagó las consecuencias del enojo de los electores con el proceso de destitución.

Esta vez, quizá también otro 19 de diciembre, la Cámara de Representantes se encamina a aprobar un juicio político en contra del presidente Trump por sus presiones indebidas sobre el gobierno de Ucrania en busca de beneficios políticos y personales de cara a su campaña a la reelección.

El viernes, el Comité de lo Jurídico aprobó los dos cargos en contra de Trump, en votación partidista (23-17).

Solo en cuatro ocasiones esa comisión ha imputado de cargos de destitución a un presidente de EE.UU.. Tres veces en los últimos 45 años.

En el pleno cameral, hace 21 años, la votación sobre la denuncia de perjurio en contra de Clinton tuvo 228 votos a favor, incluidos cinco demócratas. En contra votaron 206, incluidos cinco republicanos y un independiente.

Con respecto al cargo de obstrucción de la justicia, la votación fue más cerrada, 221 a 212.

Entre los 221 votos a favor de enjuiciar a Clinton estuvieron cinco demócratas. Doce republicanos y un independiente se unieron a los demócratas para rechazar esa denuncia.

Los otros dos cargos -perjurio en el caso de Paula Jones y abuso de poder-, fueron derrotados 229-205 y 285-148.

Hace dos décadas, el 12 de febrero de 1999, el Senado no tuvo los votos para destituir a Clinton. Desde que se aprobaron los cargos en la Cámara baja, el resultado en el Senado era previsible.

El primer cargo, perjurio en el caso de Mónica Lewinsky, quedó con 45 votos a favor y 55 en contra, lejos de los 67  (2/3) que se requieren para el Senado decidir sacar a un presidente de su puesto.

Cincuenta senadores no hallaron culpable a Clinton de obstrucción de la justicia, aunque un número similar lo hubiese destituido por esa denuncia. Diez republicanos rechazaron el cargo de perjurio y cinco el de obstrucción de la justicia.

Clinton terminó su segundo mandato.

Trump ahora es imputado de poner su reelección por encima de su país, debido a su interés en dar un golpe político al ex vicepresidente Joseph Biden.

Los demócratas. sin retar en los tribunales la falta de colaboración del gobierno de Trump en el caso de Ucrania, pisan el acelerador del proceso de destitución. Deben tener los votos para ordenar el juicio político, con quizá un puñado de desertores. Tienen en este momento una clara mayoría de 233 a 197, con un independiente y cuatro escaños vacantes. No se prevé que ningún republicano apoye los cargos de destitución.

Como los republicanos en el caso de Clinton, los demócratas tampoco tendrían los votos en el Senado, dominado 53 a 47 por los republicanos, para destituir al presidente de Estados Unidos.

Lo que queda por verse- en la votación de esta semana en la Cámara baja o en el juicio político de enero en el Senado-, es si alguno de los republicanos, a 11 meses de las elecciones, por lo menos denuncia la impropiedad de las actuaciones de Trump.

En el Comité de lo Jurídico  de la Cámara baja ni uno solo de los 17 republicanos lo hizo.

El senador Mitt Romney ha sido, hasta ahora, el único legislador federal republicano en destacar que “está mal, y es equivocado” reclamar investigaciones de rivales políticos a países extranjeros, en referencia al caso de Trump.

¿Alguno otro alzará la mano?

💬Ver 0 comentario