Blogs: Agentes de Cambio

💬0

Si de verdad nos celebraran

Confieso que cuando llega el 8 de marzo de cada año se enreda en mi un sentimiento de tristeza, coraje y desesperación. En las redes veo mil posts celebrando a las mujeres, conmemorando el 8 de marzo y felicitándonos en este día tan “especial”. Les doy las gracias con las muelas de atrás y me pregunto si en su día a día de verdad celebran a las mujeres tanto como lo predican en días como hoy.

Este año los sentimientos son aun más fuertes, pues llevo alrededor de ocho meses tratando de convertirme en una empresaria a pesar de ser mujer. ¡Qué difícil ha sido! Antes de embarcar en esta aventura hubiese pensado que el reto mayor sería el gobierno y sus trabas en cuanto a los permisos y sus servicios. Pero que va, el reto mayor ha sido enfrentarme a un “mundo de hombres” siendo una mujer de 26 años.

Para muchos, los negocios y la construcción son cosa de hombre donde, según ellos, ser mujer solo vale para trabajos menos complejos. Apuesto, que si en mis zapatos hubiese un hombre no lo llamarían “papito”, “lindo”, “mijito”, “corazón”, no le dirían cosas como “déjame explicártelo de una manera que me puedas entender” y no se sorprenderían cuando ven su firma en el cheque que paga por su servicio o producto.

Día a día lucho montando un negocio en un mundo machista donde el progreso y la equidad que tanto celebran es pura fantasía. Todos los días me frustro y enojo con cada comentario o macharranería con la que me ahogan.  Si les peleo o los corrijo entonces soy “la malcriá” y si callo soy parte del problema. Por esto, días como hoy me indignan al conmemorar una idea tan artificial.

Celebrarnos significa respetarnos en cualquier espectro de la sociedad. Respetarnos como mujeres empresarias, profesionales, madres, esposas, novias, amigas, tías, abuelas, en fin, en cualquiera de nuestros roles. Que un no es no y que un quizás también es un no. Que la ropa no define quienes somos ni tampoco da derecho a tratarnos de ninguna forma. Que cuando de cerebro se trata tenemos igual capacidad que ustedes. Que somos casi superhéroes y que luchar siempre ha sido parte nuestra.

Si de verdad nos celebraran viviríamos en un mundo donde el salario no se correlaciona con género y jefe y jefa son la misma cosa. Si de verdad nos celebraran nadie tomaría decisiones sobre nuestro cuerpo por nosotras. Si de verdad nos celebraran no tendríamos miedo a andar solas. Si de verdad nos celebraran no estaríamos luchando en contra de la violencia de género. Si de verdad nos celebraran no tendría que publicar este escrito.

💬Ver 0 comentario