Blogs: Trumpstorming

💬0

Los ataques contra Trump son frívolos

Los demócratas que dirigen ataques contra el presidente de Estados Unidos (EEUU), Donald Trump, deben revisar las expresiones y posturas asumidas por presidentes anteriores, sobre todo de presidentes demócratas. John F. Kennedy, Jimmy Carter, Bill Clinton y Barack Obama son excelentes modelos para tomar como ejemplos.

El primero, propuso una reforma contributiva federal similar en principios a la de Trump. Defendió públicamente que reducir los impuestos ayudaría al desarrollo económico. No veía a la economía del tipo trickle down como un perjuicio. Por el contrario, entendía que fomentar la inversión y la creación de empleos de arriba hacia abajo era lo viable.

Jimmy Carter suspendió la emisión de visas a ciudadanos de Irán durante la Crisis de los rehenes. No lo hizo por islamofobia en contra de los chiíes ni por miedo a la diferencia, sino por un problema de seguridad nacional. Nadie en su sano juicio lo acusaría de xenofobia, pues respondió al secuestro de más de cincuenta ciudadanos americanos que laboraban en la embajada de EEUU en Teherán, Irán. Del mismo modo, Trump firmó una orden ejecutiva para prohibir la entrada de ciudadanos de estados en los que operan organizaciones terroristas islámicas y de estados que amenazan la seguridad nacional, como Corea del Norte.

Cuando Bill Clinton propuso incrementar las deportaciones de inmigrantes ilegales, deportar a los inmigrantes que cometieron delitos, mejorar la vigilancia fronteriza, contrarrestar la pérdida de empleos de ciudadanos americanos a manos de inmigrantes ilegales y reducir el gasto público que se da a causa de la inmigración ilegal, no lo acusaron de xenófobo ni racista. La doble vara en este asunto es notable.

Tanto Clinton como Barack Obama prometieron que la embajada de EEUU se relocalizaría en la capital de Israel, Jerusalén. George W. Bush (republicano) y Trump también prometieron en sus discursos ante la conferencia anual de política pública del America Israel Public Affairs Committee  (AIPAC) que reconocerían a Jerusalén como la capital de Israel y que reubicarían la embajada de EEUU.

A Trump lo demonizan por cumplir con su palabra y por realizar lo que presidentes anteriores prometieron. Los demócratas deben estudiar bien la historia de su partido y lejos de atacar a Trump, deberían reconocer una de sus virtudes: poner la acción donde pone la palabra.

💬Ver 0 comentario