Blogs: Trumpstorming

💬0

Las fronteras de los dos Estados Unidos

Estados Unidos de América (EEUU) y Estados Unidos Mexicanos (México) comparten algo más que el nombre. La frontera sur de América es la frontera norte de México. El muro que se comienza a erigir entre ambos estados representa un cambio de marco en la filosofía política internacional. Pasamos del globalismo, que promueve flexibilidad en el flujo migratorio, al patriotismo. El presidente de EEUU, Donald Trump, es el líder global de este marco. No se trata de construir muros que imposibiliten el diálogo y la cooperación, sino de viabilizar renegociaciones en las relaciones políticas y comerciales que atiendan el problema de la inmigración ilegal, del terrorismo islámico, del narcotráfico, de la criminalidad y de la fuga de industrias y empleos.

La imagen que construye Trump de un muro con una puerta hermosa por la cual se debe pasar legalmente ayuda a comunicar su política de un modo sencillo. EEUU no cierra su frontera a los inmigrantes; lo que hace es controlar los flujos de mercancías, corporaciones, ciudadanos e inmigrantes. Para entrar se debe pasar por un escrutinio riguroso y la corporación que quiera aprovechar incentivos para reducir gastos operacionales, como buscar mano de obra barata en México, deberá pagar impuestos para importar sus productos.

No es responsabilidad de EEUU resolver los problemas que le atañen al gobierno mexicano. La práctica de permitir, por negligencia, la salida de ciudadanos mexicanos con antecedentes penales y prófugos no es aceptable para Trump. Tampoco es razonable el desentenderse de los indigentes que arriesgan la vida al cruzar la frontera con el objetivo de “vivir el sueño americano”. México es responsable de atender sus problemas económicos, como el desempleo, y políticos, como la corrupción y la formación de un narco estado.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, puede negociar la colaboración para lidiar con problemas comunes. Algunas de las dificultades que enfrenta México perjudican a EEUU. Trump reconoce esto y está dispuesto a proveer asistencia militar para contrarrestar a los carteles de drogas. Sin embargo, Trump no está dispuesto a sostener la relación comercial desventajosa que tiene con México, aunque renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés) implique el debilitamiento de la economía mexicana. La política de “EEUU primero” rige las decisiones del Presidente.

El patriotismo de Trump implica poner a EEUU como prioridad y a la figura del presidente como el responsable por garantizar la seguridad de los ciudadanos. Esta función no responde a una actitud xenófoba ni intolerante. No se cierran las puertas a los que sigan el debido proceso e ingresen de modo legal.

El muro que se construye en la frontera sur de EEUU no es distinto a los muros que se construyeron en otros países con problemas serios de seguridad. Israel es un estado de Oriente Medio amenazado por otros estados y organizaciones terroristas. El muro que construyó en sus fronteras demostró ser efectivo para contrarrestar la inmigración ilegal y evitar invasiones. Es un estado que sirve de modelo sobre asuntos de seguridad nacional.

México también vigila su frontera sur. La frontera sur de los dos Estados Unidos es la más importante para controlar la inmigración. Colaboran en la vigilancia y deportación de inmigrantes ilegales que intentan entrar a México a través de Guatemala. Para los dos Estados Unidos, es necesario controlar el flujo de la frontera con Guatemala, pues muchos de los que ingresan ilegalmente a México tienen como destino final a EEUU.

La vigilancia fronteriza no solo controla la inmigración de personas, sino también de mercancías traficadas clandestinamente. El tráfico de armas y el narcotráfico son dos de las mercancías que se persigue detener.

Otro problema que se atiende con el muro y la vigilancia fronteriza es el terrorismo islámico. Hay organizaciones terroristas islámicas que obtienen pasaportes falsos para sus combatientes. Entran a través de estados con gobiernos corruptos y transitan desde Sur o Centroamérica hacia los dos Estados Unidos.

La colaboración y renegociación entre EEUU y México es vital para atender sus problemas comunes. Trump logró poner a Peña Nieto en una posición incómoda que lo obliga a (re)negociar acuerdos y a adoptar el mismo principio que el presidente de EEUU: “México es primero”. Cada jefe de Estado deberá cumplir su función principal, velar por los intereses de su nación.

💬Ver 0 comentario