Blogs: Los que cuidan de ti

Familia

Los que cuidan de ti

Por
💬0

Nunca es tarde si la dicha es buena

Este conocido dicho me ha llenado de esperanzas cuando las situaciones no han sido las esperadas: Nunca es tarde si la dicha es buena. Hoy estoy de celebración porque llegó el momento indicado para escribir este blog sobre un tema que había puesto en pausa en el 2010: Los que cuidan de ti… ¡Los Cuidadores!

En aquel entonces, mi hermana Taty y mi amiga Vivian, asistentes virtuales certificadas también, nos unimos para hacer un weblog donde compartimos ideas, orientamos y proveíamos un oasis para todo cuidador de uno de sus seres queridos.

Fue una gran experiencia, aunque corta, ya que estaba acompañando y atendiendo a mami 24/7. Fue por esa razón que decidimos poner nuestro proyecto en pausa hasta que llegara el momento perfecto. Y precisamente hoy, 18 de julio de 2017, emprendo este nuevo blog para compartir ideas, experiencias, historias reales de personas como tú (y yo), motivación y, por supuesto, tecnología básica aplicable a este campo. Estoy muy agradecida a GFR Media por la oportunidad de participar en este espacio y aportar mi granito de experiencia que espero sea un destello de luz en las largas noches de los cuidadores.

La mayoría de las veces nos toma por sorpresa tener que cuidar a un ser querido. No estamos preparados ni física, ni emocional, ni económicamente para esa etapa que podemos identificar con un signo de interrogación. Sí, un signo de interrogación porque no sabemos cuánto tiempo le quede a la persona que cuidamos en este plano terrenal, ni cuánto durarán las fuerzas del cuidador para llevar el liderato.

Permíteme contarte un poco sobre mí. Para el 2003, mami llevaba aproximadamente 14 años retirada de su trabajo en una empresa privada y comenzaba a reflejar debilidad en manos y piernas. Mami era una persona tranquila e independiente que había criado y echado pa’lante a sus 6 hijos, además de haber “aguantado” a papi, que daba por tres porque era muy enérgico. Un día, mientras tendía ropa en el patio de casa, se cayó y estuvo casi tres horas sin poder levantarse. Ahí comenzó otra etapa de nuestras vidas. Imagino que conoces algún familiar, vecino o amigo que tuvo una caída que le cambió la vida.

Para ese entonces, yo trabajaba con mi hermano diseñador gráfico, por lo que tenía flexitime. Esos primeros meses fueron “suaves”, porque no nos pasaba por la mente que todo podría complicarse, ya que ella seguía siendo independiente, solo que moviéndose más lento de lo acostumbrado. Sin embargo, cuando le hicieron un stress test, se descubre que había tenido un ataque cardiaco. Esa prueba la dejó exhausta y poco después, el 11 de septiembre de 2004, sufrió un derrame cerebral en medio de la tormenta tropical Jennie. Si para nosotros fue devastador ver a mami postrada, para papi fue más duro y no pudo resistirlo. Tanto así que justo a los 3 meses, el 11 de diciembre de 2004, tuvo un ataque masivo del corazón y partió a mejor vida.

Siempre hemos sido muy unidos, pero esta experiencia nos unió más. Dejé de trabajar para atender y cuidar a mami. Llegamos a levantarla de su estado catatónico y estuvo con nosotros 8 años más, descansando finalmente el 25 de octubre de 2012. Agradecemos todo el amor y el tiempo que nos brindaron mami y papi.

De mis experiencias vividas durante esos años, y las de otras personas que he conocido, compartiré en este blog, esperando que sea un oasis de apoyo virtual donde reine la empatía y compresión que tanto necesita un cuidador.

Invitación de hoy:

Haz una lista de 3 cosas que te diviertan o ayuden a distraer. El propósito del consejo es que saques un tiempo para ti, te rías, diviertas y renueves tus energías con regularidad para que no te quemes. Si ya estás “quemao”, da un paso a la vez, poco a poco irás progresando y te sentirás mejor.

Te daré un ejemplo, a mí me encanta ir a conciertos de Raphael, Alejandra Guzmán y Marc Anthony, entre otros. ¿Cómo lograba disfrutármelos aunque no pudiera ir? Pues buscaba en YouTube un concierto, verificaba cuánto tiempo duraba aproximadamente y hacía arreglos con alguno de mis hermanos para que acompañara a mami mientras yo estaba de “concierto”. Me preparaba un popcorn, me iba a un área tranquila de la casa y disfrutaba ese tiempo de distracción sin interrupciones. Dejaba volar mi mente y disfrutaba desde mi realidad: la computadora portátil y el Internet.


Sigue hacia adelante. Cada día trae su propio afán. ¡Bendiciones!

Tu nueva amiga cibernética,

Tere Montes, la hija de Don Pepe y Doña Carmiña

💬Ver 0 comentario