Blogs: Golpes bajos

Deportes

Golpes bajos

Por
💬0

Amargo adiós para Hopkins

 

La oportunidad de despedirse con elegancia se le escapó a Bernard Hopkins en la noche del sábado.
Todavía, minutos después de que una andanada de golpes limpios de Joe Smith, Jr. le enviaran fuera del ring en el octavo asalto, provocando su eventual derrota por nocaut técnico, el legendario peleador de 51 años insistía en que su rival de 27 años lo había empujado.
Aunque la repetición que se proyectaba una y otra vez en la transmisión por HBO refutaba claramente sus palabras.
Luego, buscó otra excusa: “Me lastimé el tobillo al caer. Hasta entonces me sentía bien. Lo fui controlando, ya yo estaba ejecutando la pelea que quería hacer. El se estaba frustrando. Estaba fallando mucho… además de que yo aguanto bien los golpes”.
En fin, parecían las palabras de un hombre en negación, aunque también repetía la actitud que le había caracterizado a lo largo de su carrera.

hopkins
¿Alguien recuerdo que cuando en 1993 sufrió ante Roy Jones, Jr. la segunda derrota de su carrera –y la última hasta 2005-, lo primero que hizo, en vez de reconocer la superioridad de su rival, fue afirmar que temprano en la pelea se había lastimado la mano derecha?
Esta vez, en el Forum de Los Angeles, El Verdugo, quien en enero cumplirá 52 años, regresaba de una inactividad de más de dos años frente a un rival escogido por él mismo: aunque es joven y fuerte, Smith, ahora con marca de 22-1 y 19 nocauts, tenía un récord más que aceptable, era conocido por su pegada y, mejor aún para Hopkins, era un peleador rudimentario y agresivo que saldría a atacarlo en todo momento.
Es decir, supuestamente estaba hecho a la medida para la maña y el contragolpeo del exmonarca mediano y semicompleto que quedó con marca de 55-8-2 y 32 nocauts, pero con una de 10-6-1 y un ‘no contest’ desde 2005.

 
Pero Smith, con un ataque incesante que enfatizaba los golpes al cuerpo, pareció lastimarlo en el primer asalto e iba arriba 4-1 en las tarjetas del juez de HBO, Harold Lederman luego de cinco episodios, antes de verdaderamente comenzar a imponer su pegada en el sexto episodio.
En el octavo, finalmente, Smith lo zarandeó con una combinación de cinco golpes a la cabeza cuando Hopkins se encontraba junto a las sogas, y este se cayó de cabeza por entre las sogas.
Cuando no logró regresar al ring antes de que pasaran los 20 segundos reglamentarios, entonces el árbitro Jack Reiss lo declaró perdedor por KO’t a los 53 segundos del episodio… y Hopkins comenzó su última perorata.
Así, la última imagen que nos llevaremos de su ilustre carrera no será la de un veterano celebrando en su despedida, como él esperaba, sino la patética figura de un Bernard Hopkins cojeando amargamente hacia el camerino en su última retirada.
Sin embargo, ¿a alguien le sorprende que uno de los jueces lo tuviera arriba 67-66 después de siete asaltos, y otro -Tim Cheatham- solo le estuviera viendo perder por un punto?

destroyer
Por otro lado, en la misma cartelera, el otrora prospecto manatieño Jorge ‘El Destroyer’ Meléndez, sufrió su quinta derrota en siete salidas cuando, en un combate previsto a 10 episodios, fue derribado tres veces antes de caer por nocaut a los 2:24 del mismo primer episodio ante el irlandés radicado en California, Jason Quigley (ahora 12-0 y 10 nocauts).
El peso mediano Meléndez, quien había llegado a tener una marca de 25-2-1, quedó ahora en 30-8-1 y 28 nocauts.

 

gil-iglesias-de-bairoa-foto-de-archivo-4907

NUEVO CAMPEON NACIONAL
Pero no todo fue negativo para el boxeo puertorriqueño.
También en la noche del sábado, pero en Vega Baja, el cagüeño Gil Iglesias conquistó el campeonato nacional aficionado de las 123 libras al derrotar por decisión unánime al viequense Miro Salier en la primera ronda de los campeonatos nacionales Juan Evangelista Venegas.
Poco a poco, Iglesias, quien tiene 18 años, se ha convertido en una de las principales figuras del Gimnasio Bairoa, de Caguas, amasando más de 100 peleas en una larga carrera aficionada que continuó incluso después de que su padre, Gilberto, quien era quien siempre le llevaba al gimnasio, falleciera de cáncer en julio de 2014.
El pasado campeón nacional de las 123 libras lo fue Carlos ‘Purin’’ Caraballo, de Guayanilla, quien recientemente debutó como profesional con la compañía de Miguel Cotto.

 

 

El autor formó parte de la redacción deportiva de El Nuevo Día de 1981 a 2008 y es el autor de San-Tito, sobre la carrera de Tito Trinidad. Acaba de publicar su primera novela, El último kamikaze, ganadora del Premio Nacional de Novela del Instituto de Cultura Puertorriqueña.
(ceuyoyi@hotmail.com).
En twitter, Ceuyoyi, En Facebook, Jorge L. Prez

💬Ver 0 comentario