Blogs: Golpes bajos

Deportes

Golpes bajos

Por
💬0

Final feliz para el boxeo cubano

 

Oyeme, chico, ese ‘óper’ que Luis ‘King Kong’ Ortiz usó para descuajeringar a Bryant Jennings el sábado antepasado le confirmó como el peso completo más impresionante y emocionante del momento, pero también me dejó tieso y con el cerebro lleno de arroz blanco con frijoles negros y tamales.
Es que el boxeo cubano profesional tuvo el 19 de diciembre su pachanga mayor: lo del King Kong fue solo la primera tanda, porque esa misma noche fueron tres cubiches los que se la comieron con importantes victorias, y uno de ellos incluso se coronó como campeón mundial de su segunda categoría.
Fue un final feliz para lo que hasta entonces pintaba como un año relativamente flojón para el boxeo cubano, en el que Guillermo Rigondeaux fue despojado de su título y Erislandy Lara, aunque siguió reinando como campeón de la AMB para las 154 libras, también continuó rivalizando con Gennady Golovkin como el peleador más esquivado de las 154 y 160.

Ortiz-y-Jennings
El King Kong en acción.

Además de que, el 5 de diciembre, el excampeón de ascendencia cubana, Peter ‘Kid Chocolate’ Quillin, había sido aplastado en menos de un asalto por Daniel Jacobs al aspirar al cetro de la AMB.
Pero, en efecto, el sábado 19, Ortiz, de 6’4” y ya con 36 años de edad, mejoró su marca a 24-0 y 21 nocauts al ultimar en siete episodios al muy bien cotizado Jennings (ahora 19-2 y 10).
Tal como lució el zurdo ‘King Kong’, él está más que listo para retar por la corona al que sea, en especial en unos momentos en que Wladimir Kitschko dejó de ser el cheche de la película y ninguno de los campeones actuales –Deontay Wilder, Ruslan Chagaev y el recién coronado Tyson Fury– parece destinado a reinar por mucho tiempo.
Claro, el que Ortiz consiga la rápida oportunidad titular que parecería exigir su edad, es ya otra cosa: aunque es el primer retador de Fury por la AMB, el británico parece encaminado a darle la revancha a Klitschko en su primera defensa.
Entretanto, esa misma noche sabatina, Rances Barthelemy (ahora 24-0 y 13), de 5’11” de estatura, conquistó la vacante corona del peso ligero de la FIB al vencer por decisión al primer clasificado Denis Shafikov (ahora 36-2-1 y 19).

rances2

Rances Barthelemy.

Ya antes Barthelemy había sido campeón de las 130 libras del mismo organismo, abandonando el cetro por problemas para hacer el peso antes de que Sniper Pedraza llenara la vacante, y, según mi humilde opinión, sería uno de los principales candidatos a defender su corona ante Félix Verdejo en 2016 si no estuviese ligado a Al Haymon, quien no liga mucho con la Top Rank de Bob Arum.
Por último, también ese sábado, el excampeón pluma Yuriorkis Gamboa (ahora 25-1 y 17 nocauts), quien pesó 133 libras, impresionó en su primera pelea en más de un año al vencer por decisión a Hylon Williams, Jr. para volver a confirmarse como uno de los rivales más atractivos para cualquier campeón de las 130 libras, incluyendo a Sniper y al también boricua Rocky Martínez.
O incluso para convertirse en una atractiva prueba de fuego para el propio Verdejo.
En fin, la cosa no se queda ahí: hay otro cubano que a principios del 2016 podría recibir la oportunidad de causar un gran impacto: su nombre es Sullivan Barrera, y es otro de esos que entró tardíamente al profesionalismo y ya tiene 33 años, pero posee un récord de 17-0 y 12 nocauts y ahora figura como primer clasificado de la FIB en las 175 libras, donde reina el temido Sergei Kovalev.

gamboas

Yuriorkis Gamboa.

Pero Sullivan, quien comparte con Kovalev a la empresa promotora Main Events, al parecer ha recibido una oferta de HBO para rivalizar en marzo con el excampeón supermediano Andre Ward, quien no pelea desde febrero de 2014 por lesiones y disputas promocionales, y quien no pudo reaparecer en el ‘undercard’ de Cotto y Canelo cuando volvió a lesionarse.
Todo pinta como una oportunidad ideal para el cubano, y tal parece que su compatriota, el guantanamero Gamboa, también lo piensa asؙí, puesto que, al enterarse de la oferta, ‘tuiteó’ recientemente: “Sullivan lo mata”.
¿Qué más puedo decir?
Pues que se acabó el arroz con mango.
El autor formó parte de la redacción deportiva de El Nuevo Día de 1981 a 2008 y es el autor de San-Tito, sobre la carrera de Tito Trinidad.
(ceuyoyi@hotmail.com).
En twitter, 6418luis
En Facebook, Jorge L. Prez

💬Ver 0 comentario