Blogs: Golpes bajos

Deportes

Golpes bajos

Por
💬0

Nuevo aire para Luis Collazo

El neoyorquino Luis Collazo pertenece a esa generación de cotizados peleadores de ascendencia boricua que ganó campeonatos mundiales a mediados de la década pasada y, de cierta manera, le abrió paso a Danny García, el filadelfiano de sangre puertorriqueña que reina en las 140 libras y posiblemente está a un par de pasos del superestrellato.

De ellos, José Antonio ‘El Gallo’ Rivera, el peleador de Connecticut a quien Collazo arrebató el cetro welter de la AMB en 2005, ya está retirado. Y el excampeón welter de la FIB, Kermit Cintrón, carolinense radicado en Pensilvania, nunca ha podido reponerse de las dos derrotas por nocaut que sufrió ante Antonio Margarito, aunque tendrá otra oportunidad de reencarrilar su carrera el 15 de marzo cuando choque en Pensilvania con Ronald Cruz, otro boricua radicado por aquellos zipcodes.

Entretanto, Collazo (34-5 y 17 nocauts), un zurdo agresivo, está respirando a los 32 años de edad el segundo o tercer aire de su carrera: ligado a la Golden Boy Promotions de Oscar de la Hoya, enfrentará este jueves en el Barclays Center de Brooklyn al descendiente de mexicanos Víctor Ortiz (29-4-2 y 22 nocauts), también excampeón mundial welter.

El combate será televisado por FOX Sports.

En una reciente conferencia telefónica, ambos peleadores admitieron que el combate es uno crucial para sus carreras y descartaron estar pensando en las puertas de oportunidad que una victoria les abriría para el futuro.

“Ahora mismo, Víctor Ortiz lo es todo para mí”, dijo Collazo, manejado y entrenado por Nirmal Lorick. “Una victoria sobre él, y mi futuro sigue vivo… de lo contrario, no voy a poder seguir adelante y conseguir las grandes peleas”.

Entretanto, Ortiz, de 26 años, respondió que “Luis es el único en el que estoy pensando en estos momentos. Ustedes (los periodistas) pueden especular una cosa o la otra pero, a fin de cuentas, solo estamos Luis y yo y eso es lo que cuenta”.

Dicho todo esto, yo respiro a mi vez un aire muy refrescante con esta pelea: por primera vez en mucho tiempo, me parece que un compañía promotora estadounidense no está cargando los dados a favor del peleador de sangre mexicana.

Todo lo contrario, pese a que muy bien pudiera decirse que Ortiz tiene más nombre, habiendo incluso participado recientemente en el programa Dacing With The Stars: la pelea no se celebrará en uno de los muchos ‘suburbios’  mexicanos que hay en el oeste de los Estados Unidos, sino a pocas cuadras de la casa de Collazo. Y para colmo, mientras que Collazo hizo tres combates el año pasado, ganándolos todos, Ortiz viene de la inactividad de 19 meses que requirió tras haber sufrido la fractura de la mandíbula en su última salida, al perder por nocaut en el noveno asalto ante Josesito López en junio del 2012.

Antes de eso, en septiembre de 2011, según se recordará, Floyd Mayweather, Jr. le arrebató el título welter del CMB al noquearlo de un solo golpe en el cuarto asalto, bambinazo que se produjo después de que Ortiz ingenuamente se quedara indefenso luego de que el árbitro Joe Cortez lo amonestara por su intento de cabezazo intencional.

Collazo le restó importancia al disfrute de la ‘cancha local’: “Para serles sincero, eso (pelear en Brooklyn) no tiene la menor importancia”, dijo. “Cuando suena la campana, uno está solo en el ring con su oponente. Así que uno tiene que salir a hacer lo suyo… y eso es todo”.

Sin embargo, Collazo sí abandonó el ‘political correctness’ al confesar que no es poca cosa una inactividad tan larga: “Quizás esa inactivad no le favorezca”, dijo. “No lo sé: el tiempo dirá”.

Pero sí agregó:  “Estoy aquí para acabar con él. No hay otra alternativa. Voy a encargarme del asunto y salir victorioso”.

Mas le vale: excepto su pelea con Shane Mosley en la que se fracturó la mano izquierda en el segundo asalto y terminó sufriendo una abultada derrota por decisión, a lo largo de su carrera Collazo ya ha tenido demasiadas experiencias de peleas en las que ha comenzado demasiado lento y luego monta un empuje brutal… para terminar sufriendo una derrota que muchos consideran inmerecida.

Así perdió su título de las 147 libras en 2006 ante Ricky Hatton, ante quien cayó en el primer asalto para luego ver cómo los jueces le veían perder 115-112, 115-112 y 114-113 luego de dominar ampliamente la última etapa de la pelea.

Y así le pasó también ante Andre Berto cuando disputó el cetro del CMB en 2009, cayendo por votaciones de 114-113, 114-113 y 116-111.

¿Qué puede depararle el destino al ganador?

El director de la Golden Boy, Richard Schaefer, pronunció en la misma teleconferencia unas palabras que debieron haberle hecho la boca agua a ambos.

“No voy a decir tajantemente que el ganador va a pelear con Mayweather en su próxima pelea, porque eso no sería correcto”, dijo, “pero sí es correcto afirmar que hay una serie de nombres en la división welter y que a un 90% de ellos los promueve la Golden Boy”.

“Así que sí existe una posibilidad de que el ganador termine recibiendo una pelea titular… o incluso una pelea con Floyd Mayweather, Jr.”

Hasta en este renglón los vientos que soplan favorecen a Collazo: ¿A quién le interesaría que Mayweather le diera la revancha a alguien que ya despachó en cuatro asaltos?

El autor formó parte de la redacción deportiva de El Nuevo Día de 1981 a 2008 y acaba de publicar su primer libro, San-Tito, sobre la carrera de Tito Trinidad.

(ceuyoyi@hotmail.com)

💬Ver 0 comentario