Blogs: Agentes de Cambio

💬0

El sector público está en juego

Una semana más tarde, el número 55,000 continúa retumbando en mi cabeza. ¿Seré yo o no fallo al pensar que no le dimos la relevancia que amerita esta triste noticia?

Para el año escolar entrante hay 55,000 estudiantes menos en el sistema público de educación. Sean alguno de estos desertores escolares u otros por razones particulares, me atrevo a apostar que la gran mayoría de estos se unen, junto a sus familias, a las estadísticas alarmantes que vemos en la merma poblacional.

La fuga de talento se hace cada día más una realidad alarmante en Puerto Rico. No son solo 55,000 niños que se van, sino también son jóvenes recién graduados de bachillerato y profesionales, que logran encontrar mejores oportunidades en el exterior. Día a día, maestros, ingenieros y doctores, entre otros, se unen al éxodo en busca de una reducción en los costos de vida y un crecimiento profesional oportuno.

Las cifras son alarmantes. Hablamos a gran escala de las implicaciones de esta era migratoria, pero obviamos hechos contundentes como lo es el futuro que le depara al sector público, por ejemplo.

Hoy día enfrentamos una crisis en el Sistema de Retiro, donde actualmente son más los pensionados que los que forman parte de la fuerza laboral. A su vez, luchamos contra una merma poblacional que impactará a mayor escala en un futuro la participación laboral. Los números seguirán aumentando, y eso es una realidad inevitable.

Recientemente varios medios noticiosos han reseñado el retorno de jóvenes a la isla para insertarse en distintas iniciativas, tanto a nivel profesional como social. Unos vienen y otros van, pero qué podemos hacer los que estamos aquí para mantener a los de afuera involucrados, lograr un desarrollo económico sostenible e identificar mecanismos para mejorar la calidad de vida de los puertorriqueños. Muchas veces trabajamos esto desde el sector sin fines de lucro o el privado, evitando siempre la participación dentro del sector público.

Las noticias que oímos a diario coartan el que jóvenes y futuras generaciones opten por el servicio púbico. Esto ya sea por falta de oportunidad o por un descontento general con dicho sector. Entre reducciones de jornada laboral, contratos por cifras elevadas, recortes de hasta un 25% en las pensiones y un sentir de que el bienestar del pueblo no es su prioridad, ¿quién se motiva?

De alguna forma u otra, esto hay que combatirlo. Nos toca como jóvenes no solo soñar el cambio, sino actuar para lograrlo. Hoy son más de 55,000 estudiantes y jóvenes que ya no serán los servidores públicos del mañana. Hablar de insertarnos es fácil. Lo complicado es el cómo hacerlo y la efectividad de ello.

El fisco enfrenta grandes retos, pero la coyuntura histórica requiere de la participación de mentes frescas y visionarias con ganas de innovar y lograr. Incorporar oportunidades de pasantías (internships) en los distintos organismos del sector público es un mecanismo efectivo. Implementarlo a corto plazo puede, a largo plazo, combatir la reducción en la participación laboral en el sector público, e inclusive incrementar el retorno de estudiantes con ganas de aportar y cambiar. Si unimos esfuerzos para concretizar estrategias como estas, quizás en un futuro veamos otra vez a uno de esos 55,000 niños de regreso en su atesorada isla.

💬Ver 0 comentario