Blogs: A pura vista

Política

A pura vista

Por
💬0

Agentes de Cambio

Los números son contundentes: el 41% de los desempleados en Puerto Rico son jóvenes entre 16-24 años, es doblemente difícil para un joven conseguir trabajo en la isla en comparación con el resto de la población, el 57% de los menores de 19 años en Puerto Rico viven bajo el nivel de pobreza y la edad promedio de los miles que emigran de la isla es 29.2 años. Es claro que los jóvenes en Puerto Rico son los más afectados por la crisis actual.

La realidad es que el mundo ha evolucionado, pero nosotros no. Nuestro modelo está desgastado y nos ha traído a la calle sin salida en la que estamos ahora. Lo que en algún momento fue “lo mejor de los dos mundos” se ha convertido en “lo peor de todos los mundos”, en especial para los jóvenes.

Alcanzar nuestro máximo desarrollo no será posible mientras estemos compitiendo en condición desigual con el resto del mundo. Los pilares y elementos más importantes del estatus territorial desaparecieron y hoy todos, en especial los jóvenes, pagamos los platos rotos.

Desapareció el mito de que bajo el ELA tendríamos acceso preferente al mercado nacional. La realidad es que ya muchos países lograron estos mismos accesos “únicos” a través de tratados de libre comercio (NAFTA, CAFTA- DR, etc.).

Desapareció el mito de que bajo el ELA tendríamos ventajas contributivas en comparación con otros estados de la Unión. La realidad es que esas ventajas ya no existen, pues fueron eliminadas (936).

Desapareció el mito de que bajo el ELA tendríamos gobierno soberano y propio. La realidad es que el Congreso y la Casa Blanca nos impusieron una Junta de Supervisión Fiscal que tiene el poder absoluto de imponer y/o derogar leyes aprobadas por funcionarios electos localmente. Además, a través de Sánchez Valle, el Tribunal Supremo Federal decidió que, contrario a los estados de la Unión, en Puerto Rico carecemos de soberanía propia.

La ruta a seguir es clara – o nos convertimos en el Estado 51 de la nación más poderosa y próspera del mundo, o nos independizamos.  Mi preferencia es clara y a mi parecer la más lógica, justa y conveniente – la Estadidad. Pero es igual de respetable la preferencia de aquellos que luchen por la descolonización real, pero que prefieran otra opción, como el de la independencia, que resuelva el problema.

Los jóvenes entre 18-34 años representamos sobre el 25% del electorado, pero usualmente somos el grupo que menos salimos a votar. En dos semanas tenemos una oportunidad única e histórica de cambiar el rumbo de nuestra patria.

Los que se benefician del inmovilismo y de continuar con el estatus actual han decidido boicotear el plebiscito del 11 de junio. Dicen que no debemos ir a votar porque el plebiscito no es avalado por el Gobierno Federal o que nadie va a ir a votar, por lo tanto no debemos “perder nuestro tiempo”. Lo que no te dicen es que 6 estados de la Unión lograron la estadidad con procesos parcialmente avalados por el Gobierno Federal. Además, te esconden que para el Acta de Admisión de Hawaii como Estado votó el 36% del electorado o que en el plebiscito de estatus de Bermuda en el 1995 votó el 58% del electorado.

Nosotros, los jóvenes, somos los más afectados por la inestabilidad y desigualdad del estatus colonial. Einstein decía que “locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes”. Es claro que los beneficios que en el algún momento nos brindó el estatus territorial desaparecieron. Es hora de atacar la raíz del problema, el estatus territorial. Independientemente de tu preferencia de estatus, los jóvenes-el 25% del electorado-tenemos la responsabilidad patriótica de votar en el plebiscito del 11 de junio para realmente ser agentes de cambios.

💬Ver 0 comentario