Blogs: Vicios, virtudes y valores

Estilos de Vida

Vicios, virtudes y valores

Por
💬0

50 sombras de La Bella y la Bestia

Una mujer joven, inocente y hermosa entra en una tormentosa relación con un hombre adinerado que la persigue, la amenaza, la maltrata verbalmente, la separa de su familia y hasta la golpea. Empero, la joven se enamora del abusador, porque lo ve como un hombre deformado por las malas experiencias sufridas en la vida, pero que puede ser transformado por el amor. A pesar de las dificultades que enfrentan a lo largo de su relación, al final de la historia el hombre es ciertamente transformado, la pareja se casa y son eternamente felices.

¿Les parece conocida esta historia? Es una trama muy común tanto en la literatura como en otras ramas del arte. En términos generales, es la trama de “La Bella y la Bestia” en sus diversas presentaciones. Y, en términos generales, también es la trama de “Cincuenta sombras de Grey”. La diferencia es que la segunda obra es sexualmente explícita y no tiene tacitas danzantes.

Como es de esperar, el estreno de la primera película comercial basada en las “Cincuenta sombras” ha motivado un boicot en contra de la misma. Sin embargo, la popularidad tanto de los libros como de la película ha sido tal que nos lleva a concluir que el boicot ha sido un fracaso.

Aunque entiendo las razones de quienes se expresan en contra de las “Cincuenta sombras”, en mi opinión la primera obra es mucho más peligrosa. ¿Por qué? Porque ese cuento de hadas le enseña a los niños a ser abusivos, a las niñas a ser sumisas y a la sociedad a tolerar la violencia en las relaciones de pareja.

Aún así, yo nunca prohibí que mi hijo o mis dos hijas leyeran los libros o vieran la película de La Bella y la Bestia. Al contrario, le leí los cuentos y vimos las películas en familia. Sin embargo, después les explicaba por qué los valores que presentaba la historia estaban equivocados.

Desgraciadamente, las prohibiciones no funcionan. Si usted no le permite a un adolescente leer o ver algo, buscará la forma de acceder a lo prohibido. Lo mejor es, pues, educarles—siempre de manera adecuada a su edad—para que comprendan la importancia de evitar las relaciones codependientes, donde una parte (usualmente la mujer) se humilla y sufre el maltrato de manera estoica con tal de “salvar” a quien le abusa (usualmente el hombre).

En todos los productos culturales que siguen esta trama—desde los cuentos infantiles hasta las novelas eróticas—el final es feliz. La víctima recibe una gran recompensa, pues se “queda” con el amor y la fortuna del hombre que ha logrado transformar con tantos sacrificios.

En la vida real, la damita ingenua—llámese Bella, Anastasia Steele o Juanita del Pueblo—sufre inmensamente. Su historia termina en el hospital, en la corte, en un hogar de refugio, en la cárcel o en el cementerio. Lo sé porque en mi práctica pastoral las acompaño o las visito cuando todo termina mal. Como la mujer que tenía quemaduras en sus brazos, porque su esposo apagaba los cigarrillos en su piel; o la muchacha a quien el esposo atropelló con una motora; o la que fue a corte para escuchar como su esposo la acusaba falsamente de ser una adúltera; o la chica que se declaró culpable de posesión de drogas ilícitas para que su novio, quien era el tirador del barrio, no fuera a la cárcel; o la que yacía en su féretro desfigurada porque su esposo la había estrangulado.

Dejemos, pues, la hipocresía. Si vamos a condenar a Christian Grey, condenemos también a la Bestia. Total, el relato infantil es mucho más peligroso para la salud emocional y el bienestar social de nuestra niñez.

**********

¿Qué opina usted? Le invito a compartir su opinión, comentando tanto el contenido de esta columna como los comentarios de otros lectores y de otras lectoras.

El Rev. Dr. Pablo A. Jiménez es el pastor de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en el Barrio Espinosa de Dorado, PR. http://www.drpablojimenez.com y http://www.prediquemos.net.

💬Ver 0 comentario