Blogs: Trumpstorming

💬0

Trump no quiere guerra con Irán

Los detractores del presidente de EEUU, Donald Trump, se esforzaron por pintarlo como un “guerrerista” que provocaría una guerra mundial. Supuestamente, el intercambio retórico beligerante con el máximo líder norcoreano Kim Jong-un llevaría a un conflicto nuclear. Sin embargo, el cantar fue otro, pues las Coreas firmaron La Declaración de Panmunjom para la Paz, la Prosperidad y la Unificación de la Península de Corea, el 27 de abril de 2018. Luego de esta firma, se reportó que el primer ministro de Japón, Shinzō Abe, nominó a Trump para el Premio Nobel de la Paz.

Aquellos que esperaban que Trump derrocara al régimen sirio de Bashar al-Ásad y continuara con la práctica de “construir naciones”, no le prestaron atención a sus discursos previos a anunciar su precandidatura para presidente de EEUU: Trump se opuso a la reanudación de la Guerra de Irak y constantemente expresó que prefiere la presión económica y la (re)negociación. Sus enemigos políticos se tapan los oídos y le atribuyen expresiones que nunca hizo. Dicen que Trump quiere desestabilizar a Oriente Medio, que quiere una guerra con Irán, que sus sanciones económicas e imposiciones de aranceles son acciones de guerra, que ataca a los aliados de EEUU, entre otras aseveraciones que no pasan de ser fake news e interpretaciones alejadas de la verdad.

El objetivo militar de su Administración fue combatir al Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en Irak y Siria. Estuvo dispuesto a colaborar con Rusia para cumplir esta misión, como quien se aplica el dicho “el enemigo de mi enemigo, es mi amigo”, aunque eso no impidió establecer sanciones contra los rusos, lo que implica que “el enemigo de mi enemigo, también puede ser mi enemigo”. No hubo guerra contra Siria; eso es un hecho. Solo se realizó un ataque contra instalaciones en las que el régimen de Ásad fabricaba y almacenaba armas químicas. Fue Ásad quien violó, en esa ocasión, el acuerdo para el desarme y destrucción de armas químicas.

No es cierto que Trump ataca a sus aliados. Lo que hace es poner a “EEUU primero”, por eso negocia acuerdos de comercio bilaterales con su principal aliado en el Pacífico, Japón, y le exige a los estados miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) que aporten lo que les toca para el funcionamiento de este organismo. EEUU no puede seguir siendo el mercenario de Europa. La seguridad del Atlántico es responsabilidad de todos sus miembros.

La imposición de aranceles a China y a México tiene como objetivo llevar a negociaciones bilaterales para atender asuntos comerciales, de seguridad, (in)migración, entre otros. Para nada persigue iniciar una guerra.

Fue Irán quien torpedeó, recientemente, a dos embarcaciones petroleras, una de Japón y otra de Noruega, y derribó un dron propiedad de EEUU. Si fuera cierto que el gobierno de Trump provoca una operación de “bandera falsa”, con el fin de justificar una guerra, por qué ordenó cancelar un ataque contra instalaciones militares, luego de que le informaran que morirían alrededor de 150 iraníes. Evitó responder de forma desproporcionada. Prefirió ordenar un ataque cibernético contra páginas militares de Irán y aumentar las sanciones económicas a partir del lunes 24 de junio de 2019.

La estrategia de Trump para forzar una negociación con aliados y enemigos es de corte económico. Es un empresario que muestra lo que puede aportar su experiencia, en el sector privado, a la administración pública y al manejo de la política exterior.

Pero, los críticos de Trump operan con el “palo si boga y palo si no boga”. Si bombardea las instalaciones militares iraníes, lo tildan de “guerrerista”, como hicieron antes de que si quiera diera la primera orden. Si detiene el bombardeo, que es lo que finalmente hizo, lo tildan de “blandengue”. No importa lo que haga, le darán un giro a la noticia para que sea desfavorable.

Tal vez, lo que hizo Trump fue ejecutar una operación psicológica (PSYOP, por sus siglas en inglés) en la que el régimen iraní quedó a la espera de una respuesta de EEUU, pero no fue la esperada. EEUU no quedó como el malo de la película, no expuso vidas iraníes ni americanas, no inició una guerra ni dio pie para que ocurriera; tampoco le dio una excusa a los medios de prensa anti Trump y anti americanos para que hicieran la predecible nota y reportaje sobre el comienzo de una guerra. Los dejó vestidos y alborotados. Les cambió el panorama de tal modo, que los confundió con sus propios prejuicios. Si prestaran atención, sabrían que Trump no tiene intención de guerrear contra Irán.

Es Irán quien amenaza la existencia de EEUU e Israel con expresiones del líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, sobre la destrucción de ambos países. No solo financia a organizaciones terroristas islámicas, como Hezbolá, también intenta desarrollar un misil intercontinental capaz de salir y reentrar a la Tierra. Este tipo de tecnología le permitiría atacar objetivos en cualquier parte del mundo y podría combinarse con un misil con cabeza nuclear.

Por esto, la administración Trump retiró a EEUU del acuerdo nuclear al cual llegó la administración Obama. La teocracia islámica de Irán no reconoce el derecho a existir del estado de Israel y amenaza frecuentemente a Occidente. Un ejemplo tan cercano como Venezuela sirve de evidencia de la amenaza iraní: Hezbolá opera en el noroeste del territorio venezolano y se sospecha que tiene misiles capaces de alcalzar a Puerto Rico y a Florida.

Para evitar que Irán continúe financiando al terrorismo internacional, que desarrolle misiles intercontinentales y armas nucleares, es necesario mantener el rigor con las sanciones económicas. Lamentablemente, hay cabilderos en Alemania, Reino Unido y Francia que presionan a sus gobiernos para que no cumplan a cabalidad con las sanciones. Operan como el dicho de que “el capitalista será ahorcado con la soga que le vendió a su verdugo”. A este tipo de corporativista la politóloga guatemalteca Gloria Álvarez le llama “empresauro”, porque se comporta como un depredador encaminado a su propia destrucción.

A Trump le toca maniobrar en aguas turbulentas.

💬Ver 0 comentario