Blogs: ¿Qué te cuento de Cuba?

Cuba

¿Qué te cuento de Cuba?

Por
💬0

La tumba de Doña Lola

Esta es la tumba de Lola Rodríguez de Tió en el cementerio Colón en La Habana.

Esta es la tumba de Lola Rodríguez de Tió en el cementerio Colón en La Habana.

El cementerio Colón está considerado como el mayor de su tipo en América. Es un lugar espectacular, compuesto miles y miles de tumbas, algunas de ellas ocultas en estructuras faraónicas a modo de panteones que incluyen hasta pirámides. En su centro hay hasta una iglesia enorme y la extensión del camposanto alcanza los cinco kilómetros.

Aquí están enterrados héroes de la patria, figuras del clero, miembros de importantes familias de la aristocracia cubana y española a partir del siglo 19, así como gente común. Todavía, de hecho, sigue en uso.

Entre todo es mar de sobre 56,000 mausoleos o estructuras fúnebres, por allí, en un rinconcito, está la tumba de la poetisa puertorriqueña Lola Rodríguez de Tió, aquella que escribió el legendario poema que incluye la frase “Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas”, desde su fallecimiento en 1924.

El otro día llegué emocionado a verla, por aquello de encontrarme con una conexión de esas eminentemente boricua en suelo cubano.

Acabé un tanto iracundo, lo confieso.

La tumba no tiene ni siquiera una bandera boricua en el asta que la acompaña. No hay flores ni nada. Sólo dos tarjas la cubren, una de ellas colocada por el presidente del Colegio de Abogados de Puerto Rico, Arturo Hernández.

No me molesta la simple tumba, para nada, pues en la simpleza está la belleza. Me molesta que los puertorriqueños seamos tan poco considerados con nuestra historia, con nuestros talentos. Que nos les demos el lugar que se merecen, estemos ideológicamente de acuerdo con ellos o no.

¿Por qué Doña Lola está aquí y no en una tumba como se merece en San Germán? ¿Por qué, por ejemplo, Eugenio María de Hostos sigue enterrado en Dominicana y no acabamos de llevarlo a su tierra?

Si lo hicimos con Ramón Power, ¿por qué no hacemos lo mismo con Doña Lola y Hostos?

Por ahí nos queda esa asignación pendiente, pues aunque parezcan cosas que no tienen importancia, lo peor que le puede pasar a un pueblo es que pierda su memoria histórica.

Aquí les dejo el poema “A Cuba”, de Lola Rodríguez de Tió, para aquellos que quieran recitarlo en la intimidad de sus pensamientos.

 

“Cuba, Cuba, a tu ribera

llego triste y desolada,

al dejar la patria amada

donde vi la luz primera!

Sacude el ala ligera

la radiante inspiración,

responde mi corazón

en nobles afectos ricos,

la hija de Puerto Rico

lanza al viento su canción!

 

¡Mas las nieblas del olvido

no han de empafiar los reflejos

del hogar que miro lejos

tras de los mares perdidos!

¡Otro aquí vengo a formar

y ya no podré olvidar

que el alma llena de anhelo,

encuentra bajo este cielo

aire y luz para cantar!

 

¿Cómo no darme calor

la hermosa tierra de Tula,

donde al horizonte azula

y da a los campos color?

¿Cómo no encontrar amor,

para colmar el poeta

las ansias de su alma inquieta,

aquí, donde esplende el arte

y en abundancia reparte

las tintas de su paleta?

 

¡Nieble pléyade cubana

que entre sombras centellea!

¡Dulce musa de Zenea,

flor que se agotó temprana!

Tras de la estela lejana

mi inspiración adivina,

la figura de Cortina

que con acento vibrante

dice a tu patria ¡adelante!

no te detengas: ¡camina!

 

Yo no me siento extranjera

bajo este cielo cubano,

cada ser es un hermano

que en mi corazón impera.

Si el cariño por do quiera

voy encontrando a mi paso,

¿puedo imaginar acaso

que el sol no me dé en ofrenda,

un rayo de luz que encienda

los celajes de mi ocaso?

 

¡Vuestros dioses tutelares

han de ser también los míos!

Vuestras palmas, vuestros ríos

repetirán mis cantares…

Culto rindo a estos hogares

donde ni estorba ni aterra

el duro brazo que cierra

del hombre los horizontes…

¡Yo cantaré en estos montes

como cantaba en mi tierra!

 

Cuba y Puerto Rico son

de un pájaro las dos alas,

reciben flores o balas

sobre el mismo corazón…

 

¡Que mucho si en la ilusión

que mil tintes arrebola,

sueña la musa de Lola

con ferviente fantasía,

de esta tierra y de la mía

hacer una patria sola!

 

¡Le basta al ave una rama

para formar blando lecho;

bajo su rústico techo

es dichosa porque ama!

¡Todo el que en amor se inflama

calma en breve su hondo anhelo;

y yo plegando mi vuelo,

como el ave en la enramada,

canto feliz, Cuba amada,

tu mar, tu campo y tu cielo!

 

💬Ver 0 comentario