Blogs: Puerto Rico Sentipensante

Uncategorized

Puerto Rico Sentipensante

Por
💬0

Sismos, UPR-RUM y los recortes presupuestarios

Hay consenso en el país sobre la invaluable labor de la Red Sísmica entidad adscrita al Recinto Universitario de Mayagüez (RUM). La recolección de datos sobre actividad sísmica durante las 24 horas del día requiere un personal que esté corroborando los datos y que constantemente actualizándose sobre las tecnologías más apropiadas para poder llevar a cabo esa importante labor. Este tipo de tareas, se gestiona por docentes y empleados no docentes de la UPR que no dejan de estar expuestas a los efectos de la reducción en el presupuesto de la UPR para mantener el  pago a los bonistas.

El recorte al presupuesto universitario, nada más para el RUM, ronda los $27 millones de dólares o un 20% de su presupuesto (si usamos como base el año fiscal 2015). Por esta razón, tanto el personal del RUM como de las restantes diez unidades de la UPR, se han visto imposibilitados de tener un ajuste salarial adecuado y se encuentran a la merced de que se les reduzca significativamente los beneficios de plan médico, retiro, etc. Ciertamente, esto no es exclusivo de la UPR, pero es un síntoma más de cómo la tijera al presupuesto público sigue impactándonos en áreas que muchos no se sospechaban.

Ese efecto también se ve en otras áreas críticas para el país, pero que, al igual que lo percibíamos con los temblores, vemos alejados de nuestro diario vivir. Por ejemplo, la reducción del 20% del presupuesto del RUM ha afectado áreas como la investigación agrícola respecto a plagas y hongos que afectan los sembradíos de muchos agricultores que se llevan a cabo desde espacios como el Colegio de Ciencias Agrícolas y las Estaciones Experimentales Agrícolas. En momentos críticos hubiera sido importante documentar los efectos de los huracanes en suelos y en las cosechas de distintos productos. No obstante, la UPR se ha visto limitada a desarrollar este tipo de iniciativas porque, entre otras cosas, está buscando cómo subsistir ante los recortes.

Esta agenda es urgente porque la imposibilidad de documentar y hacer investigaciones contextualizadas para Puerto Rico ante situaciones de emergencia nos limita la capacidad de prepararnos en un futuro. Urge, no tan solo detener el recorte presupuestario proyectado de un 15% adicional para el próximo año, sino que deben destinarse los recursos apropiados a la UPR para poder impactar más ante este contexto de crisis.

Si nos enfocamos en el RUM el efecto no tan solo se limita a la Red Sísmica o a las investigaciones en las áreas agrícolas. El efecto se observaría en las investigaciones en el área de ingeniería que se están llevando a cabo en estos momentos y que se afectarían ante el corte del próximo año. Se reflejarán también, en la imposibilidad de crear nuevos proyectos de investigación para acercarnos desde las distintas áreas del conocimiento al efecto de la sismicidad en el suroeste del país. A su vez, se verán reducidas las posibilidades de desarrollar proyectos de servicio como serían clínicas para ayudar a las comunidades más afectadas a fortalecer las casitas que les tomó una vida construir.

El efecto de los recortes hechos a la UPR, así como de los recortes que se proyectan en los próximos años tan solo en el RUM son miles de oportunidades perdidas para fortalecer nuestro tejido social y prepararnos para futuros retos. Aun así, en este desolador contexto, espacios como el Instituto Universitario para el Desarrollo de las Comunidades y decenas de docentes siguen apostando por su país, aunque sus condiciones laborales cada vez se perjudiquen. Hemos visto como han estado presentes en conferencias de prensa, en asistencia pericial y en impacto a las comunidades para allegarle los recursos que urgen.

No obstante, ante la extensión de las políticas de congelación de plazas (por el problema presupuestario) por más de una década y la falta de nuevos reclutamientos nos enfrentamos a riesgos mayores. Uno de ellos es no contar con los recursos humanos con los saberes para poder enfrentar los retos que sabemos que se derivarán producto del calentamiento global y cualquier otro desastre natural al que nos podamos enfrentar.

Mantener a la UPR sin el presupuesto adecuado tiene el efecto de impedirle a Puerto Rico desarrollar las investigaciones necesarias para enfrentarnos a los retos del futuro y se convierte en un acto de irresponsabilidad por parte de quienes lo defiendan. Urge, no tan solo restituir el presupuesto quitado a la UPR, sino aumentar el financiamiento público para que desde entidades que gozan de la confianza y seriedad en Puerto Rico se puedan articular estrategias para afrontar las crisis.

💬Ver 0 comentario