Blogs: Plenamente

💬0

Semana Santa desde de la cuarentena

Llega la Semana Santa en medio de la cuarentena del COVID.  Una Semana Santa diferente y creo que muy llena de santidad. Todos conocemos la revolución espiritual que ha ido aconteciendo en el mundo frente a esta Pandemia y como los católicos, cristianos y personas de buena voluntad han ido abriendo su corazón al amor. Que para mí en resumidas cuentas es de los que se trata la Pascua. Esa es la resurrección a la que todos estamos llamados.

Covid nos ha detenido justo en la Cuaresma y Semana Santa dando paso a la posibilidad de que nos hagamos las preguntas existenciales:

¿A qué me invita la vida en estos tiempos?

¿Dónde tengo puesto mi corazón?

¿Cómo deseo que sea mi vida después de haber visto que todo puede cambiar de un momento para otro incluyendo aquellas cosas en las que habíamos depositamos la posibilidad de ser felices?

En la actualidad hay muchas personas desesperadas, angustiadas, por el encierro, el sufrimiento de los contagios, las muertes y la incertidumbre. Recibo y atiendo el dolor emocional de las personas y creo sinceramente que ese dolor es redentor si se descubre en medio de él,  el sentido más profundo de la existencia. Que para mí apunta a una vida desde el amor solidario.

Pareciera que en esta semana santa-en lugar del paseo tradicional que muchos hacen-nos está tocando experimentar el miedo y la angustia tal como lo experimentó Jesús en el Getsemaní.  Nos está tocando  encarnar el peso y el dolor de la cruz.  Nos está tocando adentrarnos en las muchas sombras y falsas seguridades que nos han distraído y alejado de la libertad verdadera que nos regala el vivir desde nuestra esencia humana.  Esa esencia que está en conexión continua y constante con la divinidad de Dios y que sólo se descubre en el silencio, la soledad y el encuentro conmigo mismo, en lo más profundo del interior.

Covid-19 nos ha regalado un espacio de silencio, soledad y encuentro con ese interior.  No creo como algunos, que esta pandemia haya sido enviada por Dios. Pero el Covid está en medio de la humanidad y en medio de la cuarentena  Dios nos invita a pausar, a detenernos para revisar el camino andado y quitar todo aquello que nos aleje de la resurrección.

Al pausar en estos días para conectar con nuestra espiritualidad, podemos descubrir la fuente de vida que ya está en nosotros, nos trasciende y nos sostiene en toda prueba.  Podemos descubrir que el amor es la única respuesta y que es tiempo de sanar el interior herido para poder relacionarnos con los demás desde los valores del amor, la justicia y así poder encaminarnos hacia una civilización más justa y fraternal.

Al adentrarnos en los pasajes de la resurrección Jesús no habla del miedo, no.  Más bien nos regala su Paz. Por eso al presentarse a sus discípulos les saluda diciendo: “La paz esté con ustedes”.

Que la paz de Jesús sea la bendición de la Pascua, que nos permita seguir descubriendo los milagros y muchas bendiciones que están en medio de nosotros.  Que podamos llevar esa paz y esperanza en nuestro corazón y compartirla con cuantos nos rodean.

La autora es Trabajadora Social, Entrenadora de Focusing  y Directora del Instituto a Para el Desarrollo Humano a Plenitud de los Centros Sor Isolina Ferré Inc. empresa social dedicada al ofrecimiento de talleres y vivenciales para propiciar el crecimiento y la sanación interior en personas que deseen asumir un liderato afirmativo de sus vidas y vivir plenamente.

lortiz@csifpr.org

💬Ver 0 comentario