Blogs: Plenamente

💬0

Puerto Rico de Amarillo

En estos días el País está de amarillo. Pelos amarillos en diversas  formas y estilos como para hacer  un “collage”, junto a toda clase de símbolos, mensajes en las redes y alegría que ni en las fiestas de la Sanse, ante el invicto de nuestro equipo en el  Clásico Mundial de Béisbol. Noticia que me llena de alegría como boricua que ama a su patria y celebra sus logros.

Sin embargo, algo me ha venido sobrecogiendo mientras he ido presenciando el elenco de reacciones de los puertorriqueños aquí y en otras partes del mundo. Una sensación en el cuerpo con contenido psicológico, de esas que debo escuchar según me enseñó mi profesor de Focusing, quien precisamente es Tapatío de Guadalajara donde también tengo una patria extendida. Sensación que tuve que atender para descubrir qué me quería comunicar. Logré descubrir su significado luego de leer unas palabras de un conocido, quien anoche prefirió desconectarse de las redes diciendo: “No es que no me interese el Baseball, es que en P.R. hay reacciones tan extrañas… ” Fueron no tanto sus palabras como los puntos suspensivos los que hicieron que entendiera eso que estaba rondado mi cuerpo.

Eso suspensivo en medio de lo que vamos atravesando como país y que debería ser lo que nos convoque masivamente a pintarnos de negro, violeta, rojo o amarillo y salir a las calles cada día por al menos seis meses corridos para enviar un mensaje al mundo de que estamos bajo amenaza de desaparecer. Nuestros jóvenes están a punto de quedarse sin universidad y nuestros viejos sin pensiones, ni plan de salud por decir algo de lo que se viene anunciando,  pero me late que todavía nos negamos a creer.

Hoy me he preguntado todo el día si decir o mejor callar. Para no ser aguafiestas, para no sabotear a mis compatriotas del júbilo que experimentamos  cada vez que prevalecemos en alguna actividad deportiva. Pero no me logro callar y prefiero seguir en la contracorriente en la que navego desde hace mucho. Ciertamente toca celebrar el triunfo de los nuestros, más no pensemos que con esta pasajera celebración alguien entenderá que lo que está pasando en nuestro país  va tomando forma de exterminio y en esa ola que seguirá arrasando vamos todos, pero en es especial los más desprotegidos, aunque el “slogan” político de este tiempo sea precisamente que están actuando en favor de ellos.

Sé que muchos no sabemos ni qué hacer ante este tornado que tenemos encima y un poco de diversión nos viene bien.  Pero toca moverse en acciones concertadas en todos los frentes deportivos, vecinales, eclesiales, institucionales, etc. para que con pelos amarillos o de cualquier color sigamos reclamando que esta tierra y su gente deben ser respetadas y tratadas con dignidad.

lortiz@csifpr.org

 

💬Ver 0 comentario