Blogs: Plenamente

💬0

Podrán pararnos pero no detenernos

Esa frase resonó muy dentro de mí durante la actividad de logros del programa Wings for Woman, proyecto de los Centros Sor Isolina Ferré en el cual trabajamos con un grupo de 40 mujeres jóvenes en búsqueda de alcanzar sus metas y sueños. La pasada semana celebramos sus logros luego de un año participando de este programa en el cual se le reforzaron las destrezas académicas, vocacionales  y se trabajó profundamente para ayudarlas a conectar con esas potencialidades que les permitirán volar.  Fue energizante y esperanzador escucharlas  proclamar la ruta a la que se dirigen en medio de este tiempo tan incierto.

No me cabe duda que las veré volar -aún con sus alas cortadas por las heridas de la historia- y muy alto, pues son mujeres que representan el alma llena de talentos de la juventud de este país. Gracias al proyecto las chicas  conectaron con sus metas sin líneas de llegada y comenzaron a escribir la nueva historia de sus vidas.

Escuchando sus testimonios y  presentaciones entre sonrisas, lágrimas y esperanzas pude ver la mirada de Sor Isolina Ferré. Esos ojos azules que me han ayudado a trascender momentos de sombras en mi caminar. Podrán pararnos pero no detenernos, eso lo vi muchas veces en las acciones de esta gran mujer que dio lo mejor de vida por su pueblo. Detenerse solo la vi cuando sus pies dejaron de caminar.  En medio de la actividad su presencia reflejada en aquellas miradas juveniles, me confirmó que no nos detendrán. 

La institución -Los Centros Sor Isolina Ferré- al igual que otras organizaciones del tercer sector, están pasando dolores, heridas que amenazan el que puedan seguir llevando realización a las comunidades y vidas que sirven.  Ahogados ante los fondos que les  adeuda el gobierno –por servicios ya prestados- se ha tenido que comenzar a reducir jornadas de trabajo y quizás se tendrá que despedir empleados cuyo decreto de vida ha sido el servicio.

Los Centro al igual que muchas entidades y grupos que responsablemente han aportado al país y  que son la voz de los desventajados van navegando en medio de la crisis. Como muchos buenos puertorriqueños que lo han perdido todo en esta tormenta que amenaza la vida misma. Pero no nos detendrán, de eso estoy segura, pues la búsqueda de justicia y plenitud para sus hermanos que movió a Sor Isolina sigue viva y será el faro que nos alumbrará.

¿Esperanzas de que nuestro horizonte será iluminado? Muchas, aunque no las pueda ver con claridad en medio de estas sombras tan espesas que pueblan nuestra isla. Quizás no las vea, pero las siento, las creo, las descubro en muchas personas, en tantos actos de solidaridad que veo a  mi alrededor.  Termino con las palabras de una compañera quien me decía en estos días con una sonrisa que también guardaba tristeza  “Tal vez quedaré desempleada, pero seguiré teniendo trabajo pues ahora más que nunca mi país me necesita”.

lortiz@csifpr.org

💬Ver 0 comentario