Blogs: Plenamente

💬0

Con alegría y algo más por las SanSe’

Siento una mezcla de profunda alegría, y algo de nostalgia, por la celebración de las fiestas de la SanSe’. Esas fiestas que aquí, en Orlando y Miami tantos boricuas han disfrutado este fin de semana.  Este año no logré llegar, pues me encontraba en un Taller compartiendo la vida y construyendo futuros con un grupo de hombres y mujeres decididos a transformar sus vidas desde las profundidades de su ser. Con ellos subí y bajé, bailé y gocé de todo lo bueno que habita en el interior.

Pero no me perdí las fiestas, las seguí por las redes sociales a través del corillo de amigos que compartió miles de fotos de ese evento tan reconocido en y fuera de nuestra Isla. Siento alegría –aunque no estuve allí- pues me regocija ver a mi pueblo celebrando y disfrutando de nuestra cultura y del jolgorio de las octavitas que  caracteriza a los boricuas. Toca felicitar a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín, su equipo de trabajo y a las agencias estatales que colaboraron en la organización de este evento de tanta magnitud.

No puedo negar que me invade cierta tristeza de no ver que aprovechemos ese regocijo del pueblo para proponer el proyecto de país. La magia de las calles acabó el domingo junto con la magia de darnos cuenta que la vida sigue su paso en medio de un país con grandes retos y en vías de un empobrecimiento cada vez mayor de la clase trabajadora, muchos de los que precisamente bailaron y gozaron este fin de semana.

De momento se me ocurría pensar que quizás debería haber SanSe’ todos los meses o quizás habría que hacer de la vida una SanSe’ donde aflorara lo mejor que como personas y país poseemos. Donde pudiésemos vivir en orden, solidaridad, alegría y desde esa actitud positiva afrontar los vaivenes de un sistema económico que atraviesa una debacle mundial.  De momento pensé en porque según se les ocurre a los gobiernos organizar con tanto esmero esta actividad, no usar la misma estrategia de planificación y organización para proponer  la ruta a seguir en la reconstrucción del país. También me pregunté por qué los boricuas no nos lanzarnos a las calles con el mismo entusiasmo a defender  nuestro país de la debacle.

Estoy segura que podemos salir adelante, las SanSe’ lo demuestran. El espíritu de los puertorriqueños es bravío, lleno de esperanza y solidaridad. Pero quizás haría falta que nuestros líderes decidieran en este 2016 unirse, subir y bajar juntos en medio de las altas cuestas rumbo a la reconstrucción, para que en las próximas fiestas de la Calle San Sebastián, también podamos celebrar al son de panderos por un país en ruta hacia el crecimiento social y económico.

lortiz@csifpr.org

 

 

 

💬Ver 0 comentario