Blogs: Plenamente

💬0

Aquí seguimos, y la esperanza sigue viva…

Seacabó el mundial con todo su furor. Yapasaron los premios juventud y hoy son historia los premios bailesy los chismes del evento, el verano va pasando y se acerca el nuevociclo escolar y aquíseguimos.Aquíseguimoscomo pueblo, como humanidad. Los Israelitas destruyen a Palestina yquiénsabe si los otros pudieran,haríanlo mismo. La comunidad internacional hace poco y las muertes siguen, sobre todo de niños que poco o nada entienden del conflicto. Y aquíseguimos,en un mundo cada vez másconfuso y que se sigue alejando del reconocimiento, del respeto, delvalor hacia la dignidad humana.

Todotipo de frivolidades, esquemas de felicidad pasajera, individualismose nos siguen vendiendo para anestesiarnos y alejarnos del centro denuestro ser, de la razónde vivir. De la conciencia que nos permite cuestionar y actuarcontra lo que estápasando.

Esnecesario y casi obligatorio comenzar cada díacon un espacio de centrarnos y establecer el propósitodel día.Si no procuramos eso, nos vemos expuestos a que la avalancha deinformación, casi toda negativa, que circula en el ambiente nos marque la pautapara iniciar nuestro día.

Hoyal abrir mis ojos puse como centro de estareflexión matutina, las miradas de un grupo de cuarenta vidas que este fin de semana sedieron un espacio para un encuentro interior. Hombres y mujeres convidas lastimadas -como las tenemos todos- que se lanzaron a un viajepara revisar y sanar aquellas áreasvulneradas que los han herido y llevado a conductas que no son lasque desean vivir.

Esasmiradas me llenaron hoy de la fuerza necesaria para empezar misemana sin dejar que el conteo de niños muertos en la franja de gazao la niña que un auto atropelló el fin de semana se robara miesperanza y apuesta por la vida. No es fácilponer en palabras lo que esas vidas me regalaron en dos díasde convivencia. No es fácil entender y acompañar el dolor, las historias, los momentos quehan lacerado la dignidad humana. Experiencias que desde los primerosaños de vida han golpeado dejando una secuela de dolor, coraje,culpa que despuésde adultos nos acompañay lastima.

Lomilagroso, lo esperanzador, es poder ver la transformación.Como mariposas que abren sus alas pude presenciar cómolos rostros, las miradas se iban tornando diferentes. Pude presenciarcómo al dejar ir las cargas de un pasado que ha pesado, una nuevamirada y expresióncorpóreaiba brotando. Y resurgíala vida con todo su esplendor. Vi en esos seres un caudal decualidades, talentos, expresiones de amor que impregnaron el salónde una energíaque a todos nos llenóde armonía.

Salídeesa Convivencia másconvencida de que el ser humano posee lo que necesita para ser plenoy que es deber de aquellos que laboramos por una nueva sociedad elcrear espacios de encuentro y sanación interior, momentos que propicien un crecimiento integral, espaciosde compartir solidario con otros para crear lazos fraternales quesirvan de compañía para caminar en medio de las luces y sombras.

Aquíseguimosy toca seguir descubriendo que aquípodemosser felices y juntos edificarnos y edificar un tiempo nuevo. Vivirplenamente es posible, no lo dudo, solo toca descubrirlo desdenuestro interior.

💬Ver 0 comentario