Blogs: Nada personal

💬0

Voten por yo

Chianita nunca cumplió su sueño de ser gobernadora, pero su slogan de campaña sigue vigente muchos años después.

Claro que ningún candidato lo dice así, pero como las campañas son cada vez más superficiales y centradas en la persona misma, el “voten por yo” ejemplifica muy bien lo que está ocurriendo.

Los candidatos de estos tiempos anteponen la imagen a las ideas. Reconocemos las caras de los aspirantes, pero desconocemos lo que piensan, lo que proponen y lo que se comprometen a hacer si son favorecidos con el voto de los electores.

Falta menos de un mes para las primarias de los dos partidos mayores, en las que estarán en juego las candidaturas de ambos a la gobernación. ¿Y qué proponen para el Puerto Rico del cuatrienio próximo?

Igual ocurre con los candidatos principales de los otros partidos, que tal vez fuera del tema del status y con escasas excepciones, no sabemos lo que piensan.

Hay que admitir que no toda la culpa recae en los políticos. Fallamos los periodistas cuando no hacemos las preguntas necesarias y fallan los ciudadanos que no exigen compromiso y transparencia a los políticos.

Pero, en primera instancia, corresponde al candidato que pide el voto ser proactivo, claro, explicarse, ofrecer sus ideas y proponer acciones dirigidas a mejorar al país. ¿O nos vamos a conformar con verles las caras?

“Voten por yo” es lo que propone la mayoría de los candidatos. No importa la pandemia que nos afecta este año, una realidad tremenda que prefieren pasar por alto a la hora de hacer campaña.

No predican con el ejemplo, que debía ser la norma. Y vemos a los candidatos, empezando por la gobernadora Wanda Vázquez, regañando a quienes no usan mascarillas ni guardan distancia, mientras participan en caravanas, mítines y asambleas sin cumplir ellos con las medidas que recomiendan a los demás.

A escasos cuatro meses de las elecciones, poco o nada conocemos de los candidatos que nos piden a diario que votemos por ellos. Es tiempo ya de ponerle coto a esta mala costumbre y de empezar a exigirles a los candidatos, ellos y ellas, que digan lo que piensan y lo que proponen.

El poder reside en el pueblo, pero para que sea efectivo, hay que ejercerlo.

Los candidatos tienen que convertir el “voten por yo” de Chianita en “voten por mis ideas, por mis propuestas”. Y los electores no debemos aceptar menos.

💬Ver 0 comentario