Blogs: La batatita de Fufi

Deportes

La batatita de Fufi

Por
💬0

Golden State – ¿Hasta cuándo?

Los campeones de la NBA llevan 23 triunfos corridos y nadie piensa que pudieran apuntarse 82 y terminar invictos. Primero, analicemos la razón de sus éxitos. Puntería, pura puntería y de la que vale tres puntos.

El basket ‘americano’ tardó bastante en favorecer la estrategia del tiro largo, especialmente por sus hombres grandes; algo que los europeos permitieron antes y así aprovecharon  la mejor perspectiva del aro que tienen los canasteros altos para desarrollar una buena ofensiva a distancia.

¿Y qué vale más? Ya vemos con frecuencia hombres de casi siete pies de estatura que dominan ese lance de unos 25 pies. Durant, George, Miles, Nowitzki, Love y no pare de contar. Sin embargo, no deja de ser justo y razonable que sea un guard de seis pies como Stephen Curry el rey del bombazo.

Otra ventaja del hombre grande en ese lance es que puede hacerlo a pie firme (set), o sea no tiene que intentarlo como ‘jump shot’. Así, pues el bombazo se convierte en un tiro libre glorificado y premiado con tres puntos en vez de uno. Corresponde al dirigente (Coach) determinar que ese tiro largo sea una estrategia de ataque y no meramente un recurso táctico. Son muchos los ‘coaches’ en los Estados Unidos que todavía se resisten a darle libertad de tiro a distancia a sus hombres que se alzan cerca de los siete pies de estatura. Ese no es el caso de Golden State donde es obvio que tanto Kerr como su asistente basan su ofensiva en el bombazo.

Decir esto es decir que son muchos jugadores de los Warriors que tienen licencia para zumbar el balón desde más allá de la línea de tres. Combinan esta táctica con la de propiciar un ritmo de mucha carrera creando así más oportunidades de lograr un tiro franco. Los que insisten en llevar el balón a los hombres grandes cerca del aro se basan en la lógica de su proximidad al canasto pero tienen que tomar en cuenta que mientras más cerca del aro se encuentre el atacante más presión defensiva recibirá. Claro que para poder triunfar con el bombazo en la ofensiva se necesita un personal de tiradores que, con la práctica, puedan encestar en sobre un 50% de sus intentos. Eso lo tenemos en Golden State con la ventaja de que es su armador el as de todos los trespuntistas. Sin Curry dudo mucho que los Warriors estuvieran rompiendo records de victorias en la NBA.

Claro que el baloncesto es bastante más que puntería ya que se consiguen muchos puntos ‘baratos’ en los ‘fast breaks’ y en el juego adentro donde un buen pivote logra recibir muchas faltas personales que le permiten promediar más de media docena de tiradas libres y cantidad de ‘ donqueos’, el lance más seguro en el basket moderno.

Aunque la defensa cuenta mucho para decidir victorias, no hay dudas de que Golden State es un equipo plenamente ofensivo y el dirigente cometería un error si tratara de convertirlo en un conjunto defensivo a costa de disminuir sus anotaciones. Algunos expertos aguardan por ver que los Campeones caigan en una racha en que les falle la precisión en los tiros. El año pasado se quedaron esperando y los Warriors barrieron en las series. Pero no hay duda de que habrá esa ‘mala noche’ y en algún momento los occidentales perderán un partido. El adversario que mejor les ha jugado ha sido el de los Clippers de Los Angeles que en dos ocasiones tuvieron a los Warriors al borde del K.O.

Y mientras Curry y compañía gozan este momento de gloria, nuestro José Juan Barea se recupera de una lesión de tobillo que lo ha mantenido inactivo por los últimos cinco partidos de Dallas. Nada pone más en riesgo el futuro de un canastero en la NBA que las lesiones. Esperemos que José Juan se mantenga saludable por el resto de la temporada.

💬Ver 0 comentario