Blogs: Equilibrio

💬0

La Globalización y la Socialdemocracia

Yo quiero cambiar el mundo. Para lograrlo hay que encontrar respuestas a una serie de interrogantes, que nos obligan a reflexionar y pensar en cómo nosotros mismos nos convertimos en una alternativa que plantee un respuesta coherente.

La socialdemocracia tiene que ser relevante en Puerto Rico. La combinación de un gobierno progresista de corte liberal en conjunto de una política económica, que garantice un estado de bienestar social y que a su vez propicie un desarrollo sostenible ajustado a las realidades de la globalización, es, en mi opinión, una opción de futuro para Puerto Rico.

rosa

El modelo capitalista, luego de la caída del comunismo como contra alternativa al primero, ha evolucionado en un fenómeno de interdependencia nacional que se conoce hoy día como globalización. En los 90’, los movimientos anti-globalización denunciaban que el mismo redundaría en la consolidación del imperialismo de los Estados Unidos y demás potencias económicas en el mundo. Eso no pasó del todo; sucede que Japón, Estados Unidos y Europa pasaron a segundo plano, y por consiguiente China, Brasil, India, Chile y demás países en desarrollo pasaron a ser protagonistas dentro del concepto de la globalización. Con esto señalo, que en parte, los protagonistas en desarrollo – entre ellos Puerto Rico – vivimos en una burbuja económica, dentro de un sistema financiero que es sumamente frágil y sin un eje de control. Las economías están tan interconectadas que, lo que haga una o deje de hacer la otra, propicia un efecto contagio hacia cualquier estado. Lo cual nos lleva reflexionar sobre la pérdida de relevancia en los pueblos democráticos de sus democracias representativas, pues quien suele tener mayor poder decisional en las economías de los estados, lo suelen ser los propios mercados que controlan el flujo de capital.

Ser un socialdemócrata hoy día es estar en contra de la sociedad de mercado. El individuo no es mercancía o un producto, más bien el individuo debe de aspirar a una evolución intelectual y tenaz, que lo convierta en una persona solidaria, funcional y emprendedora dentro de su país. Pese a la crisis con el concepto de la democracia representativa, la economía de mercado, que no es lo mismo que la sociedad de mercado, es el modelo que ha demostrado un poco más de estabilidad, y aunque no es perfecto, simplemente es el menos malo. La globalización nos está llevando a la sociedad de mercado y ésta no es compatible con la socialdemocracia. Esa es la gran crisis de nuestro movimiento, debido a que la globalización es hasta cierto punto inevitable e imparable, la vemos todos los días, hasta en nuestros celulares.

Gramsci, líder comunista Italiano, decía que era “optimista de la voluntad y pesimista de la inteligencia” – yo creo que nosotros como bloque político internacional tenemos la capacidad y hasta en cierta manera la razonabilidad de la cosas, pero distinto a Gramsci, que sabía que su propuesta comunista totalitaria no era funcional, yo veo pesimista la voluntad que hace falta para cambiar las cosas y, por consiguiente, el mundo.

El “austericidio”, que es como Felipe González ha llamado a las políticas de recortes y conservadoras de las derechas en Europa, nos han llevado a agudizar la crisis económica. Los recortes en educación, salud, infraestructura, etc., solo propician a más pobreza y con ello la fulminación del estado de bienestar social, que a su vez es luchado y hasta conseguido en muchos lugares del mundo por la socialdemocracia. La brecha de los ricos y pobres se agranda con la implementación de las políticas neoliberales anquilosadas y que se han probado con fracasos en todas las partes del mundo.

La austeridad, además de lograr aumentar el costo de la calidad de vida en la población en general, agudiza los efectos socioeconómicos de la globalización. Ante eso, la alternativa a las políticas de la derecha y el nefasto oscurantismo social, es la socialdemocracia.

En Puerto Rico nos posicionamos frente a una Junta de Control Fiscal y a unas elecciones en noviembre. Ambos factores sobreviven dentro de un estatus político agonizante. Nos golpea un drama imperialista de querer hacernos sentir siempre inferior. Es precisamente Estados Unidos, la primera potencia económica mundial, quien es escudera de un sistema financiero que en su soberbia y ambición es capaz hasta de destruir cualquier nación para advenir sus ganancias exorbitantes de capital.270px-Puerto_Rico_Azul_Celeste

El discurso electoral no podría ser el mismo de siempre, pero parece que lo será. La timidez al parecer reinará y las generalidades lloverán. Glorias recientes alcanzadas, tristemente retrocederán. Y ante eso la socialdemocracia tiene que levantar su discurso progresista y de adelanto justo para todos. La bandera de la justicia social debe ser el norte al igual que el desarrollo sostenible y el acceso a una educación que construya los mejores hombres y mujeres del mañana.

Es hora de cambios reales y profundos en nuestro movimiento político que próximamente, el 22 de julio cumple años. Yo abogo por que nos convirtamos en la opción verdaderamente socialdemócrata en Puerto Rico, pues más allá de ser una vertiente que está en el ADN del Partido Popular Democrático, creo honestamente que en un país polarizado como el nuestro, es una verdadera alternativa de cambio social.

LogoNuevoPPD

Ante el error de abrazar la propuesta del referéndum de estadidad sí o no, que ha calado más aún las divisiones internas de nuestra colectividad, creo que precisamente la visión social y económica de la socialdemocracia es la que puede lograr unificar a mi partido. Es con un discurso verdaderamente progresista y liberal, el que puede re-animar la base de nuestro partido, y caminar hacia un repunte con el fin de volver a ser una opción con vocación de mayoría.

Es hora de adelantar mares y sobrepasar miedos, antes que los efectos de la globalización y la sociedad de mercado sean más adversos. Puerto Rico necesita una opción progresista y liberal, que vea más allá de la austeridad y lo conservador. Es ciertamente hora de cambios, nuevos paradigmas y visiones. El país se nos va a la deriva y al parecer no encontrará buen mar y vientos en un buen tiempo. Yo creo que más allá de anunciar la llegada de la tempestad, hay que tener voluntad para enfrentarla. Aquí estoy de frente a ella.

#Equilibrio #Política #Juventud 

Twitter: @mcalderoncerame

Facebook: https://www.facebook.com/profile.php?id=504600185

Instagram: manuelpr4

Snapchat: mcalderoncerame

💬Ver 0 comentario