Blogs: Equilibrio

💬0

“Entre esos tipos y yo existe algo personal …”

La política suele girar su visión y teoría en dos carriles de perspectivas y modalidades, la izquierda y la derecha. Aunque esta manera de visualizar la política tiene sus orígenes en la Revolución Francesa, la realidad es que siguen teniendo su pertinencia y relevancia al día de hoy. La teoría gira igualmente en las formaciones liberales y conservadoras en ambos polos; es decir, se puede ser de derecha y liberal como se puede ser de izquierda y conservador. Esto va atado a que, además de la perspectiva tradicional política, existen también diversas modalidades de pensamiento a nivel social, económico y hasta religioso.

der e izq

Los movimientos políticos giran desde la óptica de una visión de mundo. A modo de ejemplo, les presento el caso de los Estados Unidos en donde el Partido Republicano es claramente la opción conservadora, en el ámbito social y económico, que se presenta por creer en una línea de gobierno reducido y de cero o poca intervención del estado en los asuntos económicos, a su vez con poca regulación al sector privado.  Esto es distinto al Partido Demócrata, que ha desarrollado un discurso mucho más liberal en cuanto al ámbito social, y que presenta una teoría de gobierno interventor y garantizador del bienestar social. En cierta manera, éstas visiones suelen ser hasta relativas; pueden haber electores republicanos que se identifiquen con, (por ejemplo), las luchas de la comunidad LGBTT, así como pueden haber algunos electores demócratas que no se identifiquen con la causa de dicha comunidad. Aunque girarían en una ola minoritaria, es decisión de cada uno decidir y escoger su movimiento o afiliación particular.

En España pasa que los partidos políticos se dividen en amplias y claras visiones políticas, sociales y económicas. En la derecha española figura el Partido Popular, que para muchos suele ser el remanente de la visión fascista y franquista, y en su centro derecha figura Ciudadanos, con una óptica menos radical de la derecha.  Por otro lado, en su centro izquierda se encuentra el PSOE (Partido Socialista Obrero Español), un partido de una histórica tradición en España, que fue figura trascendental en la época de la transición y que hoy día es una opción socialdemócrata. Asimismo, en la izquierda más radical se encuentra Podemos, un movimiento de izquierda que surge tras el desgaste del PSOE, y junto a ellos figura Izquierda Unida, quienes son el representante tradicional de la izquierda radical. Todos los partidos o movimientos españoles figuran dentro de la visión social y económica, salvo el tema Vasco o el de Catalunya que son meros temas político-ideológicos. Por lo que, como consecuencia, ésta oferta electoral gira entre conservadores y liberales o izquierdas y derechas.

En Puerto Rico, la situación es diametralmente distinta. Nuestros partidos son ideológicos y, pese a los movimientos emergentes y las candidaturas independientes, el grueso de nuestro electorado se refugia detrás de definiciones o visiones ideológicas para nuestro archipiélago. No es para menos, puesto a que Puerto Rico no ha logrado su autodeterminación política, lo que significa que la lucha ideológica es la médula política del corazón de nuestros movimientos. Sin embargo, pese a dicha aseveración, hay que resaltar que es una tragedia colectiva el hecho de que por mas de 60 años, luego de la creación del Estado Libre Asociado, hemos sido incapaces de resolver nuestro dilema político.

Dentro de la crisis fiscal, social y política que enfrenta Puerto Rico, se ha desatado una gran oportunidad para poder identificar la visión de mundo de varios de los políticos de nuestro país. La manera en como se ha de atendido la situación de la deuda pública y sus remanentes nos ha regalado la oportunidad de poder diferenciar entre quienes se ponen del lado de Puerto Rico o de quienes responden al “establishment” conservador de Wall Street. Podemos diferenciar entre los que prefieren garantizar la operabilidad del gobierno y su función de garantizar bienestar general, y quienes, por el otro lado, prefieren alimentar las ansias y bolsillos de los bonistas buitres que pretenden a la cañona desbancar al país.

Tan reciente como ayer, el Gobernador de Puerto Rico, el honorable Alejandro García Padilla firmó una ley que establece una moratoria al pago de la totalidad de la deuda pública de Puerto Rico. Esto es producto de una visión, impartida desde el Ejecutivo y avalada por la mayoría de la Asamblea Legislativa, estableciendo como política pública  que antes que los bonistas, va Puerto Rico. Muchos han desatado una histeria colectiva, financiada para unos, de relativa ignorancia para otros, con el juego de palabras de que se viola o se desaprueba nuestra Constitución y su Sección 8 del Artículo VI, que establece el orden de pago de las obligaciones del gobierno. La Constitución del Estado Libre Asociado es mucho más que una sola sección de un artículo de Disposiciones Generales. La Constitución es todo el gobierno, su poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial; es su Carta de Derechos y demás garantías colectivas. Una sección de la Constitución no puede obligar a la desaparición de las garantías y aparatos que se crean en el resto de ella.  

La parte más hermosa de nuestra constitución figura precisamente en su preámbulo: Nosotros, el pueblo de Puerto Rico, a fin de organizarnos políticamente sobre una base plenamente democrática, promover el bienestar general y asegurar para nosotros y nuestra posteridad el goce cabal de los derechos humanos, puesta nuestra confianza en Dios Todopoderoso, ordenamos y establecemos esta Constitución para el Estado Libre Asociado…”

Muñoz iza las banderas 1952

Puerto Rico hoy puede ver con más claridad en qué lado de la balanza de la política  económica puertorriqueña figuran nuestros políticos. Más aún, puede saber quienes son los que continuarán poniendo los intereses del país, antes que los intereses financieros de grupos cuyas almas no se alimentan ni con patriotismo ni con conciencia social, gente cuya única visión de vida es la de ganar más dinero, sin importar las aspiraciones de todo un pueblo. Como diría Joan Manuel Serrat: “…entre esos tipos y yo existe algo personal…”

💬Ver 0 comentario