Blogs: Equilibrio

💬0

“Nuestros Políticos”

La demagogia es una de las atrocidades más bárbaras que se puede propiciar en una democracia. La mezquindad de pretender propulsar una visión neoliberal desde el poder que pueda tener y ejercer una Junta de Control Fiscal, es precisamente una afrenta para nuestro pueblo, pues sus propulsores y defensores saben que lograrlas electoralmente es imposible. El argumento vago y poco sensato, de que llegamos aquí por decisiones que ejecutaron “nuestros políticos”, me resulta altamente alarmante. Pensar que la solución a nuestros problemas, ya sean económicos, políticos y hasta sociales se pueden resolver restringiendo o reduciendo nuestro poder democrático, es un argumento lastimoso y peligroso. “Nuestros políticos” fueron en alguna medida irresponsables, pero claramente eran y fueron “nuestros políticos”, nadie podría alegar que fueron impuestos por otro poder soberano. Llevamos desde 1952 eligiendo a los administradores del ELA. En una manera u otra, le soltamos las bridas para que ejecutan política publica, pero a sabiendas de que su recorrido por el poder político tenia una fecha de duración de 4 años.

Una Junta de Control Fiscal como se pretende imponer a Puerto Rico por parte del Congreso Republicano, claramente no tendría ese lapso de duración. La misma a quien únicamente tendrían que darle explicaciones es a los bonistas buitres, que con los dientes afilados esperan por los cheques del BGF, a pesar de la imposibilidad de pago y el jaque a los servicios básicos que brinda el gobierno.

En ese sentido, sucede que el 80% del país que piensa que una Junta totalitaria es buena para Puerto Rico, porque impondrá el orden y el control que “nuestros políticos” alegadamente no impusieron en nuestro país. A ellos sería bueno que sus portavoces en redes y medios le contestaran, en ¿dónde podrán negociar enmiendas a los proyectos que la Junta quiera establecer? Sería alentador, que le contestaran ¿en dónde se podrá reunir un comité negociador estudiantil, cuando la Junta entienda que hay una obligación de un alza en el crédito desproporcionadamente? Más aún, ¿a dónde podrá ir un grupo de ambientalista a protestar o a reclamar la protección de tierras de alto valor ecológico cuando, la Junta descaradamente proponga, por ejemplo, un gasoducto que trastoque nuestras tierras protegidas por leyes del ELA?

Entonces, muchos abarrotarán a las oficinas legislativas, alcaldías y hasta La Fortaleza y no habrá quien nos proteja del neoliberalismo crudo. Veremos como el imperialismo se manifiesta nuevamente en Puerto Rico a través de una Junta con poderes omnímodos, y nuestro gobernador, el actual o el que figure a partir de enero de 2017, tendrá que lidiar con una crisis social de proporciones titánicas, pues en su frente verá como le roban el país a la gente que lo eligió.

La esencia de existencia del ELA es la confección de un gobierno propio puertorriqueño. El 10 de julio de 1962, con motivo de la celebración del décimo aniversario de nuestra Constitución, el gobernador Muñoz Marín, le envió una carta al presidente Kennedy en donde puntualizaba lo siguiente: “El principio indispensable del Estado Libre Asociado es el gobierno propio para Puerto Rico …” días luego el presidente Kennedy contesta al gobernador Muñoz Marín lo siguiente: “La relación de Estado Libre Asociado no está perfeccionada, y aún no se realiza a su máximo potencial …”. El respeto y la aceptación de estos dos líderes logró manifestarse por décadas, inclusive pese a la ausencia de ambos. Aunque las bases de la premisa de asociación con EEUU están en la historia política, cierto es que hoy nos enfrentamos a nuevos paradigmas y dinámicas. La sumisión en retroceso no puede ser opción. Una Junta de Control Fiscal es claramente una usurpación unilateral a la agenda inconclusa de Luis Muñoz Marín.Kennedy y Muñoz La Fortaleza

A pesar de las circunstancias y haberes, tengo una fe profunda depositada en mi generación. Tengo pleno convencimiento que llegado ya el momento de combatir la Junta de Control Fiscal, los mejores defensores de la dignidad puertorriqueña se encuentran en la juventud de nuestro país. Es en nosotros quien Puerto Rico ha buscado auxilio y techo, y somos nosotros los llamados a combatir con el fin de que en un futuro se hable radicalmente distinto de “nuestros políticos” a diferencia a como pasa hoy. El país nos aclama llorando y el tiempo de espera ya terminó.

💬Ver 0 comentario