Blogs: El Internacionalista

Internacionales

El Internacionalista

Por
💬0

Ser un Estado

La Ciencia Política define al Estado como una comunidad de personas que habitan un territorio determinado y gozan de soberanía. A su vez, no puede haber un Estado sin soberanía, que es definida como la capacidad de gobernarse a sí mismos sin la intervención exterior. La soberanía no es absoluta pues existen influencias y limitaciones a acciones contrarias al Derecho Internacional Público (DIP).  En este sentido, Puerto Rico no es un Estado pues no tiene soberanía.

La mayoría de la población mundial vive en los 193 Estados reconocidos oficialmente.  Lamentablemente, los puertorriqueños somos parte de esa minoría poblacional que no vive en un Estado. Si no se es un Estado, entonces se es una colonia por no tener soberanía y estar subordinada a un Estado, como es el caso de Puerto Rico. Actualmente, existen oficialmente 18 colonias en el mundo, siendo Puerto Rico la de mayor población.

Según el DIP solo se puede dejar de ser colonia mediante la anexión, la libre asociación y la independencia. Un ejemplo de un territorio anexado, que dejó de ser colonia, es la isla caribeña de Martinica, anexada a Francia en 1946. La República de Palaos dejó de ser colonia norteamericana en 1994 al suscribir un tratado de libre asociación con los Estados Unidos. En el caso de la independencia, son muchos los ejemplos de descolonización siendo esta la fórmula más utilizada.

No existen requisitos para ser un Estado. Se puede ser rico o pobre, con recursos o sin recursos, grande o pequeño, poblado o con poca población, desértico o montañoso, con costa o sin litoral marítimo, isla o continente. Tampoco existen requisitos de nacionalidad, ya que un Estado puede ser nacional o multinacional como Bélgica, Rusia o China. Solo es necesario tener una población, un territorio determinado, el deseo de querer ser soberano, declararlo al mundo, y el elemento más importante, que sea reconocido por otros Estados y la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El último Estado en ser admitido en la ONU es Sudán del Sur el 14 de julio de 2011.

El Estado con mayor población es la República Popular China con 1,369, 811,000 habitantes, y el de menor población es el Estado de la Ciudad del Vaticano con 842. El de mayor extensión territorial es la Federación Rusa 17, 125, 246 km2, y el más pequeño es el Estado de la Ciudad del Vaticano con 0,44 km2. Puerto Rico tiene 8,870 km2 y una población de 3,500,000.

Son los Estados, junto a las organizaciones internacionales, los principales actores del DIP. Las relaciones entre los Estados son reguladas por el DIP cuyas fuentes principales son la costumbre internacional, los tratados, y las resoluciones de organizaciones internacionales como la ONU. Es muy importante señalar que el DIP está sobre el derecho nacional de los Estados, y que este último no puede ser contrario al DIP.

Para poder relacionarse entre sí, los Estados diseñan una política exterior que es ejecutada mediante el arte de la diplomacia. El resultado de la ejecución de la política exterior mediante la diplomacia crea las relaciones exteriores de los Estados. La suma e interacción de esas relaciones exteriores de los Estados, regulada por el DIP, junto a otros actores principales como organizaciones internacionales y las ONG, configuran la disciplina académica de las Relaciones Internacionales.

Solo los Estados pueden ejecutar la diplomacia, pero la dinámica internacional reciente ha favorecido la ampliación y la diversificación de las relaciones entre diferentes actores del DIP distintos a los Estados y las organizaciones internacionales, como las colonias. El resurgimiento de la para-diplomacia es la respuesta comprensible a las poderosas corrientes de cambio en el sistema internacional. El reinvento de las colonias es hoy una característica del sistema internacional contemporáneo.  La para-diplomacia no solo ha venido para quedarse, sino también para ser protagonista, hasta que ya no existan colonias en el mundo.

La para-diplomacia es toda aquella acción exterior por una jurisdicción no-soberana, que simula y se aproxima a la práctica diplomática de los Estados. Por una acción exterior entendamos contactos con Estados, organizaciones internacionales y otras colonias.

Los objetivos principales de la para-diplomacia son proteger, promover, fomentar y representar efectivamente los intereses de la jurisdicción no-soberana y de sus ciudadanos en el exterior; mantener la mejor imagen en el plano internacional; atraer cooperación y asistencia técnica internacional; obtener nuevas ideas y proyectos de política pública; y muy importante, promover los principios de la descentralización gubernamental y autonomía como forma de construir una sociedad más democrática en el mundo.

A pesar de las voces que auguraron el debilitamiento, incluso la desaparición del Estado, hoy es una institución robusta que ha servido bien a la humanidad. Nunca antes en la historia de la humanidad habían existido tantos Estados, y otros tantos que desean serlo.

💬Ver 0 comentario