Blogs: El Internacionalista

Internacionales

El Internacionalista

Por
💬0

Puerto Rico y su mar

Nuestro mar no es nuestro mar. Puerto Rico no es solo la “Isla Grande” con sus Islas y cayos, es además su mar, por lo que somos mucho más grande de lo que la mayoría de los puertorriqueños creen.

En el mundo existen dos tipos de territorios, los que tienen un litoral marítimo o costa, y los territorios bloqueados o sin litoral marítimo.

Dentro de los territorios soberanos con litoral marítimo tenemos un pequeño y selecto grupo calificado como Estados archipelágicos, del cual forman parte Cuba y la República Dominicana, entre otros. Si Puerto Rico fuera soberano sería un Estado archipelágico, por lo que nuestra relación con nuestro mar sería muy diferente.

Un país soberano con litoral marítimo tiene jurisdicción sobre los recursos marítimos y su suelo por 200 millas de sus costas. En otras palabras, todo lo que existe en el suelo marino (minerales) y los frutos del mar (peces y mariscos), son para el disfrute exclusivo del Estado que los posee. El nombre que el derecho internacional público (DIP) le otorga a este espacio marítimo de un Estado es la Zona Económica Exclusiva (ZEE). Cuando la ZEE de dos o más Estados chocan o se sobreponen, se utiliza el criterio de la equidistancia. Igualmente, cuando un Estado es incapaz de explotar los recursos de su ZEE puede otorgar concesiones pesqueras o mineras a terceros para que esto represente ingreso para el Estado. Otro aspecto importante de la ZEE, es que solo se puede generar una ZEE en aquella costa de un territorio soberano que pueda sostener vida humana. En otras palabras, una isla rocosa o un banco de arena, no pueden sostener de por sí vida humana, y por ende no generan una ZEE.

Por la condición de subordinación política a los Estados Unidos (EEUU), los puertorriqueños solo tienen una jurisdicción de nueve millas de las 200 millas de la ZEE a las que tiene derecho Puerto Rico en el norte y el sur. En otras palabras, todos los recursos del mar y su suelo más allá de las nueve millas, que vienen siendo 191 millas, son explotados y administrados por los EEUU y no los puertorriqueños. Barcos norteamericanos y empresas norteamericanas pueden explotar los recursos marinos puertorriqueños en ese espacio de 191 millas al norte y sur de Puerto Rico sin ningún beneficio para los puertorriqueños. Es más, los EEUU podría otorgar licencias de explotación minera y pesca a naciones extranjeras y beneficiarse económicamente de los recursos marinos de los puertorriqueños. ¿Cuánto se ha beneficiado los EEUU de los recursos marinos que por derecho natural son de los puertorriqueños?

Hacia el Norte, Puerto Rico genera sin problemas las 200 millas de la ZEE. Hacia el Este, los EEUU unieron nuestra ZEE con la de las Islas Vírgenes Norteamericanas, delimitándose la misma con Gran Bretaña bajo el principio de la equidistancia. En el caso de la costa oeste de Puerto Rico, la ZEE puertorriqueña se sobrepone con la ZEE de la República Dominicana (RD). Los EEUU y la RD delimitaron la ZEE bajo un tratado internacional utilizando el mismo principio de la equidistancia.

En el caso de la costa sur de Puerto Rico es complejo, ya que EEUU suscribió un tratado con Venezuela el 28 de marzo de 1978, por el cual EEUU reconoció que en la Isla de Aves, una isla en el Mar Caribe de 4.5 hectáreas, de soberanía venezolana e incapaz de sostener vida humana, se podía generar una ZEE, lo que restó por equidistancia un buen pedazo de la ZEE generada desde Puerto Rico. Es muy probable que los motivos políticos inclinaron al gobierno norteamericano de Jimmy Carter a aceptar la ZEE de Isla de Aves, contrario al DIP, esto en beneficio del gobierno venezolano de Carlos Andrés Pérez.

Demás está decir que los puertorriqueños no fueron consultados, ni tomados en cuenta, en ninguno de los tratados internacionales de delimitación marítima que los EEUU suscribió con la RD, Venezuela y la Gran Bretaña, ya que nuestro mar nuestro no es por estar secuestrado por los norteamericanos.

Al momento que los puertorriqueños advengan a la soberanía inevitable, tendremos el control total y absoluto de nuestro mar y todos los recursos que en él se encuentren, lo que generará una importante actividad económica en beneficio exclusivo de los puertorriqueños. Se suscribirán nuevos tratados de delimitación marítima con la RD, Venezuela y los EEUU para garantizar el respeto del DIP y la defensa de los intereses puertorriqueños.

Los recursos marinos de Puerto Rico son de los puertorriqueños y deben ser explotados con responsabilidad por los puertorriqueños, y en beneficio exclusivo de la nación puertorriqueña. Lo contrario es ilegal, colonial e inmoral. 

💬Ver 0 comentario