Blogs: El Internacionalista

Internacionales

El Internacionalista

Por
💬0

El acuerdo nuclear con Irán

Probablemente, uno de los acontecimientos más relevantes y esperanzadores en las relaciones internacionales contemporáneas es el acuerdo nuclear alcanzado entre las potencias occidentales e  Irán.

Fueron más de 12 años de negociaciones difíciles con un final feliz. Muchos esperábamos con ansias la expectativa de un resultado positivo ya que conocíamos bien la alternativa del fracaso y su efecto negativo en una región que se resiste a dejar de ser un Babel.  Por ello, el mundo recibió entre júbilo, incredulidad y alivio la noticia de un acuerdo que no se esperaba fuera tan bueno y justo para todas las partes.

Concurro con la afirmación del presidente de los Estados Unidos (EEUU), Barack Obama, que la alternativa a una solución diplomática es la guerra. Por ello no es extraño ver a los mismos de siempre preferir la guerra sin llamarla, pero buscándola. Sin temor a equivocarme, si las negociaciones con Irán hubiesen fracasado, al poco tiempo hubiésemos visto un ataque aéreo contra instalaciones iraníes que supuestamente forman parte del programa nuclear iraní. No hay que tener mucha imaginación para sospechar quién hubiese sido el autor de este hipotético ataque aéreo y sus consecuencias nefastas para la  región del Medio Oriente y el mundo.

Imposible caer en la ingenuidad, y el mundo debe estar alerta ante los intentos inevitables de sabotear el acuerdo. La única forma de acorazar este nuevo capítulo en la historia de las relaciones internacionales, y así protegerla de sus enemigos, es aprovechando el abanico de oportunidades que representa este acuerdo. Me refiero a la apertura de embajadas, la apertura de rutas aéreas, el intercambio académico y científico, y el fomento del comercio e inversiones.

Más efectivo sería el que los EEUU e Irán comenzaran una cooperación estratégica para lograr resolver los mil y un problemas que enfrenta la región de Medio Oriente. Contrario a lo que muchos piensan, Irán, un país teocrático pero racional, puede ser un aliado clave para alcanzar una mayor estabilidad regional.

Como Internacionalista, y por el bien de la humanidad, nada me daría mayor satisfacción que el tiempo demuestre que el primer ministro israelí, Benjamín “Bibi” Netanyahu, quien calificara el acuerdo como un “error histórico”, está como siempre equivocado.

💬Ver 0 comentario