Blogs: El Internacionalista

Internacionales

El Internacionalista

Por
💬0

Un veraneo internacional

El verano que terminó fue muy intenso en eventos internacionales. En mi vida profesional no recuerdo un período veraniego tan cargado internacionalmente. El verano de 2015 fue histórico,  y sin lugar a dudas, en una noche de verano, el mundo cambió.

La apertura de embajadas entre los Estados Unidos y Cuba el pasado 20 de julio y la visita a La Habana del Secretario de Estado norteamericano, John Kerry; el principio de acuerdo nuclear entre Irán y los Estados Unidos; las crisis griega y la puertorriqueña; la entrada de Turquía en la coalición militar contra el mal llamado Estado Islámico; y el anunció norteamericano de medidas para combatir el cambio climático, son algunos ejemplos de lo “caliente” que fue el verano de 2015.

¿Quién hubiese anticipado la apertura de embajadas entre los EEUU y Cuba, o un acuerdo nuclear con Irán para el verano de 2015? Nadie. En la historia contemporánea, estos dos eventos son comparables al fin del “Apartheid” que fue un sistema de segregación racial que existió en Sudáfrica hasta el 1992.

La crisis financiera griega y la crisis colonial puertorriqueña han acaparado los medios internacionales, y las comparaciones aún continúan, como cuando el Ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, propuso a su colega norteamericano el Secretario del Tesoro, Jack Lew, “(…) aceptar a Puerto Rico en la Eurozona si los Estados Unidos estaban dispuestos a tomar Grecia en la unión bajo el dólar.”  Nunca antes Puerto Rico había tenido tanta presencia internacional, y por esto muchos albergamos la esperanza o ingenuidad de que nos encontramos en la antesala del fin del colonialismo en Puerto Rico.

Lamentablemente, el grupo terrorista y criminal del Estado Islámico, que no tiene nada de Estado y mucho menos de islámico, continuó promoviendo activamente su visión infernal del mundo. Por su parte, Turquía había sido tolerante y distante, por temor a que las acciones del Estado Islámico se extiendan sobre su territorio. El mundo le gritaba a voces y por fin escuchó, uniéndose durante el verano a la coalición militar internacional liderada por los EEUU para exterminar el cáncer que representa el Estado Islámico.

El presidente de los EEUU, Barak Obama, parece empeñado en hacer historia y justificar su anticipado premio Nobel, y no hay duda que con lo alcanzado hasta el momento se ha ganado un sitial entre los mejores líderes que ha tenido la nación norteamericana y el mundo. Ahora bien, si quiere ocupar los primeros lugares de esa corta lista, los siguientes anuncios serían imprescindibles: la derrota del Estado Islámico; el reconocimiento internacional del Estado de Palestina; y la descolonización de Puerto Rico.

Al terminar el verano, como quien deja lo mejor para el final, el Presidente norteamericano comunicó al mundo la principal amenaza que enfrenta la humanidad: el calentamiento climático. Aunque muchos conocíamos esta amenaza real, el hecho de que esta advertencia proviene de los EEUU sorprende ya que se trata de uno de los principales países contaminantes, y continuo opositor de tomar medidas decisivas para evitar el desastre climático. Si alguien tiene duda del efecto del calentamiento climático en Puerto Rico, la sequía veraniega sin precedente es un buen ejemplo.

Parecería que luego de estos acontecimientos todo es posible. En este sentido, el verano que terminó parece hacer el amago de extenderse más allá del otoño e invierno, ya que en los próximos meses esperamos noticias sobre el cierre del centro de detención norteamericano de Guantánamo, que nunca debió existir, y el tan esperado principio de acuerdo de paz en Colombia.

La humanidad necesita más veranos así. Ojalá todo el año fuera verano, en especial para Puerto Rico.

💬Ver 0 comentario