Blogs: Desde Washington

Noticias

Desde Washington

Por
💬0

Se ata las manos frente a Trump

La gobernadora Wanda Vázquez Garced despidió al secretario de la Vivienda, Fernando Gil Enseñat, en medio de las quejas contra su gobierno por la negligencia en el suministro de asistencia a los damnificados de los terremotos del huracán María.

En el momento en que anunció los despidos de Gil Enseñat y la secretaria de la Familia, Glorimar Andújar, Vázquez Garced afirmó que había dado “un voto de confianza a muchos jefes de agencias” que fueron seleccionados por Ricardo Rosselló Nevares, quien tuvo que renunciar en el verano de 2019 en medio de la indignación del pueblo de Puerto Rico por las burlas de su equipo más cercano hacia amplios sectores del país y los casos de corrupción revelados en julio pasado.

“Ese voto de confianza estaba condicionado a que le sirvieran al pueblo de Puerto Rico”, dijo la gobernadora en su conferencia de prensa del 19 de enero.

En esa conferencia de prensa, que tuvo lugar horas después de haber cesado al director del Negociado de Emergencias, Carlos Acevedo, la gobernadora vinculó los despidos de Gil Enseñat y Andújar a la negligencia de su gobierno en la entrega de suministros.

A Gil Enseñat le notificó la destitución, momentos antes de la conferencia de prensa de la gobernadora, el secretario de la Gobernación, Antonio Pabón Battle.

Gil Enseñat advirtió, sin embargo, que Pabón Batlle – el mismo que se contradijo en la controversia sobre el despido de la secretaria de la Familia-, nunca le dio una razón para cesarle.

Acentuó que los suministros del Departamento de la Vivienda estuvieron siempre a la disposición de los alcaldes y dijo no tener duda de que su destitución estaba verdaderamente relacionada al respaldo que le ha dado a Pedro Pierluisi de cara a las primarias por la candidatura del Partido Nuevo Progresista (PNP) a la gobernación, la cual también busca Vázquez Garced.  Pierluisi también acusó a la gobernadora de tomar represalias contra Gil Enseñat por razones electorales.

Tras Gil Enseñat defenderse, la gobernadora entonces afirmó que el despido del secretario de la Vivienda se debió a sus críticas a las nuevas restricciones impuestas por el Departamento de la Vivienda federal (HUD) en el uso de los fondos del programa de desarrollo comunitario para atender desastres (CDBG-DR), que totalizan unos $20,500 millones y son claves para la reconstrucción de la Isla tras la catástrofe causada por el huracán María.

Según la gobernadora, las expresiones de Gil Enseñat – hechas el viernes 17 de enero-, causaron preocupación en el gobierno de Trump. El pasado jueves, seis días después, la gobernadora, no obstante, afirmó que esa preocupación no se la comunicó algún funcionario de HUD, sino “un alcalde”, el cual no ha identificado.

No fue hasta el sábado que la gobernadora indicó a CBS que también estaba preocupada por el retraso en el trámite de los proyectos contemplados por el Departamento de la Vivienda de Puerto Rico para el uso de los primeros $1,507 millones en los fondos CDBG-DR.  Nunca antes expresó molestias con la gerencia de esos proyectos, lo que probablemente se hubiese entendido como una queja razonable.

La justificación que ha dado la gobernadora para destituir a Gil Enseñat, sin embargo, va a tener consecuencias para su gobierno.  Frente a las restricciones que impone el gobierno de Trump, Vázquez Garced – quien no cesa de expresar su agradecimiento al presidente de EE.UU.- le ha atado las manos a sus funcionarios y a congresista demócratas que estaban dispuestos a cuestionar esos controles.

El mensaje de la gobernadora a sus funcionarios es que si las restricciones en el uso de los fondos CBBG-DR causan problemas deben quedarse calladitos.

En medio del lento desembolso de los fondos de reconstrucción, el gobierno de Vázquez Garced tendrá que cargar con el peso de esa complacencia.

💬Ver 0 comentario