Blogs: Descaros

💬0

Entrampamiento sexual

Amigo Romeo.
Acabo de enterarme de una nueva modalidad que están empleando algunas mujeres para entrampar a sus maridos, y me creo obligado, moralmente hablando, a alertar a los compañeros de mi propio sexo.
Mi amigo Rufino, quien trabaja en una agencia de publicidad, es un buen padre de familia y un esposo fiel… hasta cierto punto. Es de los hombres que no andan proactivamente en busca de tener aventurillas extramaritales, pero que tampoco las rehúyen cuando estas les caen en la mano.
Eso es lo que le pasó a Rufino: asistía hace unas semanas a un seminario sobre publicidad que se ofrecía en un hotel del interior de la Isla y allí conoció a una atractiva ejecutiva de cuentas que, según parece, cumple con una cuota obligatoria de acostarse con un hombre casado distinto cada semana.

CR_TowerIsle_Bar
Luego de consumado el acto, Rufino regresó a casa resuelto a no ver nunca más a la ejecutiva de marras y a seguir siéndole fiel a su Lucía, su amantísima esposa. Sin embargo, en los días siguientes se comportó de una manera tan afectuosa con su media naranja que a Lucía le entraron sospechas. Sabía que se le haría difícil, de golpe y porrazo, descubrir si su marido en efecto le había sido infiel, pero se le ocurrió una estratagema que, por lo menos, le permitiría descubrir si su marido era un hombre propenso a flirtear con otras mujeres.
¿Cuál fue su idea? Se puso de acuerdo con una amiga suya que trabajaba como recepcionista, la cual poseía una voz tan melosa que, tal como opinaban algunos, “parecía que estaba teniendo un orgasmo” cada vez que contestaba el teléfono.
Fue a esta sirena telefónica a quien Lucía suplió el número del celular de su marido y le pidió que lo llamara y se hiciera pasar como si lo conociera.
Así, a la mañana siguiente, Rufino contestó una llamada y escuchó una voz ronca y con ciertas tendencias ninfomaniacas, que le decía: “¿Rufino? ¿No sabes quién te habla? Es tu Verónica”.
“¿Verónica?” preguntó él, confundido pero a la vez intrigado. “No conozco a ninguna Verónica”.
“Sí, chico. Haz memoria. La de los otros días…”.
La verdad es que él no recordaba a ninguna Verónica, de ningún día, pero la voz le atraía tanto que terminó conversando media hora con la muchacha, y acordando una cita para esa tarde a la hora del ‘happy hour’ en un pub cercano.

 
Por supuesto que cuando él se presentó allí, con quien se encontró fue con su querida Lucía, quien, al ver su sorpresa, le preguntó: “¿A quién esperabas? ¿A Verónica?”
Anden con los ojos bien abiertos, queridos amigos: Rufino no es el primero ni será el último que caiga en esta trampa tan siniestra.

En efecto, querido lector, la falta de experiencia y sapiencia extramarital es uno de los grandes dilemas que aquejan a los verdaderos machos machistas de nuestros tiempos. Como siempre, recomiendo la lectura del deslumbrante tratado sobre el tema escrito por el profesor Benito Camelo, “Hombres de mala fe, uníos por la libertad”. Verdaderamente esencial.

 

Romeomareo2@Gmail.com

💬Ver 0 comentario