Blogs: Así las cosas…

Politica

Así las cosas…

Por
💬0

4 escollos inmediatos para la estadidad

El gobierno de Puerto Rico, a través del congresista Darren Soto (D-Fl), puso en marcha un nuevo esfuerzo para convertir a Puerto Rico en el estado 51. Este es el tercer proyecto y la quinta estrategia para tratar de mover el tema en Washington en lo que va de cuatrienio y aún así no han movido un centímetro el tema de la estadidad. Tampoco han sido muy exitosos en promover la agenda urgente de Puerto Rico y que nada tiene que ver con las prioridades del gobierno. Luego de la controversia “metafórica” entre el gobernador Rosselló y el presidente Trump, queda claro que no hay ambiente para discutir con seriedad un proceso de estadidad para Puerto Rico en 90 días, como propone el proyecto de Soto. Veamos los escollos de mayor peso en la actualidad para la estadidad.

El proyecto de los 90 días

Luego de dos semanas de presentado el HR. 1965, tiene solamente la firma de su autor, Darren Soto y de la comisionada residente Jenniffer González. No han logrado un solo coauspiciador adicional. Además, el presidente de la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara, Raúl Grijalva, ha dicho en múltiples ocasiones que la estadidad para Puerto Rico no es prioridad en estos momentos y que no tiene tan si quiera en agenda convocar visitas públicas sobre ese proyecto. Este proyecto parece que correrá la misma suerte que los otros dos proyectos de estadidad presentados por la comisionada residente cuando el comité estaba controlado por los Republicanos.

Trump

El presidente tiene una ofensiva en contra de la administración Rosselló y en contra de Puerto Rico. Nunca un presidente se había expresado en los términos en que Trump se ha expresado sobre los puertorriqueños y su clase política. La pasada semana, la Casa Blanca publicó un informe no tan solo justificando la respuesta federal al Huracán María sino también haciendo un recuento de actos de corrupción gubernamental en los pasados años y que supongo será actualizado con las actuaciones de la exsecretaria de Educación Julia Keleher. Esto con el propósito de justificar que a Puerto Rico no se le asignen más fondos para la reconstrucción, alegando que dinero que viene a Puerto Rico es dinero que se le quita a los agricultores de Iowa. De esta forma nos pone en el mismo bote de Honduras, Guatemala y El Salvador, países a los que anunció que les va a retirar las ayudas dirigidas a retener a los inmigrantes en sus países de origen. En otras palabras, no importa que seamos “sus” ciudadanos, como dice el gobernador, porque nos trata con las mismas políticas racistas que a los “demás”. ¿Usted cree que la estadidad es posible bajo este presidente o su partido Republicano?

Candidatos demócratas

El gobernador Rosselló emitió un aviso emplazando a los candidatos a la presidencia por el Partido Demócrata a que se expresen en favor de la estadidad. De las 16 personas que han expresado su intención en aspirar a la presidencia, solo Beto O’Rourke se ha expresado en favor de esta opción. Hasta donde se sabe Bernie Sanders, Elizabeth Warren, Pete Buttigieg y Julián Castro se han expresado en favor de la libre determinación. No existe un compromiso claro de los candidatos demócratas con atender una petición de estadidad.

Asimismo, recientemente la congresista Alexandria Ocasio Cortez afirmó dos cosas importantes: que los plebiscitos locales “han sido como encuestas” por lo tanto, carecen de valor y que favorece un proceso de libre determinación para Puerto Rico que sea vinculante para el gobierno federal. Con su peso mediático y político, ella puede ser una figura determinante en un futuro proceso de estatus político. Debemos exigir de los sectores progresistas y liberales un compromiso claro e inequívoco con la libre determinación y la descolonización de Puerto Rico.

El Plebiscito del 2017

El afán de excluir, de hacer trampa y tratar de hacer pasar gato por liebre en Puerto Rico y en Washington imposibilita que una petición de estadidad sea tomada en serio. El gobierno de Rosselló marcó en este cuatrienio la discusión sobre la estadidad con la imposición de otro plebiscito sin el aval del Congreso y en el que a todas luces el boicot decretado por el resto de las fuerzas políticas salió favorecido. En ese plebiscito solo participaron 525,138 personas de un electorado de 2,260,804. En otras palabras, sólo participó el 23% de los electores hábiles. En esta votación la estadidad sacó su peor resultado desde 1967. Estos datos perseguirán para siempre cualquier acción de Rosselló y el PNP sobre estatus en el Congreso.  De hecho, en las elecciones de Venezuela del año pasado, que han sido ampliamente criticadas por su escasa participación y que ha dado paso a toda la crisis de los pasados meses, participó el 46% de los electores venezolanos. El daño a la estadidad es terrible.

Así las cosas, yo no apostaría ni a la estadidad en 90 días ni a ningún otro esquema para impulsarla en el futuro previsible. La verdad es que la estadiad no está más cerca hoy que hace 90 años. El gobierno debe ser honesto con el pueblo y aceptar el fracaso en adelantar esta fórmula de estatus. Este sería el comienzo para entonces enfocarse en la recuperación y en crear las condiciones para la salida de la Junta de Control Fiscal. Asuntos que son fundamentales para darle estabilidad política a Puerto Rico y comenzar a salir de la crisis económica y de gobernanza que padecemos.


Búscame en Facebook: Rafael Tirado Rivera

Sígueme en Twitter: @rtirado

Regístrate aquí: http://bit.ly/2Fd3FF3

💬Ver 0 comentario