Blogs: Así las cosas…

Politica

Así las cosas…

Por
💬0

No lloremos por la Hanes

La semana pasada se anunció el cierre de la fábrica Hanes en Humacao. Según los reportes de prensa más de 200 madres y padres de familia se quedarán en la calle paulatinamente hasta el cese definitivo de operaciones en octubre de este año. Como es costumbre, allá irá el gobierno con los papeles del desempleo, el PAN, las laptops para preparar resumés y en palabras del propio secretario de Desarrollo Económico, Manuel Laboy, ayudar a “estos empleados que ahora enfrentan un nuevo reto laboral”, como si les hubieran doblado las horas en lugar de anunciarles el cierre de su centro de trabajo. Estamos ya tan acostumbrados a este escenario y a que “si no hay inversión extranjera no podemos hacer nada” que hemos perdido hasta la creatividad que hace que nuestra especie no solamente sobreviva, si no que transforme su propia realidad. No hay voluntad para tan siquiera explorar otra forma de hacer las cosas. Nos toca entonces impulsar desde nuestros espacios otro tipo de economía que funciones para todos y que sea más solidaria.

El cierre de esta empresa ofrece la oportunidad para que los trabajadores se organicen, evalúen y valoren sus destrezas, y cuantifiquen el conocimiento adquirido a través de la experiencia de trabajo que nadie les puede quitar. Comprender el valor de cada cual, en el funcionamiento y operación de la fábrica, puede ser el catalítico necesario para echar adelante un nuevo proyecto productivo, ya sea a través de la formación de una cooperativa de producción o una corporación propiedad de trabajadores (PT). Ambos modelos pueden convertir a las trabajadoras y los trabajadores en socios o en dueños de una nueva empresa puertorriqueña. Esta empresa podría tener acceso a capital a través de la red de cooperativas de ahorro y crédito, que en Puerto Rico tienen a más de un millón de socios y que manejan una cartera de algunos $8,500 millones en activos. ¡Capital puertorriqueño!

Las oportunidades alrededor de esta potencial nueva empresa no tienen limites. No solamente puede suplir parte del mercado local de uniformes de todo tipo que se utilizan en diversas profesiones, escuelas o equipos, sino que también podrían formar una microred para suplir sus necesidades de energía limpia y barata. Esta microred puede conectar y vender energía a la AEE y a su comunidad cercana a través del propio modelo cooperativo, según permite la ley. Además de otras oportunidades para la creación de nuevas empresas comunitarias o cooperativas que podrían surgir si se crean las condiciones necesarias a través del modelo de “clusters” desarrollado por el Grupo Mondragón en España.

Lo que no podemos hacer es lamentarnos y sentarnos a llorar en una esquina porque se va la Hanes de Humacao. ¡La Hanesbrands, Inc. va a estar bien! Al 1ro de abril la empresa estaba valorada en $6,630 millones y en el último “quarter” del 2018 reportó ventas por $1,700 millones, reflejando aumento por sexto “quarter” consecutivo. Además, tienen un “cash flow” (dinero en mano) de $502 millones. Para el primer “quarter” de este año proyectaban ventas de $1,550 millones y desde el 2013 han repartido dividendos a sus accionistas por casi $1,000 millones. Así que por la Hanes, ni una lágrima.

Estos datos no están mal para una empresa que alega que se va de Puerto Rico por los altos costos de producción, vinculados probablemente a la pérdida de exenciones y trato preferencial en la reforma contributiva federal que el gobierno de Rosselló no supo defender en el 2017. Tampoco olvidemos el costo adicional que representan las leyes de cabotaje sobre los productos, especialmente para las materias primas que hacen que fabricar en Puerto Rico sea más caro. Esperamos que el gobierno, además de abogar por una exención de las leyes de cabotaje para la importación de gas natural, también lo haga para los demás productos de consumo e insumos de producción, lo que beneficiaría grandemente a nuestras empresas y a los consumidores puertorriqueños en general.

Así las cosas, aprovechemos esta oportunidad para cambiar la narrativa derrotista y de dependencia que arropa las acciones de este gobierno en particular. La salida de la crisis está en las capacidades que podamos unir y proyectar. No tengo idea si esto es posible o si este emprendimiento es viable o genere ganancias, que ciertamente no serán como las de Hanesbrands, Inc. La realidad es que estos trabajadores no necesitan ganancias billonarias. Necesitan la oportunidad de ganarse la vida con dignidad y ver crecer los frutos de su propio esfuerzo con el valor agregado de la solidaridad. Y, como dice el refrán, “a ver si dejan de trabajar para el inglés…” que bastante nos maltrata últimamente.


Búscame en Facebook: Rafael Tirado Rivera

Sígueme en Twitter: @rtirado

Regístrate aquí: http://bit.ly/2Fd3FF3

💬Ver 0 comentario