Blogs: Así las cosas…

Politica

Así las cosas…

Por
💬0

3 cosas que Rosselló no te dice sobre la privatización de la AEE

Hace un año y a pocos meses de la catástrofe del huracán María, el gobernador Ricardo Rosselló anunció de forma sorpresiva, cuando todavía cientos de miles de puertorriqueños no tenían servicio de energía eléctrica, la puesta en marcha de un proceso privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Proceso que se ha caracterizado por la falta de apertura y transparencia, contrario a todo lo que deberíamos de esperar, tratándose de una utilidad pública que juega un rol fundamental en la economía del país y sobre la vida misma de miles de personas. Es como si hubiéramos olvidado, que la causa de la mayoría de las muertes relacionadas a María se produjo por la falta de acceso a electricidad o alguna fuente de energía durante esos largos y duros meses del 2017.

Por lo tanto, es importante repasar lo que ha pasado alrededor de este proceso en la AEE y sus efectos sobre nuestro bolsillo como consumidores y clientes de esta corporación pública. Para esto veamos los hallazgos publicados durante las últimas semanas por parte del Institute for Energy Economics and Financial Analysis (IEEFA), quienes se han dado a la tarea de observar de cerca el proceso de privatización y han presentado una serie de informes, opiniones y recomendaciones sobre diferentes aspectos que van desde la gobernanza de la AEE hasta el tipo de energía a producir. Recientemente, han levantado bandera en 3 aspectos medulares: la dependencia de la AEE en consultores caros; la falta de transparencia en las contrataciones de gas natural; y la privatización afectará a los consumidores y frenará la recuperación económica. Ninguna de estas cosas las escucharás de Rosselló ni su equipo de trabajo.

El gasto excesivo en consultores

IEEFA ha señalado la excesiva dependencia en consultores externos que cobran grandes sumas de dinero y no aportan a la visión de largo plazo de la AEE y le restan coherencia al proceso de toma de decisiones de la empresa. En diciembre de 2017, mientras usted no tenía luz, la AEE contrató a Filsinger Energy Partners como su principal asesor financiero. Esta compañía no tiene experiencia previa en Puerto Rico ni en el mercado de bonos gubernamentales. El contrato original de diciembre del 2017 a junio del 2018 era de $5 millones. En ese periodo se aprobaron enmiendas que lo elevaron a $9.2 millones, casi el doble de lo originalmente pactado. El nuevo contrato hasta el 30 de junio de 2019 es de $21.63 millones.

¿Cómo se puede justificar el recorte de $25 millones en el plan de salud de los empleados de la AEE cuando se le paga a Filsinger entre $250 y $842 por hora? El trabajo que hace Filsinger muy bien lo podrían hacer empleados regulares de la AEE, bien remunerados, pero jamás al costo de esta empresa que se irá y dejará planes que podrán ser cambiados por otra empresa consultora, como ocurrió con los $45 millones que se le pagaron a AlixPartners. ¿Recuerdan a Lisa Donahue?

Contrato de gas natural: ¿Otro Whitefish?

El gobierno de Rosselló y la AEE siguen obstinados en sus planes de impulsar la generación de energía eléctrica a través del gas natural en lugar de cumplir con su propia política pública de impulsar el uso de energía renovable en Puerto Rico. ¿Recuerdan lo de la resiliencia, el “build back better” o el “white canvas”?

La AEE pretende convertir dos unidades de la planta de San Juan a gas natural. Para esto contrataron a una compañía para que se encargue de construir la infraestructura necesaria para transportar y almacenar el gas, que no producimos y tenemos que importar, desde la zona de los muelles hasta la planta. Además de hacer los cambios necesarios para que la planta funcione con gas natural y no con diésel como lo hace hasta ahora.

Aquí IEEFA levanta tres cuestionamientos importantes:

  1. El plan de contratación se hace fuera del Plan Integrado de Recursos vigente y presentado por la AEE. Documento que se supone le provea coherencia al funcionamiento de la AEE y su estrategia a largo plazo. Por lo tanto, se hace sin un análisis previo sobre cómo esto afectará las operaciones en el futuro.
  2. No está claro el ahorro, si alguno, que esta movida tendría. La AEE reporta un número y la compañía contratada otro. Tampoco se sabe cuánto costará la infraestructura necesaria para la conversión de esta planta, ni cuánto será el ahorro en compra de combustible.
  3. La AEE otorgó este contrato a una compañía llamada New Fortress Energy. Compañía establecida en el 2018. Su compañía matriz está en el mercado de gas licuado solamente desde el 2014. El negocio con la AEE representa para New Fortress $250 millones anuales, triplicando con este contrato, sus ganancias actuales.

Llama la atención la facilidad del gobierno de Rosselló de contratar a empresas nuevas, sin mucha experiencia para trabajos críticos. ¿Así pretende negociar, otorgar y administrar los contratos de privatización? ¿Recuerdan Whitefish?

Privatización: perjudicará al consumidor y frenará la recuperación económica

En su más reciente informe, IEEFA llega a conclusiones claras y contundentes sobre el proceso de privatización que la administración Rosselló ha iniciado: perjudicará al consumidor y frenará la recuperación económica. Según los estimados del Instituto el costo de energía se dispararía a 27 centavos KV/hr para el 2024. Esto representa un 18% más que la tarifa actual y un 35% más que la meta de 20 centavos KV/hr establecida en el plan fiscal de la AEE, certificado por la Junta de Control Fiscal. Según el documento, “El resultado será un paso en retroceso para la electricidad asequible, un sistema económico no competitivo y una oportunidad perdida para maximizar la menos costosa energía renovable”.

IEEFA destaca dos peligros fundamentales si el gobierno insiste en el modelo actual de privatización:

  1. Puerto Rico se arriesga a quedarse con un sistema obsoleto dependiente de combustibles fósiles.
  2. El modelo de privatización y la falta de transparencia promoverán tarde o temprano otra ronda de impagos.

Así las cosas, el modelo que prepara el gobierno de Rosselló para privatizar la AEE parece replicar las malas prácticas que ha venido desarrollando desde el comienzo. La falta de transparencia y contrataciones nebulosas ponen en peligro el desarrollo económico y hasta las vidas de muchas personas que dependen de un servicio de eléctrico que debe ser confiable y que responda a las necesidades de la gente. Con el modelo de Rosselló la recuperación es para unos pocos exitosos que tiene acceso a contratos y beneficios del poder. Nos toca asumir nuestra responsabilidad ante esta realidad, y asegurarnos que la recuperación sea para todos.


Búscame en Facebook: Rafael Tirado Rivera

Sígueme en Twitter: @rtirado

Regístrate aquí: http://bit.ly/2Fd3FF3

💬Ver 0 comentario