Blogs: Arte de Vivir

General

Arte de Vivir

Por
💬0

Si es Goya, ¿tiene que ser boicoteado?

En días recientes, se ha estado discutiendo en los medios sociales la controversia generada por los comentarios pro-Trump del CEO De Goya, Robert Unanue, que dijo que “estamos bendecidos” por tener un presidente como Trump. Muchos latinos han considerado esta expresión de lealtad a Trump insultante a la comunidad hispana (la base de consumidores de Goya) por causa de los comentarios racistas que ha hecho Trump desde el principio de su campaña, por acusar a los mexicanos de ser depredadores sexuales, por decir que ni un solo dólar debería ser dado a Puerto Rico, por haberse rehusado inicialmente a criticar a los supremacistas blancos luego del ataque en Charlottesville, y los muchos otros exhíbits de su ya proverbial racismo.

Unanue ha tratado de caracterizar el boicot como “supresión de expresión”, pero nadie ha suprimido su expresión ni le quitó el micrófono. La garantía constitucional de la Primera Enmienda sigue vigente:

El Congreso no hará ley alguna … que coarte la libertad de palabra o de imprenta.

Esto significa que el gobierno no puede castigar a Unanue por su expresión. No significa que nadie le tiene que dar su plataforma, ni que nadie tiene que comprar sus productos.

Lo que sucede es que, del mismo modo que alguien que representa una compañía está en libertad de expresar sus opinionies, los consumidores también están en libertad de votar con sus dólares. Cada vez que compramos algo, en realidad estamos diciendo: éste es el mundo en que quiero vivir. Lo vimos, por ejemplo, en el caso de Chick-fil-A, la cadena de restaurantes que fue boicoteada por muchos años por sus donaciones a causas homofóbicas y a ministerios “ex-gay” notorios por sus violaciones de derechos civiles que rayaban en tráfico humano y en toma de rehenes, sus promesas vacías de cambiar a los gays y por casos en que las víctimas se suicidaban, o eran arrastradas a estos centros contra su voluntad.

Finalmente, Chick-fil-A se disculpó por haber hecho donaciones a estas causas y ofreció no volver a hacerlo. Hoy, muchos clientes han retornado a sus restaurantes. Esto demuestra que el boicot funciona como táctica para que los ciudadanos corporativos sean más responsables.

En una sociedad de ciudadanos libres, el boicot es la táctica de resistencia no-violenta que históricamente ha mostrado la mayor eficacia en crear cambio social. Logró la independencia de India, logró que se pasara la ley de derechos civiles en EU, y todo esto de la manera más civilizada posible–aunque no sin reclamar sus mártires, en este caso, Ghandi y Martin Luther King Jr.

Lo cierto es que muchos de los productos esenciales que vende Goya son fáciles de preparar. Jamás se me había ocurrido que los ingredientes para el adobo se encuentran ya en mi cocina (sal y pimienta, pimentón–o paprica española–, pimienta negra, ajo y cebolla en polvo, orégano, chile en polvo y comino). Igual con el sofrito, y en meses recientes he aprendido que las habichuelas saben mucho mejor si, en lugar de usar las enlatadas, las dejamos en agua por 4 horas y las cocinamos en ollas de vapor. La sazón con culantro y achiote tiene, pues, eso mismo … y al comprar culantro en polvo por su cuenta, podremos usarlo por separado en otras recetas. Por ejemplo, en la India hacen albóndigas de guineo verde majado (banana koftas) con cebolla y las sazonan con culantro (coriander) antes de freírlas. El pimentón, por su cuenta, da mucho sabor a un pescado o fricasé.

La automatización y la conveniencia del mercado ha hecho que a muchos se les olvide gran parte del folklor culinario, y ha impedido la innovación al obstaculizar que reinventemos nuestras recetas y añadamos ingredientes nuevos.

Cada consumidor debe seguir su conciencia. Quien no apoye el boicot, que siga comprando Goya. Quien lo apoye, sepa que es parte de una noble tradición de consumo conciente y que su decisión podría ayudar a mantener capital en la isla. Seguramente muchos pequeños negociantes y agricultores locales van a bienvenir el boicot de Goya, porque va a abrir un mercado mayormente monopolizado a nueva competencia y podría contribuir a una mayor auto-suficiencia local y a innovación en nuestros platos.

💬Ver 0 comentario